La 'economía del pobre' se impone dentro del Ibex con ventas masivas de autocarteras
  1. Mercados
desde los mínimos de junio

La 'economía del pobre' se impone dentro del Ibex con ventas masivas de autocarteras

Desde los mínimos de junio, son muchas las grandes compañías que han aprovechado el menudo de operar con acciones propias para ganar liquidez

Foto:

La economía del pobre. El menudeo. Una gota en mitad del océano… son muchas las referencias despectivas que, en demasiadas ocasiones, hacen las propias compañías de su operativa con la autocartera para restarle importacia. ¿Qué son 180 millones de euros en una cuenta de resultados de 4.000 millones?, podría decir Santander sobre su última venta de acciones propias.

Pecata Minuta. O no tan pecata, ya que la mayoría de las grandes empresas del parqué ha aprovechado el rally vivido por la bolsa desde los mínimos de junio para hacer caja con el negocio del menudeo. Y ya lo dice el sabio refranero popular: granito a granito se hace una montaña.

Un consejo que ha seguido la mayoría del Ibex, ya que de las 34 compañías que informan puntualmente a la CNMV sobre sus operaciones de autocartera –Arcelor queda fuera del estudio por la particularidad de su triple nacionalidad- 15 empresas han reducido de manera masiva el número de títulos propios; 9 grupos llevan varios años sin operar con ellos–Técnicas Reunidas, BME, Ebro, Ferrovial, Mediaset, Grifols, Endesa, Inditex y Acerinox-; y 4 sociedades mantienen la misma autocartera desde junio –Red Eléctrica Corporación, Acciona, Sacyr y Repsol-.

Mención aparte merecen Enagás, Gas Natural, IAG, Jazztel y Mapfre, que rechazan hacer este tipo de compras y ventas con sus propios títulos, lo que explica que su cómputo sea cero; mientras que Amadeus se limita a informar de sus movimientos una vez al año, en el Informe de Buen Gobierno, donde se comprueba que al cierre de 2012 tenía el 0,8% de su capital, casi el doble que un año antes.

El ejemplo de Bill Gates

Aunque casi la mitad del Ibex ha aprovechado el buen momento de los mercados para vender, un caso destaca sobre todos los demás: FCC. La compañía controlada por Esther Koplowitz cargó las alforjas en la época de vacas flacas, hasta situarse en junio en el límite de los permitido por la CNMV, el 9,96%.

A partir de ese momento, la constructora aprovechó estos títulos para dar entrada a inversores afines. Primero vendió un 3% a varios fondos afines, en una operación orquestada por Findetiis en julio, y hace apenas tres semanas, acordó con Bill Gates traspasarle otro 6% de la compañía por algo más de 110 millones de euros.

También merece una mención especial Iberdrola, que llegó a los mínimos de la bolsa con un ridículo 0,009% de autocartera, ya que entre mediados de abril y mediados de mayo se deshizo del 2,2% de los títulos propios que tenía en la recámara.

Desde entonces, y hasta verano, apenas ha rehecho posiciones, ya que desde julio sólo reconoce tener un 0,17% de su capital, porcentaje que parece ridículo para compensar el efecto dilutivo que tiene el pago del dividendo en acciones y que la eléctrica ha dicho que compensará amortizando autocartera: ¿se avecinan compras?

Movimiento en banca

El sector financiero tiene en Santander a su principal protagonista de los últimos tiempos, ya que el banco presidido por Emilio Botín está capitaneando los movimientos del sector. Si en verano fue, junto a Bankia, la entidad que con mayor contundencia se deshizo de sus títulos, aprovechando la tregua estival de los mercados, con la llegada del nuevo curso volvió a tomar la iniciativa y adquirió el 0,465%; un paquete que ha quedado reducido a prácticamente la mitad tras las ventas que comunicó la semana pasada.

Más movimiento se ha visto en Banco Popular, que estuvo comprando acciones desde abril hasta junio, cuando llegó a controlar el 1,68%. De ahí pasó a dejar la cuenta a cero a principios de octubre para, a mediados de ese mismo mes, volver a comprar el 1%. Sus últimos movimientos se remontan a la semana pasada, cuando anunció que volvía a vender y a situarse en el 0,428%.

También llama la atención de Banco Sabadell, que antes de llevar a cabo la ampliación de capital a través de la cual ha dado entrada a sus nuevos inversores extranjeros, fue adquiriendo autocartera, hasta alcanzar el 3,68% en julio y, a partir de ese momento deshizo posiciones y aprovechó sus acciones propias para orquestar la operación de entrada de David Martínez y Jaime Gilinski en septiembre. Actualmente sólo cuenta con el 0,046%.

BBVA, por su parte, ha reducido un 95,7% su autocartera desde junio, al haber pasado del 0,56% al 0,024%; mientras que Bankinter ha pasado del 0,43% al 0,14%.

Casos singulares

La necesidad de conseguir liquidez puede estar detrás del movimiento hecho por Viscofan, que desde mayo de 2007 mantenía inalterable su autocartera en el 1,41%, una tradición que rompió en agosto, cuando vendió un 26,78% de sus acciones propias, hasta quedarse con el 1,038%.

Telefónica tampoco ha querido dejar escapar la oportunidad de hacer algo de caja y el pasado mes de julio redujo su autocartera a algo menos de la mitad, al pasar del 1,6% en que estaba desde febrero, hasta el 0,679% actual.

ACS también ha protagonizado un significativo movimiento acordeón, ya que llegó a los mínimos de junio con el 0,511% de sus acciones en cartera, a partir de ese momento entró en una espiral compradora que le llevó a hacerse con hasta el 2,469% en verano. En ese punto, consideró que había tocado techo y amortizó los títulos para compensar el efecto dividendo (justo lo que ahora quiere hacer Iberdrola). Fue en septiembre cuando hizo este movimiento y desde entoces sólo confiesa controlar el 0,062%.

Otro caso curioso es Repsol, que el pasado mes de marzo se deshizo del 5% que tenía desde agosto 2012, al vendérselo al fondo de Singapur Temasek, lo que hizo que llegara a los mínimos de junio con sólo un 0,005% de sus propias acciones, porcentaje que prácticamente mantiene ahora, en el 0,006%.

Este inmovilismo desde los mínimos del Ibex también se ve en Sacyr, que a pesar de mantener una constante operativa de autocartera, lo hace sin apenas variar su cómputo global, ya que desde hace mucho tiempo mantiene en una horquilla de entre el 0,5% y el 0,6% el porcentaje de sus títulos propios, porcentaje que considera suficiente para jugar al menudeo.

Autocartera Noticias de FCC Inversores Compras Sector Financiero
El redactor recomienda