GIRO RADICAL DEL MAYOR INVERSOR DEL MUNDO

La tecnología se vuelve 'value': Buffett hace click en Apple y Yahoo

Que el mayor inversor del mundo entre en el mayor valor del mundo es noticia por el giro radical que supone en su visión de la tecnología. Que implica que se acabó el crecimiento

Foto: Warren Buffett, presidente del fondo Berkshire Hathaway (Reuters)
Warren Buffett, presidente del fondo Berkshire Hathaway (Reuters)

Primavera del año 2000. El mundo vive una locura nunca vista protagonizada por las empresas tecnológicas gracias a la popularización de algo llamado Internet que va a cambiar para siempre la economía: es la revolución de la productividad que acabará con los ciclos económicos, el nuevo paradigma de crecimiento sin fin. Y eso justifica que estas compañías valgan fortunas (y no sólo ellas: Abengoa, hoy al borde de la quiebra, se disparó en bolsa porque iba a dar conexión a la web por el enchufe). Los reyes de la revolución son America Online, que se compra nada menos que Time Warner, Altavista, eBay, la española Terra -protagonista del mejor estreno de la historia en la bolsa española- y, por encima de todos, Yahoo: el paradigma de la burbuja.

Cotización de Yahoo desde la burbuja de Internet. (Bloomberg)
Cotización de Yahoo desde la burbuja de Internet. (Bloomberg)

Con esta euforia, Nasdaq alcanza el nivel estratosférico de 5.000 puntos. Todos los inversores se lanzan desesperados a comprar estos valores. ¿Todos? ¡No! Uno resiste al invasor tecnológico. Y no es un cualquiera, sino Warren Buffett, el 'oráculo de Omaha', el principal adalid del estilo 'value' (que consiste básicamente en comprar valores que cotizan por debajo de su valor 'real'), uno de los gestores de fondos con mejor rentabilidad del mundo. Buffett sostiene que prefiere perderse estas subidas no sólo por las valoraciones disparatadas de estas empresas, sino porque nunca invierte en negocios que no entiende -él es más de la Coca-Cola y los seguros- y porque no ve cómo van a ganar tanto dinero como auguran los analistas. El mercado le da la razón: sólo unos meses después la burbuja estalla y el Nasdaq no deja de caer hasta llegar a niveles de 1.000 puntos en 2002, lo que supone perder el 75% de su valor.

Cotización de Apple en los últimos tres años. (Bloomberg)
Cotización de Apple en los últimos tres años. (Bloomberg)

Primavera de 2016. Después de ese pinchazo de la burbuja tecnológica y de la desaparición de algunos de sus protagonistas (como Terra), y tras atravesar la mayor crisis económica desde la Gran Depresión de 1929, el mercado se ha recuperado y el Nasdaq vuelve a estar en la zona de 5.000 puntos, aunque los gigantes de la nueva era tecnológica son otros: Apple, Google, Facebook, Twitter, Netflix... Warren Buffett tiene 85 años y ha delegado en gran medida la gestión de su fondo, Berkshire Hathaway, aunque mantiene exactamente la misma filosofía que en 2000. Y no le ha ido nada mal desde entonces. Y de repente, anuncia que entra por primera vez en un valor tecnológico, Apple. Y lo que es mucho más llamativo: en Yahoo, que sobrevive desde los tiempos de la burbuja pero no levanta cabeza, ni como empresa ni como valor en bolsa, como s epuede ver en el gráfico adjunto.

¿Buffett se ha vuelto loco?

Buffett invirtió 1.000 millones de dólares el trimestre pasado en la empresa que fundó Steve Jobs. Su inversión en Yahoo es indirecta: financia la oferta que hace un amigo suyoDan Gilbert, fundador de Quicken Loans, por los activos de Internet que está subastando la empresa de Internet. Y todavía tiene que ganar la puja; si no lo logra, no entrará en la compañía. Su consejera delegada actual, Marissa Mayer, tampoco ha dado con la tecla que la saque del marasmo, así que está vendiendo la compañía por trozos; también ha puesto a la venta activos como patentes y edificios por los que espera obtener hasta 3.000 millones.

No es la primera vez que Buffett se sale de sus parámetros tradicionales: en 2012 adquirió Media General, un grupo norteamericano de televisiones locales y sus páginas web ahogado por las deudas, al que la entrada del oráculo puso en órbita y con la que ha obtenido una extraordinaria rentabilidad. Pero nunca había entrado en empresas exclusivamente tecnológicas. 

Tienda de productos Apple. (Reuters)
Tienda de productos Apple. (Reuters)

¿Se ha vuelto loco? ¿Ha cambiado su foilosofía de inversión? Los comentaristas creen mayoritariamente que él no ha cambiado. Lo que ha cambiado es la tecnología. O más concretamente, estas dos empresas, porque otras tecnológicas siguen por las nubes: Facebook tiene un PER (precio dividido por el beneficio) de 73 veces sus resultados y el de Netflix es de 312. Pero Apple, que era el valor del crecimiento sin fin, se ha estancado y se encuentra a niveles de 2014, como se puede ver en su gráfico. Y eso implica que cotiza con un PER de sólo 10 veces, una valoración bursátil más propia de una eléctrica o de la citada Coca-Cola: empresas tranquilas, fiables pero que no crecen. Es decir, una valoración de las que les gustan a los gestores 'value'.

Apple y Yahoo son empresas 'value'

Este bajo precio se explica por los decepcionantes resultados de la compañía, que ha registrado la primera caída de beneficios en un trimestre desde 2003, lo que ha provocado rebajas generalizadas de recomendación. Unos resultados que reflejan sus dificultades para lanzar nuevos productos que ilusionen a los consumidores, como en su día el iPod, el iPhone y el iPad, e incluso para renovar estos gadgets e impedir que los competidores cada vez les quiten más cuota. Ahora bien, el mercado exagera tanto en el optimismo como en el pesimismo, y ahora Apple descuenta "una caída del 'cash flow' para siempre, algo que creemos que es excesivamente pesimista", según Toni Sacconaghi, analista de la firma Sanford C. Bernstein. Por tanto, estaríamos hablando de una empresa que cotiza por debajo de su valor real. Jusot lo que busca Buffett.

Ahora bien, esta situación tiene dos peligros. El primero es que la visión de Buffett se imponga en el mercado y entnces los fondos que buscan valores de crecimiento ('growth') se salgan en masa del valor, un movimiento que no podría ser compensado en su totalidad por las compras de los gestores 'value' y que haría caer su precio. El segundo es que Apple se quede en una tierra de nadie porque no crece lo suficientemente rápido para los inversores de crecimiento ni está suficientemente barata para los de 'value'

¿Y Yahoo? Su crecimiento es nulo y aun así cotiza con un PER de más de 400 veces, pero en este caso la operación se parece más a la de Media General. Es decir, se trata de una compañía que es incapaz de ganar dinero pero que tiene una base de usuarios sorprendentemente fiel (en EEUU), que ni mucho menos huye en desbandada. Por tanto, tiene un potencial mucho mayor de lo que reflejan sus cuentas actuales, lo cual la convierte también en una empresa 'value'. Ahora bien, para alcanzar ese potencia hay que reestructurarla y buscar un modelo que sea rentable. Una tarea más propia del capital riesgo y que Buffett nunca ha intentado en este sector. Pero eso no significa que no tenga ideas de por dónde pueden ir los tiros. Pista: ha dicho que le encanta Yahoo Finance.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios