Es noticia
Menú
El País Vasco propone paralizar la hostelería y el ocio nocturno en Nochebuena y Nochevieja
  1. España
PARA FRENAR LA SEXTA OLA

El País Vasco propone paralizar la hostelería y el ocio nocturno en Nochebuena y Nochevieja

El lehendakari, Iñigo Ukullu, planteará una batería de medidas en la Conferencia de Presidentes. No pide un toque de queda formal como Cataluña, pero propone limitar al máximo las actividades entre las 21.00 y las 08.00

Foto: Un Papá Noel con mascarilla franquea la puerta de un bar. (Reuters)
Un Papá Noel con mascarilla franquea la puerta de un bar. (Reuters)

El País Vasco quiere limitar al máximo las interacciones sociales estas Navidades. Por eso, el lehendakari, Iñigo Urkullu, propondrá en la Conferencia de Presidentes que en las fechas señaladas, es decir, 24, 25 y 31 de diciembre, así como 1, 5, y 6 de enero, cierren a las 21.00 cualquier establecimiento de hostelería y los comercios, a excepción de gasolineras, áreas de servicio y farmacias. Solo podrían sobrepasar ese límite los locales que sirvan cenas, pero hasta las 23.30. No es un toque de queda, como el que ha pedido Cataluña, pero se le parece, ya que plantea que el horario de apertura durante esos días se establezca como muy pronto a las 08.00, limitando así, por tanto, cualquier actividad nocturna.

Esta es una de las medidas planteadas por la comisión técnica que asesora al Gobierno vasco y esta tarde Urkullu propondrá que se aplique en el conjunto de toda España. El lehendakari además pondrá encima de la mesa la recomendación de que en los encuentros familiares participen un máximo de 10 personas de dos núcleos de convivencia y que, al ser posible, no cambie la composición de estos grupos en las sucesivas celebraciones. Con esta batería de medidas, el País Vasco redobla la presión sobre el Gobierno central. Urkullu fue uno de los dirigentes que instó a Sánchez a convocar el foro previsto para esta tarde y ahora plantea duras restricciones.

Foto: Decenas de personas pasean por un mercadillo navideño situado en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. (EFE/Ana Escobar)

Además de estas medidas, que se circunscribirían a las fiestas navideñas, los técnicos vascos recuerdan que según el semáforo de seguimiento de la pandemia presentado el 23 de noviembre por el Ministerio de Sanidad, España se encuentra ahora mismo en un escenario de “riesgo muy alto”, al haber sobrepasado una incidencia acumulada de 500 casos por cada 100.000 habitantes. Y por ello, todas aquellas regiones que superen ese umbral deberían establecer una seria de medidas generales. Entre ellas, la obligatoriedad de la mascarilla al aire libre y establecer un horario máximo de cierre para actividades comerciales, sociales y culturales a las 01.00.

También, y hasta finales de enero, según la propuesta vasca, en los establecimientos de hostelería y ocio nocturno quedaría prohibido el consumo de pie, y deberían limitarse las mesas a un máximo de 10 comensales, tanto en el interior, como en el exterior. En los diferentes eventos tendría que establecerse un aforo máximo del 60%, con los siguientes umbrales: en los actos sociales y culturales que se celebren en espacios cerrados no se podrían sobrepasar las 600 personas, y las 800 en exteriores. En el ámbito deportivo, en recintos con capacidad para entre 1.600 y 5.000 asistentes, las cifras se situarían en 800 espectadores en el interior y 1.2000 al aire libre. Si los estadios superan los 5.000 asientos, el aforo se situaría en el 50%.

Contagios disparados

Los técnicos del Gobierno vasco encuadran esta batería de medidas en un escenario de alta transmisión del virus, que ha dejado en Euskadi un nuevo récord de casos. En las últimas 24 horas, se han registrado en la comunidad 3.588 positivos, máximo de la crisis sanitaria y una cifra que se sitúa muy lejos del anterior tope. De hecho, la incidencia acumulada en la región ha subido casi 100 puntos de un día para otro y se sitúa ahora en 1.344 casos por cada 100.000 habitantes, una de las más altas de toda España.

Foto: Fernando Simón, en un acto reciente en Córdoba organizado por la UGT. (EFE/Rafa Alcaide)

El texto advierte de la presión hospitalaria y de cómo la variante ómicron se está propagando a una velocidad nunca antes vista en otras cepas. Además, y ante el mensaje que ha lanzado en los últimos días el Gobierno central, de que la clave para frenar esta sexta ola está en vacunar, vacunar y vacunar, los especialistas destacan que la campaña de la tercera dosis todavía no ha concluido, así como la de la administración de sueros en los menores de 11 años.

El País Vasco quiere limitar al máximo las interacciones sociales estas Navidades. Por eso, el lehendakari, Iñigo Urkullu, propondrá en la Conferencia de Presidentes que en las fechas señaladas, es decir, 24, 25 y 31 de diciembre, así como 1, 5, y 6 de enero, cierren a las 21.00 cualquier establecimiento de hostelería y los comercios, a excepción de gasolineras, áreas de servicio y farmacias. Solo podrían sobrepasar ese límite los locales que sirvan cenas, pero hasta las 23.30. No es un toque de queda, como el que ha pedido Cataluña, pero se le parece, ya que plantea que el horario de apertura durante esos días se establezca como muy pronto a las 08.00, limitando así, por tanto, cualquier actividad nocturna.

Pandemia Iñigo Urkullu Comunidades Autónomas Hostelería Vacuna Euskadi