Es noticia
Las políticas ambientales deben guiar la recuperación económica
  1. Medioambiente
Según un nuevo informe de la ONU

Las políticas ambientales deben guiar la recuperación económica

La economía poscovid divide el mundo en dos: los países que se recuperan a favor del medio ambiente y los que siguen haciéndolo a su costa

Foto: Carretera de plástico reciclado en Holanda. (EFE)
Carretera de plástico reciclado en Holanda. (EFE)

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Oxford y el área de economía del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambuiente (PNUMA) ha analizado las medidas de recuperación y estímulo que se están llevando a cabo en los diferentes países para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia del covid.

El estudio muestra qué países están apostando de manera decidida por una 'recuperación verde', cuáles han renunciado a cualquier otra consideración que no sea la recuperación inmediata, apoyando las industrias contaminantes del pasado, y quiénes están todavía a tiempo de elegir el camino de la recuperación sostenible. España figura en este último grupo.

Se han evaluado 3.500 iniciativas políticas de las 50 mayores economías del mundo

La decisión de los políticos se debate entre dos opciones: la de aprovechar las inversiones de los planes de recuperación para alejarse de los peores impactos del cambio climático y la desigualdad, o la de malgastar esos recursos favoreciendo de nuevo el uso intensivo de las energías fósiles, lo que propiciaría una recuperación insostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental.

Uno de los documentos estudiados ha sido el plan 'España Puede', que guiará la ejecución de los 72.000 millones de euros de fondos europeos que nuestro país va a recibir en los próximos dos años y que movilizará en los próximos tres el 50% de las ayudas concedidas a España con el plan Next Generation EU.

placeholder Presentación del documento 'España puede'. (EFE)
Presentación del documento 'España puede'. (EFE)

Tras su análisis, el informe sitúa España en la categoría de los países de las "oportunidades perdidas", pero cerca de la casilla de los "líderes actuales".

Para el PNUMA, la denominada recuperación verde representa la mayor oportunidad que hemos tenido hasta la fecha para redirigir el curso de las emisiones de gases de efecto invernadero del ser humano y alinear el gasto público y las inversiones del sector privado con los objetivos de la Agenda 2030.

Algunas de las políticas de estímulo más eficaces desde el punto de vista económico son las mismas que nos llevarán hacia una profunda descarbonización y una mejora en la contaminación, y contribuirán a detener la pérdida de biodiversidad, los riesgos para la salud, y nos ayudarán a abordar las desigualdades en el mundo, unas desigualdades que no hicieron más que aumentar en 2020.

Ejes de acción

Existen diferentes oportunidades de acción para una recuperación económica que fomente, a su vez, la recuperación medioambiental y dé impulso a la acción climática. Como las inversiones en energías renovables, siempre y cuando se lleven a cabo atendiendo a la prioridad de conservar los ecosistemas naturales.

  • Energías renovables

En opinión de los autores del informe, este tipo de inversiones tiene también elevados efectos multiplicadores en el plano económico, ya que muestran un gran potencial para atraer la inversión privada y son una de las claves para la descarbonización del conjunto de la economía.

Foto: Fábrica de aerogeneradores (EFE)

Además de la nueva capacidad de generación renovable, las inversiones en transmisión, distribución (incluidas las redes inteligentes) y soluciones de almacenamiento de energía también pueden reportar grandes beneficios. Asimismo, las oportunidades de empleo que generará el sector pueden suponer un revulsivo para la economía de los países que decidan apostar por ellas.

  • Transporte

La descarbonización del sector del transporte es crucial para cumplir con los objetivos climáticos suscritos en el Acuerdo de París. Existen muchas inversiones que pueden contribuir a ello, siendo las más comunes las destinadas a la adquisición de vehículos eléctricos y la promoción de las infraestructuras de carga.

placeholder Coches eléctricos, cargando batería. (EFE)
Coches eléctricos, cargando batería. (EFE)

El informe señala que una mayor inversión en transporte público ecológico o en infraestructuras para favorecer la movilidad a pie o en bicicleta dentro de las ciudades aumentaría la disponibilidad de transporte para las comunidades con bajos ingresos, lo que conllevaría un aumento de la productividad y una mejora económica. Asimismo, no hay que olvidar que invertir en la reducción de los vehículos con motor de combustión interna reduciría notablemente los costes sanitarios relacionados con la contaminación del aire.

  • Edificación

Cuando se destinan eficazmente, las mejoras de los edificios para favorecer la eficiencia energética o el ahorro de agua pueden crear rápidamente puestos de trabajo locales, sin necesidad de que estén altamente cualificados, y ofrecer una oportunidad real de dinamización de la economía a todos los niveles. Asimismo, ello contribuiría de manera significativa a la reducción de las emisiones globales de CO₂ vinculadas a la edificación: uno de los apartados más importantes.

Foto: Foto: Unsplash/@annadudkova

En el apartado de la construcción, se destaca la oportunidad de promover los edificios pasivos o bioclimáticos, ya que reducen los costes energéticos de los residentes y son un buen instrumento para combatir la pobreza energética. A este respecto, el informe hace un especial llamamiento a orientar las ayudas hacia los residentes de bajos ingresos, asegurando que lleguen a personas que de otro modo no habrían realizado una compra de viviendas con una alta calificación en eficiencia energética.

  • Naturaleza

Todas las economías del mundo dependen del medio natural, pero con grandes espacios amenazados por la deforestación o las catástrofes naturales, ahora más que nunca es importante que los responsables políticos tomen medidas decisivas para protegerlo y reconstruirlo.

La lista de beneficios derivados de las inversiones basadas en el respeto al entorno y la conservación de la naturaleza es extensa. Entre ellos, se encuentran el aumento de la resiliencia frente a desastres naturales, la reducción de los niveles de contaminación atmosférica, la recuperación de la salud de los océanos y el fortalecimiento del equilibrio de los ecosistemas frente a futuras pandemias.

placeholder Paisaje de naturaleza. (Jose Luis Gallego)
Paisaje de naturaleza. (Jose Luis Gallego)

Por último, en el capítulo dedicado a las conclusiones, y bajo el título '¿Estamos reconstruyendo mejor?', la respuesta que se da en el informe es clara y contundente: “Todavía no”. Para los autores del estudio, aunque existen algunos ejemplos prometedores de políticas de recuperación ecológica, la práctica totalidad de ellos corresponde a un pequeño grupo de países ricos. Sin embargo, a medida que las vacunas sigan desplegándose y disminuya la necesidad de un gasto urgente en materia de rescate, es de esperar que aumente el impulso a la economía circular y el desarrollo sostenible. O por lo menos eso sería lo deseable.

El estudio al completo puede descargarse aquí (PDF en inglés).

Recuperación económica ONU
El redactor recomienda