¿Por qué seguimos fabricando plástico con todo el que tenemos tirado ahí fuera?
  1. Medioambiente
  2. Empresa
De residuo a recurso

¿Por qué seguimos fabricando plástico con todo el que tenemos tirado ahí fuera?

La minería de materiales reciclados, como el plástico residual, es una oportunidad para avanzar hacia un verdadero desarrollo sostenible, basado en la economía circular y el respeto al medio ambiente

Foto: Mesa de Revolución Limo elaborada con plástico reciclado. (Revolución Limo)
Mesa de Revolución Limo elaborada con plástico reciclado. (Revolución Limo)

La fabricación de productos elaborados a partir de materiales residuales, base de la economía circular, está avanzando en todos los sectores productivos. Y uno de los materiales que están brindando mayores oportunidades de recuperación y reutilización es el plástico.

Desde componentes del automóvil hasta ropa del hogar, desde material de construcción a prendas deportivas, envases o teléfonos móviles, la versatilidad y garantía de uso que ofrece el plástico reciclado posconsumo son las mismas (si no mayores) que las que ofrecen los plásticos producidos con polímeros procedentes del petróleo. Sin embargo, ante el aumento de la conciencia ciudadana respecto al medio ambiente, el plástico reciclado aporta hoy en día un valor añadido que lo hace todavía más valioso: la reputación de marca.

La economía circular está convirtiendo el plástico reciclado en una materia prima de alto valor competitivo

Ante un consumidor cada día más preocupado por el medio ambiente y la crisis climática, dispuesto a colaborar para prevenir la contaminación provocada por el vertido incontrolado de los plásticos de un solo uso, el concepto ‘100% reciclado’ se ha convertido en un potente imán de conciencias, además de un estímulo de compra.

Conocedores de esa no ya tendencia, sino realidad de mercado, cada vez son más las marcas que están redefiniendo su estrategia respecto a la sostenibilidad para incorporarla al ADN de la compañía y atender esa demanda de la sociedad desde el compromiso real y la voluntad sincera de colaboración.

Foto: Cangrejo muerto entre bolas de plástico en una playa de Sri Lanka. (Reuters) Opinión

Uno de los ejemplos más recientes y que está irrumpiendo con fuerza en el sector del mobiliario y la decoración es la firma española Revolución Limo, que elabora muebles de diseño a partir de plástico 100% reciclado, convirtiendo los residuos en recursos para crear nuevos productos de alta calidad y con un aporte de valor superior al de los elaborados con polímeros derivados del petróleo.

Para Marta Foncillas, fundadora de esta empresa basada en el 'upcycling' o reciclaje creativo, el objetivo es “ofrecer opciones más sostenibles y respetuosas con el planeta para amueblar interiores, y todo ello sin renunciar a la calidad y el diseño”. Una idea que coincide con la de cada vez más gente: “¿Por qué hay que seguir consumiendo recursos naturales si podemos obtener muebles de alta gama a partir del plástico que ya se ha fabricado?”.

placeholder Plásticos elaborados a partir de plástico posconsumo. (Revolución Limo)
Plásticos elaborados a partir de plástico posconsumo. (Revolución Limo)

En esa misma corriente de pensamiento, la marca de ropa técnica de montaña y moda urbana Ternua, que lleva muchos años elaborando sus prendas a partir de plástico reciclado, acaba de presentar una colección de ropa de trabajo de alta resistencia elaborada con tejidos procedentes de la revalorización de residuos plásticos, libres de PFC, reciclados y reciclables.

Una de las colecciones más sorprendentes es la que equipa a los trabajadores del sector pesquero con chubasqueros y petos elaborados a partir del nilón reciclado procedente de las redes descartadas por los atuneros vascos de Echebastar y donadas a Ternua. Los productos obtenidos con ese tejido han sido realizados para los propios pescadores, logrando de ese modo que se cierre el círculo: 'de la mar para la mar'.

placeholder Chaqueta de Ternua elaborada 100% con plástico posconsumo. (Ternua)
Chaqueta de Ternua elaborada 100% con plástico posconsumo. (Ternua)

El proyecto que ha dado lugar a esta colección de prendas técnicas 100% recicladas y reciclables ha sido desarrollado por esta marca en colaboración con el Centro Tecnológico Azti para demostrar el alto valor que puede tener el plástico fuera de uso si en lugar de ser abandonado como residuo se recoge aparte para ser transformado de nuevo en materia prima, en este caso de la más alta calidad.

Se trata de tan solo dos ejemplos de los muchos, muchísimos, que se dan de manera creciente en todos los sectores y que demuestran hasta qué punto es cierta la premisa de que “los residuos no son basura: son recursos”, una de las ideas motor de la economía circular que están catapultando el plástico reciclado como materia prima de alto valor competitivo.

Una realidad que obliga a preguntarnos hasta qué punto es necesario seguir fabricando plástico a partir del petróleo con todo el que tenemos acumulado ahí fuera amenazando nuestra salud y la del medio ambiente.

Economía circular Reciclaje
El redactor recomienda