posición de control

Vientos de opa en Gecina tras ejecutar Blackstone y Caisse du Québec a Rivero

Los dos gigantes de la inversión han cumplido la resolución del tribunal de Luxemburgo que les dictó ejecutar la prenda, pero a precio de mercado

Foto: Joaquín Rivero
Joaquín Rivero

Nueva vuelta de tuerca en la guerra que mantienen el gigante de la inversión Blackstone contra los empresarios Joaquín Rivero y Bautista Soler por hacerse con el paquete de control de Gecina, una de las inmobiliarias más importantes de Francia.

El fondo estadounidense, junto a Ivanhoe (brazo inversor de la Caisse du Quçebec) adquirió el año pasado el 65% del crédito sindicado por importe de 1.627 millones de euros con el cual Joaquín Rivero y Bautista Soler se hicieron con el 31% de Gecina. El resto estaba en mano de Natixis y Bankia.

Como los empresarios españoles dejaron de pagar el préstamo, sus acreedores decidieron ejecutar la prenda, que eran las propias acciones, y entraron en una guerra de procesos legales en España, Francia y Luxemburgo que llevó el pasado lunes a un tribunal del pequeño país a dictaminar que los acreedores debían ejecutar las acciones a precio de mercado.

Blackstone e Ivanhoe han reconocido hoy mismo, mediante un comunicado oficial, que han ejecutado su parte, equivalente al 22% de todo el capital de Gecina, pero fuentes conoceras aseguran que todos los acreedores están obligados a hacerlo, lo que les llevaría a tomar el 31% de la inmobiliaria.

Como han actuado en concierto a lo largo de toda esta batalla empresarial, el guardián de la bolsa francesa, la AMF, podría dictaminar que están en posición de lanzar una opa, ya que superan el límite de un tercio a partir del cual se debe dar este paso, y ordenarles que den ese paso.

Próxima parada, Metrovacesa

Suma y sigue, porque Blackstones también había tomado posiciones en el proceso abierto por Metrovacesa para vender al 26,76% que tiene de Gecina y que, según fuentes conocedoras, recibió una oferta del famoso fondo a un precio por acción que rondaba los 92 euros.

Este precio es similar al que ha terminado teniendo que ejecutar la prenda, ya que como adelantó El Confidencial, la decisión de Luxemburgo conlleva que los acreedores se hagan con los acciones pero a precio de mercado, ya que se trata de una compañía cotizada.

Esto hace que frente a los 67 euros por acción que, según fuentes conocedoras, en que se valoraron las acciones de Gecina cuando Blackstone e Ivanhoe se hicieron con el crédito sindicado, con un descuento del 15%, ahora han tenido que poner sobre la mesa los 91,23 en que cerró la inmobiliaria el jueves. En número redondos, el 31% de Rivero y Soler pasa a valorarse en 1.780 millones.

De este modo, Joaquín Rivero, que era titular del 16,10% de Gecina; y Bautista Soler, poseedor del 15,23%, han conseguido saldar la deuda con una cuenta en positivo cercana a los 300 millones de euros... y varios procesos judiciales todavía abiertos y que prometen seguir dando vueltas de tuerca a esta batalla empresarial.

A la espera de la Justicia española

La ejecución de las acciones de Gecina, aunque cuenta con el respaldo del tribuanl luxemburgués, van en contra de lo que han dictaminado los tribunales españoles, donde las sociedades a través de las cuales Rivero y Soler tenían estas acciones, Mag-Import y Alteco, se declararon en concurso de acreedores.

Para proteger el único activo de estas entidades, que eran las acciones de Gecina, los tribunales españoles decretaron que, hasta la resolución del proceso, no se pudiera disponer sobre estos títulos, algo que Blackstone e Ivanhoe han incumplido acogiéndose al dictamen luxemburgués y enfrentándose a tener que lanzar una opa si los otros acreedores siguen sus pasos y la AMF les acusa de concierto.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios