Sus movimientos más significativos coinciden con el Brexit y el copalso del crudo

La evolución del Ibex en el año sin Gobierno evidencia el nulo impacto del vacío de poder

A pesar de que la mayoría de valores del índice depende en mayor o menor medida del BOE, el selectivo ha cerrado los 317 días en funciones plano y en línea con sus homólogos europeos

Foto: Foto de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Foto de la Bolsa de Madrid. (EFE)

El Ibex 35 ha caído algo más de medio punto porcentual en la sesión de este lunes, que cierra, con la firma del rey Felipe VI y la jura de Mariano Rajoy como presidente, 317 días de Gobierno en funciones, desde que el pasado 21 de diciembre, día después de las elecciones generales en España, se cerrara la legislatura que el PP arrancó en 2011. En este periodo de vacío de poder, el selectivo a penas ha caído un 2%, que para casi un año de bloqueo institucional se puede considerar un cierre prácticamente plano.

No obstante, 2016 no ha sido ni mucho menos un año tranquilo para la renta variable. Es más, en este ejercicio, el selectivo ha vivido una volatilidad muy superior a la de anteriores años. Inició enero con una sacudida continuada, fruto del colapso del mercado en China y el fuerte desplome del crudo, que llegó a perder los 30 dólares para el Barril de Brent. Lejos de ser el momento de mayor tensión bursátil, al Ibex le esperaba el 24 de junio la sesión más bajista de su historia, con un descalabro superior al 12% tras la victoria del Brexit en el Reino Unido. 

Evolución de la cotización del Ibex durante el periodo sin Gobierno. (Bloomberg)
Evolución de la cotización del Ibex durante el periodo sin Gobierno. (Bloomberg)


Al margen de lo anterior, el Ibex, un índice fuertemente bancarizado, tuvo sus momentos de crisis este otoño salpicado por el difícil momento que vive la banca en Italia o el Deutsche Bank en Alemania. Todos estos focos de inestabilidad sacudieron no sólo al Ibex, sino al resto de sus homólogos en Europa. 

Curiosamente, la parálisis política que ha vivido España durante este año ha tenido un impacto imperceptible en la bolsa, algo que sí notó con las anteriores circunstancias que se produjeron fuera de nuestras fronteras. El tan cacareado mantra de que la inestabilidad política española podía tener un efecto negativo en los mercados es difícil de cuantificar.

La composición del Ibex llevaba a esta conclusión a muchos expertos. De los 35 valores que conforman el índice, casi todos, excepto importantes excepciones como Inditex, se considera que tienen una exposición en mayor o menor medida a la regulación estatal. Bancos, constructoras, eléctricas o telecos conforman el grueso del índice y tienen una parte de su negocio vinculada al Boletín Oficial del Estado.

La bolsa plana, los bonos al alza

Aún así, no es que la renta variable cierre este 'impasse' político casi plana, es que la renta fija se ha dirigido en dirección contraria al riesgo. La prima de riesgo tras las elecciones de diciembre estaba en los 123 puntos básicos, cuando este lunes se sitúa al borde de los 100. Durante este periodo, el indicador de riesgo ha llegado a estar por debajo de los 100 puntos básicos. Por otro lado, el interés exigido por el bono soberano español a diez años ha llegado a perder el 1% de rentabilidad (este lunes estaba alrededor del 1,18%). En este sentido, las emisiones del Tesoro Público a más corto plazo no paran de batir récords en negativo.

Los inversores, lejos de pensar en el inquilino de La Moncloa, miran hacia Francfort, donde Mario Draghi lleva un año aplicando una política de estímulos que está reduciendo el riesgo en renta fija a su mínima expresión. 

Mariano Rajoy con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (EFE)
Mariano Rajoy con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (EFE)

Con el Gobierno en funciones, el PIB de España ha batido récord, con un avance del 3,3% en su última lectura y el desempleo no ha parado de bajar, tal y como refleja la última EPA, cosa distinta es que esto no se note en una mejora de los ingresos a la Seguridad Social. Estos datos, que muchos achacan una vez más a factores externos como la caída del crudo o la depreciación del euro (España ha registrado en octubre su récord de exportaciones), están logrando que el Ibex no haya marcado una tendencia negativa por el bloqueo institucional.

Habrá que ver a partir de ahora, ya con un Gobierno en plenas funciones, cómo le sienta a la renta variable, por ejemplo, los 5.500 millones de ajuste que Bruselas le pide a España en los presupuestos de este año. Por el momento, la única medida destinada a paliar el déficit ha sido un adelanto del pago del impuesto de sucesiones que abonan las empresas. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios