Ualabí de patas amarillas, el marsupial de las rocas
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Crónicas de la vida salvaje

Ualabí de patas amarillas, el marsupial de las rocas

Obligado a competir por el alimento con las cabras, especie invasora en la región, este mamífero amenazado de extinción tiene dos opciones: buscar nuevos territorios o resignarse a desaparecer

placeholder Foto: Foto: Andoni Canela
Foto: Andoni Canela

La noche es nítida y se agradece el frescor tras un día de calor agobiante. Las estrellas brillan con intensidad y permiten descubrir las constelaciones del hemisferio sur, ¡qué diferente se ven los cielos aquí! Me encuentro en la cordillera de Flinders, una zona montañosa que se extiende a lo largo de más de 400 kilómetros en el sureste de Australia. Las montañas no son muy altas (apenas superan los mil metros), pero los barrancos profundos forman un complejo laberinto de rocas casi inaccesible. Aquí, en estas gargantas escarpadas de colores rojizos y ocres es donde tiene su refugio un animal de nombre singular: el ualabí de las rocas de patas amarillas o ualabí de cola anillada ('Petrogale xanthopus')

Este singular mamífero salvaje sobrevive entre grietas y hendiduras rocosas en enclaves montañosos del sur y del este de Australia como Flinders. Es uno de los marsupiales más escasos de Australia y parece una extraña combinación de animales. Se asemeja a un pequeño canguro, pero también a un mono o a un lmur.

placeholder Foto: Andoni Canela
Foto: Andoni Canela

Está a punto de amanecer. Tumbado en el suelo, espero a que salgan los ualabíes que han pasado la noche dentro de su fortaleza rocosa. De repente, escucho algo y miro al frente. Allí están. Uno de ellos es una cría de pocos meses que me mira confusa desde un saliente rocoso. El pequeño marsupial ha salido de la bolsa de su madre hace pocas semanas y se mantiene siempre cerca de ella.

placeholder Foto: Andoni Canela
Foto: Andoni Canela

Observo cómo estos ualabíes saltan de unas rocas a otras. Utilizan su cola para mantener el equilibrio, lo mismo que muchos monos en los árboles de la selva tropical. Este marsupial, tan extremadamente ágil, estuvo a punto de extinguirse por la caza, y por el acoso de especies invasoras como perros y gatos. Hoy en día sufren además otro peligro importante a causa de la introducción de las cabras que ocupan el mismo hábitat y se alimentan de las mismas plantas. Por ello, se ven obligados a desplazarse a otro lugar propicio (que a veces no tienen) o simplemente mueren al no tener comida.

En las mismas rocas donde tienen su hogar los ualabíes se pueden ver las pinturas rupestres del grupo aborigen de los Adnyamathanha, el 'pueblo de las rocas'. Todavía hoy viven sus descendientes que pueblan esta zona desde hace más de 40.000 años. Aparte de los barrancos, los terrenos altos y las cimas de las colinas tienen también gran cantidad de rocas, sobre todo de cuarcitas. Esas cuarcitas ocasionan huecos a modo de cuevas que permiten a los marsupiales encontrar un refugio seguro para albergar sus madrigueras.

placeholder Foto: Andoni Canela
Foto: Andoni Canela

La cordillera de Flinders la habitan también otra fauna típicamente australiana cómo los canguros rojos y grises, equidnas, dunnarts y una gran variedad de reptiles autóctonos: goannas, dragones barbudos, eslizones, geckos y serpientes. Entre las aves destacan los emúes, varias especies de loros australianos y cacatúas, muy coloridos y ruidosos. También hay muchas rapaces como águilas audaces, halcones, cernícalos y milanos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Animales
El redactor recomienda