cotiza por debajo del valor en libros

La lira turca cae a nuevos mínimos y prolonga el castigo de BBVA en bolsa

La entidad presidida por Francisco González cotiza por debajo del valor en libros pese a presentar un ROE por encima del coste del capital, con el lastre de su presencia en Turquía

Foto: Tayyip Erdogan. (Reuters)
Tayyip Erdogan. (Reuters)

La sangría de la lira turca continuó este miércoles, con un descenso de más del 1% respecto al euro hasta nuevos mínimos históricos. De hecho, en el mercado se especula con la posibilidad de que pida asistencia al Fondo Monetario Internacional (FMI) para detener esta hemorragia, como hizo Argentina en mayo, según informa 'Bloomberg'. Las relaciones pasadas entre Turquía y el FMI merman esta posibilidad, aunque la presión del mercado podría hacer que el Gobierno de Recep Tayyip Erdoğan no tenga más remedio. Mientras, la caída de la divisa presiona en bolsa a BBVA, que obtuvo en Turquía en el primer semestre el 16% del beneficio del grupo a través de su participación mayoritaria en Garanti.

La presión sobre la divisa turca se produce este año por varias razones. La primera es común en todas las economías emergentes como resultado de la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) y las alzas de la rentabilidad del bono soberano estadounidense a diez años hasta el 3%. Estos países tienen gran parte de su deuda externa en dólares, por ello es fundamental que tengan superávit por balanza corriente para reducir paulatinamente su vulnerabilidad. Y en Turquía ocurre justo lo contrario, después de un déficit por cuenta corriente de más del 4% del PIB el año pasado, como se ve en esté gráfico de DWS, la gestora de Deutsche Bank.

Balanza por cuenta corriente en los principales emergentes. Fuente: DWS
Balanza por cuenta corriente en los principales emergentes. Fuente: DWS

Este es uno de los problemas que admite Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, sobre la economía otomana cuando le preguntan los analistas. Otro es el crecimiento desmesurado de la economía, en vez de enfriarla con políticas fiscales y monetarias más restrictivas, para que sea una expansión sostenida. Asimismo, la lira sufrió respecto a las principales divisas globales antes de las elecciones que ganó con claridad Erdogan en junio, ya que el presidente cuestionó la independencia del banco central con sus declaraciones. Últimamente, la moneda cae ante el conflicto diplomático que tiene el país con Estados Unidos al haber decidido comprar petróleo iraní. El envío de una delegación diplomática a Washington para aliviar la tensión no ha servido para que el mercado la relaje con la lira.

La marcha de la moneda golpea principalmente a BBVA entre las grandes empresas o bancos de la economía española, después de comprar una primera participación del 24,9% en 2010 por 4.195 millones de euros al cambio de aquel momento, pero desde entonces la lira se ha desplomado más de un 60%. Después adquirió un paquete del 15% por 1.988 millones en 2014, acumulando minusvalías desde entonces de más del 50% si solo se tiene en cuenta el tipo de cambio, mientras que en 2017 realizó una adquisición extra del 10% del capital por 859 millones.

Los resultados de Garanti, mejor banco de Europa como destacó BBVA en un comunicado esta semana según European CEO Magazine, crecen en liras. Pero no tanto en euros. El beneficio atribuido a BBVA se elevó un 25,6% en liras, pero se mantuvo estable en 373 millones en euros durante los seis primeros meses del año. Estas cifras alcanzan hasta el 30 de junio, pero desde entonces ha continuado el castigo a la divisa, que perpetúa el del banco en bolsa. La entidad lleva dos trimestres publicando un ROE (rentabilidad sobre fondos propios) superior al coste del capital, algo que solo había hecho hasta ahora Bankinter desde que empezó la crisis.

Un estudio de AFI muestra que el 55% de la cotización de los bancos se explica por el ROE, la ratio de eficiencia y la presencia del ladrillo tóxico, siendo la primera variable la más importante. Esto es lo que explica por qué Bankinter cotiza a 1,7 veces valor en libros y el resto de la banca está por debajo de la unidad, incluido BBVA, en 0,9 veces. El banco ha tenido un compartamiento similar en el parqué a sus competidores españoles, con lo que sus ganancias en rentabilidad no se trasladan a la cotización, según los analistas, por la incertidumbre de Turquía. Y esta por ahora sigue.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios