Abánades cubrirá el 13% de la ampliación de Quabit y Julius Bäer prevé subir hasta el 10%
  1. Mercados
entrevista con el presidente de quabit

Abánades cubrirá el 13% de la ampliación de Quabit y Julius Bäer prevé subir hasta el 10%

Los dos primeros accionistas de Quabit prevén aprovechar la ampliación de capital de la promotora para redoblar su apuesta, un movimiento que, se espera, también secundará Paramés

Foto: Félix Abánades, presidente de Quabit.
Félix Abánades, presidente de Quabit.

Los dos primeros accionistas de Quabit, Félix Abánades y Julius Bäer, han redoblado su apuesta por la compañía y han decidido acudir con fuerza a la ampliación de capital de 63 millones que tiene en marcha la promotora. Así lo confiesa el propio presidente de la compañía, quien se ha comprometido a invertir un mínimo de ocho millones de euros, el 12,6% del total, cifra que le permite afirmar: "Soy el que más se juega en esto".

Una apuesta en la que está respaldado por el fondo suizo Julius Bäer, que actualmente es el segundo accionista, con un 7,24% del capital. "Nos ha confirmado que quiere elevar su posición y acercarse al 10%. Con Cobas [la gestora de Francisco García Paramés, dueña de otro 4,93%] estamos en conversaciones preliminares y prevemos que acudirá. Además, hay un porcentaje importante de inversores institucionales, que suman como un 12%, que nos han comunicado que prevén acudir", señala Abánades.

Foto: Quabit

Estas participaciones, unidas al 24% que controla el empresario alcarreño, prácticamente garantizan el respaldo del 50% del capital, lo que deja en manos de los minoritarios el éxito o fracaso de la operación. Una balanza que Abánades tiene claro hacia dónde se inclinará: "Si los dos primeros accionistas son los que más apuestan, esperamos tener la confianza del resto. Las últimas ampliaciones se han cubierto con sobredemanda y gran fidelidad por parte de nuestros minoritarios, que han cubierto aproximadamente el 40%".

El hecho de que esta sea la cuarta ampliación en año y medio obliga a cuestionarse si volveremos a ver un movimiento similar en breve. "Para el cumplimiento del plan de negocio, con esta es suficiente. Pero no quiero engañar a nadie, si surgen buenas oportunidades de ampliar capital con aportación de activos, no lo descartamos, todo lo que puede generar valor para la compañía no está descartado".

Foto:

Esa creación de valor puede resumirse en una estrategia dirigida a entregar 7.900 viviendas hasta 2022, liquidar la deuda con Sareb (su principal acreedor, con 132 millones brutos) en el mismo plazo, reforzar la salud financiera, adquirir más suelos, empezar a dar dividendo a finales de 2019 para conseguir, tres años después, haber repartido 87 millones entre todos sus accionistas, y arrojar beneficio todos los años gracias tanto a la propia operativa del negocio como a los 137 millones de crédito fiscal que Quabit todavía tiene sin activar y las quitas de 50 millones pactadas con Sareb.

"En 2019 tendremos beneficio operativo y el ritmo de crecimiento es exponencial, porque los gastos generales no suben tanto y la entrega de producto, en cambio, sí. De 2019 a 2020, se va más que a multiplicar por tres veces el beneficio operativo, y de 2020 a 2021 empezaremos a crecer a ritmos anuales del 50%", explica Abánades.

Foto: Félix Abánades, presidente de Quabit.

Este mismo año, la promotora prevé entregar las primeras 210 viviendas de su actual plan de negocio, mientras que el próximo llegará a 900 hogares; un año después, alcanzará las 2.000 llaves, y a partir de 2022 logrará la velocidad de crucero, con 3.000 anuales. "Estamos en niveles de producción similares a los de compañías que capitalizan cinco veces más, y eso da una idea de la capacidad de gestión de este equipo", explica Abánades, quien reconoce que "el 'profit warning' de Neinor y la salida a bolsa de Metrovacesa han penalizado al sector en general, sobre todo de cara al inversor extranjero".

