Vídeo | El soto donde las oropéndolas cantan a la primavera
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Sábados de Campo

Vídeo | El soto donde las oropéndolas cantan a la primavera

Estas coloridas aves, mucho más esquivas de lo que nos gustaría, cantan de tal manera que pueden resultar competitivas hasta a los ruiseñores

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@sonika_agarwal.
Foto: Unsplash/@sonika_agarwal.

En los sotos, a veces, se escuchan unas voces exóticas con un cierto aire selvático. Voces musicales, líquidas, bien moduladas: parecidas a las de una flauta grave de madera.

En los sotos, las copas de los árboles forman una bóveda bajo la que los sonidos se propagan con una cualidad especial, suenan a vacío y a frescor.

En los sotos, al amanecer, cantan las oropéndolas.

Vídeo: Carlos de Hita.

Pese a lo llamativo de su colorido, amarillo intenso en los machos, algo más verdoso en las hembras, las oropéndolasse se dejan ver poco. Pasan la mayor parte del día entre las sombras, dentro de las copas. Para hacerse notar les basta con la voz.

En la arboleda abundan otros colores. Un pito verde, o real, relincha al fondo. Un verderón lanza su reclamo, un rasponazo. Y un trepador azul lanza los primeros 'tuits' del día. Como con prisa, trina un verdecillo.

En China, una de las estancias del Palacio de Verano, residencia estival de los antiguos emperadores, cerca de Beijing, recibe el nombre de 'Sala para escuchar las oropéndolas'. Ni siquiera el afamado ruiseñor ha merecido un honor semejante.

Primavera
El redactor recomienda