Draghi alerta de que el crecimiento de la Eurozona pierde fuelle

La reunión de abril termina sin sorpresas. El Banco Central Europeo (BCE) mantiene los tipos en el 0% y evita dar pistas sobre el futuro de la compra de bonos

Foto: Mario Draghi, presidente del BCE. (Efe)
Mario Draghi, presidente del BCE. (Efe)

El Banco Central Europeo (BCE) cumple este jueves con lo previsto por el mercado. Es decir, ha publicado exactamente el mismo comunicado que el pasado 8 de marzo, al mantener los tipos de referencia en el 0% y confirmar el ritmo actual de compras de activos en 30.000 millones de euros, sin pistas sobre el futuro del programa.

El presidente, Mario Draghi, asegura que el apoyo monetario sigue siendo necesario para que la inflación subyacente tenga una senda alcista, así como para apuntar la expansión económica: "Todos los miembros del Consejo de Gobierno informaron sobre que la situación de sus propios países es que experimenta cierta moderación en el crecimiento o pérdida de impulso. Es bastante amplio en todos los países y sectores", ha asegurado. Aunque ha matizado que esto no impide que el crecimiento sea "sólido". También ha reiterado la petición de reformas estructurales y que se avance en la unión bancaria y fiscal.

El banquero italiano señala que "los riesgos que rodean las perspectivas de crecimiento de la zona del euro siguen siendo ampliamente equilibrados, pero los riesgos relacionados con factores globales, incluida la amenaza de un mayor proteccionismo, se han vuelto más prominentes". Bajo su punto de vista, la experiencia demuestra que las derivas proteccionistas castigan la confianza de las empresas y afectan al crecimiento. También ha admitido que no ha habido sorpresa en Fráncfort con la escalada de rentabilidad del bono estadounidense al 3%, ya que era previsible por el ciclo económico de Estados Unidos y la reforma fiscal de Donald Trump.

Pendientes de la reunión de junio

El comunicado publicado por el BCE confirma los tipos aplicables a las operaciones principales de financiación en el 0%, los de facilidad marginal de crédito en el 0,25% y los de facilidad de depósito, claves para el sector financiero, en el -0,4%. "El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales durante un periodo prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos", ha reiterado el banco central, como viene siendo habitual.

El organismo posterga la decisión sobre el futuro del dopaje a la economía a la próxima reunión, que se celebrará el próximo 14 de junio en Riga (Letonia), ya con Luis de Guindos como vicepresidente. En la comparecencia de este jueves se ha despedido en el cargo el portugués Vítor Constâncio. Su mandato expirará el próximo 31 de mayo, pero no habrá reunión de política monetaria el mes que viene. "Has sido fundamental en las decisiones clave de los últimos seis años. Serás recordado por la pasión de tus argumentos", ha señalado Draghi para su despedida ante la prensa. "Damos la bienvenida a Luis de Guindos", ha añadido.

Sobre la última reunión, aunque no se esperaban novedades, analistas e inversores estaban atentos a cualquier cambio en el lenguaje, como ocurrió en marzo. Entonces se quitó el añadido de las conclusiones de encuentros precedentes en las que se dejaba abierta la puerta al incremento del volumen de las compras de bonos. Esta vez no ha sido así. El BCE confirma que prevé que la adquisición de activos de renta fija siga en 30.000 millones de euros mensuales hasta final de septiembre de 2018 "o hasta una fecha posterior si fuera necesario y, en todo caso, hasta que el Consejo de Gobierno observe un ajuste sostenido de la senda de inflación que sea compatible con su objetivo de inflación". Asimismo, el Eurosistema invertirá el principal de los valores adquiridos según vayan venciendo.

El mercado tiene en su agenda marcada la reunión del 14 de junio, en la que se estrenará Luis de Guindos como escolta de Mario Draghi. Los analistas prevén que sea entonces cuando el BCE confirme si tiene intención o no de prolongar la compra de activos más allá de septiembre, cosa que ahora ven como poco probable. El objetivo de este programa, criticado desde Alemania, es contribuir a que "las condiciones de liquidez sean favorables y a que la orientación monetaria sea adecuada". La meta última es mantener la inflación en un nivel inferior, aunque próximo, al 2% a medio plazo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios