Reciclar los envoltorios, tu mejor regalo de Navidad al planeta
  1. Medioambiente
  2. Soy Eco
Por unas fiestas más sostenibles

Reciclar los envoltorios, tu mejor regalo de Navidad al planeta

Recuerda: papel de regalo y cajas de cartón al contenedor azul, envoltorios de plástico y envases vacíos al amarillo, menos los de vidrio que van al verde. Y la materia orgánica al marrón

Foto: Regalos navideños a pie de árbol. (Unsplash/I. Martin)
Regalos navideños a pie de árbol. (Unsplash/I. Martin)

Más allá de la decoración navideña, la celebración de estas fiestas da lugar a otra imagen muy común en la mayoría de los hogares: la acumulación de embalajes, envoltorios, cajas y envases vacíos de todo tipo.

La generación de esta clase de residuos llega a aumentar tanto durante las pascuas que en algunas fracciones, como la del papel y cartón, puede llegar a rondar el 20% del volumen que generamos a lo largo de todo el año en el hogar. Una proporción similar a la de los tarros y las botellas de vidrio que reciclamos por Navidad. Y algo parecido ocurre con los envoltorios y los envases ligeros que van al contenedor amarillo.

Es de gran ayuda plegar las cajas antes de echarlas en el contenedor, de lo contrario, se llena pronto y muchos las abandonan fuera

Por eso es tan importante que, durante las celebraciones de estos días en el hogar, practiquemos el responsable y saludable hábito (para nosotros y para el planeta) de separar todos esos residuos para proceder a su recogida selectiva y dar lugar al reciclaje de los diferentes materiales, algo que resulta imposible sin ese gesto voluntario de colaboración ciudadana.

Uno de los ámbitos en los que se van a generar más desechos es el de la cocina. A la hora de cocinar los diferentes ingredientes vamos a ir acumulando envases y envoltorios que podemos recoger de manera ordenada y sin mezclar. Aquí va a ser importante habilitar un cubo para los restos de materia orgánica, que luego llevaremos al contenedor marrón de la calle, que es a través del cual se recupera esta importante fracción de nuestros residuos.

Foto: Un ciudadano deposita sus residuos separados en el contenedor amarillo (Ecoembes)

Botellas de vino, frascos de conservas vegetales, tarros de salsas... Como hemos señalado, una de las fracciones que más crece en estos días es la de los envases de vidrio. Podemos aprovechar una de las cajas de cartón que han quedado vacías para recogerlos aparte y llevarlos al contenedor verde para favorecer su reciclado: recordemos que es mejor echarlos dentro sin la tapa.

placeholder Fardos de cartón prensado dispuestos para su reciclaje. (EFE/Alex H.)
Fardos de cartón prensado dispuestos para su reciclaje. (EFE/Alex H.)

Tras abrir los regalos, las cajas de cartón y las bolsas y envoltorios de papel se deben agrupar para depositarlas en el contenedor azul. Pero tan importante como recogerlas resulta plegarlas para que ocupen menos volumen, de lo contrario, el contenedor se llenará al poco tiempo y aparecerán las cajas amontonadas alrededor: una triste imagen que se repite todos los años, especialmente en Nochebuena y la mañana de Reyes.

Foto: El ecodiseño previene los residuos de envases (EFE)

Respecto a la más que previsible saturación de los contenedores de la calle, es imposible atender toda esa avalancha de residuos sin evitarlo. En muchos municipios se refuerzan los servicios de recogida doblando e, incluso, triplicando los turnos, pero es inviable multiplicar los contenedores para atender el aumento puntual de residuos durante las fechas navideñas. Por eso, si disponemos de espacio en el balcón, la terraza, la galería o el garaje, podemos echar una mano reteniendo un par de días los envoltorios y las cajas antes de bajarlos. Nuestra colaboración será de gran ayuda.

placeholder El abandono de residuos fuera del contenedor es un acto de incivismo. (Jose Luis Gallego)
El abandono de residuos fuera del contenedor es un acto de incivismo. (Jose Luis Gallego)

Y, por último, a la hora de hacer limpieza después de las fiestas, hay que tener presente que el contenedor amarillo no es ‘el del plástico’, sino el de los envases vacíos y los envoltorios de este material, así como los briks y las latas. Los juguetes rotos, los adornos y los objetos decorativos que no vayamos a aprovechar el año próximo no se pueden reciclar junto a los envases, aunque sean de plástico, por eso deben ir al contenedor de la fracción resto (el general), nunca al amarillo.

Mundo sostenible
El redactor recomienda