Para espantar fantasmas sobre si Quabit será capaz de alcanzar sus objetivos de producción, Abánades destaca las 116 viviendas que entregará entre finales de este mes o principios del próximo, así como las cerca de 600 viviendas que ya tiene en construcción para ser entregadas en 2019, mientras que las otras 300 que exige su plan estratégico se pondrán en marcha en un mes.

El valor de una compañía es el NAV y la capacidad de gestión del NAV. Quabit cuenta con un equipo experimentado que ha sufrido ya casi todo

"El valor de una compañía es el NAV [valor neto de los activos] y la capacidad de gestión del NAV. Un signo diferencial de Quabit es que cuenta con un equipo experimentado que ha sufrido ya casi todo. Tampoco es lo mismo salir al mercado para hacer una OPV [oferta pública de venta] en la que un fondo busca colocar la empresa para recoger dinero, que nosotros, que captamos dinero para invertir, y donde el accionista principal va a ser el principal inversor", añade.

Consolidación y financiación

La necesidad que tienen muchos grandes fondos de hacerse con buenos equipos de gestión es lo que está detrás de muchos de los movimientos corporativos que está viviendo el sector en los últimos tiempos, un baile de alianzas y fusiones que Quabit analiza con una visión a medio plazo.

"Constantemente se nos acercan fondos, pero tenemos claro que queremos crecer orgánicamente y si entramos en algún proceso será para liderarlo. La fase de consolidación, que se va a producir, será a partir del año 2020, que será cuando se vea la foto de quién es cada compañía, de cuántas viviendas ha hecho. Ahora mismo hay compañías con bancos de suelo, pero son un proyecto, hay que ver la capacidad de entregar vivienda".

Dentro de su ejercicio de saneamiento financiero, donde Sareb es una pieza clave, Quabit también ha aprovechado para diversificar sus vías de financiación sellando acuerdos con fondos como Avenue y Taconic. Con el primero ha firmado dos líneas, una primera de 60 millones que está prácticamente comprometida al 100%, a la espera de escriturar una parcela de 10 millones que cuenta ya con contrato privado; y otra de 40 millones, que ha ido dirigida a adquirir terrenos en Mijas, Corredor del Henares y Menorca.

Foto: Félix Abánades, presidente de Quabit Inmobiliaria.

Tanto en esta segunda línea como en el acuerdo con Taconic, que contempla una inyección de 50 millones, la financiación se vehicula a través de sociedades de nueva creación: en el primero, el fondo toma un 10% del capital, y en el segundo, el 70%. "Con Taconic estamos viendo ya oportunidades concretas y parte del dinero de la ampliación acompañará a esa línea para hacer una inversión total con ellos de 80 millones", señala Abánades.

Aunque estas nuevas vías de financiación tienen unos elevados costes financieros, entre el 12% y el 15%, a cambio, ofrecen mayor flexibilidad al promotor para combinarlas con otro tipo de préstamos."Taconic es una deuda casi 'equity', porque su garantía son las acciones de la sociedad conjunta, lo que nos permite financiar con una entidad nacional la promoción de las viviendas, con lo que si promedias, te sale una financiación del 5%. Además, como los bancos no están financiando suelo, esta fórmula permite hacer mucha inversión aportando solo un 30%", explica Abánades.

Una tercera virtud que destaca el presidente de Quabit es la posibilidad de poder hacer disposiciones extraordinarias de la hipoteca. "La banca, cuando llevas un 70% de preventas y un 30% de la obra, te permite disponer de este dinero, que puedes destinar a cancelar parte de la financiación o a nuevas adquisiciones".

Quabit Ampliación de capital Francisco García Paramés Félix Abánades Metrovacesa Sareb Inversores Accionistas
El redactor recomienda