Las grandes empresas deben irradiar la acción climática
  1. Medioambiente
  2. Empresa
El momento es ahora

Las grandes empresas deben irradiar la acción climática

La lucha contra la crisis climática precisa de su enorme fuerza tractora para seguir avanzando hacia una economía neutra en carbono

placeholder Foto: Edificio bioclimático de oficinas. Foto: EFE
Edificio bioclimático de oficinas. Foto: EFE

Frenar la curva del cambio climático es una tarea más propia de héroes y heroínas de la factoría Marvel que de humanos. Revertir el calentamiento de los océanos, el deshielo de los polos, las modificaciones de la corriente de El Golfo… es, reconozcámoslo, muy difícil. Lo repetiré: es muy difícil.

Para complicar más las cosas, los científicos del clima nos advierten que tenemos que actuar muy rápido. Esta es la década, nos dicen. Como ocurre con el cáncer, dejar de hacer hoy significa un peor pronóstico mañana. Conclusión tenemos que hacer mucho, muchos, en muy poco tiempo.

placeholder @markusspiske/ Unsplash
@markusspiske/ Unsplash

Pues bien: este es el año. En la Cumbre del Clima de Glasgow (COP26) que se celebrará en noviembre, los países tienen que elevar la ambición de los compromisos que asumieron en la Cumbre de París en el año 2015. Incumplir los compromisos rubricados en París nos llevaría a un mundo con un aumento de temperaturas de 3 ó 4 grados, un mundo saturado de catástrofes climáticas. Un mundo irreconocible. Por eso necesitamos compromisos de reducción de emisiones más ambiciosos. En esa línea la UE anunció en plena pandemia del COVID-19 que elevaba su reducción de emisiones de carbono para el 2030 del 40% que asumió en París hasta el 55%.

Frente al cambio climático, todos somos corresponsables, pero quien tiene más poder tiene más responsabilidad. Es el caso de las grandes empresas.

Tras los nuevos compromisos climáticos de la UE, Japón, Korea, China y muchos otros países comunicaron nuevas metas de neutralidad climática. La nueva administración de EEUU lo ha hecho también. El viento ha cambiado y sopla de nuevo a favor de la acción climática.

Sin embargo, los gobiernos solos no pueden frenar el cambio climático, la implicación del mundo empresarial en la acción climática es imprescindible. Atesoran recursos y talentos muy necesarios para construir una economía que, al fin, haga las paces con la naturaleza.

Para que la acción empresarial se generalice es muy importante que lo hagan los gobiernos. La UE y los países más relevantes de la economía mundial entienden que la salida a una economía dañada por la pandemia sanitaria pasa por la recuperación verde, el Fondo Next Generation es un buen ejemplo.

Mientras tanto, muchas entidades financieras están cambiando su percepción del riesgo. Ahora el riesgo financiero es seguir con la economía marrón de ayer. Las empresas, por tanto, se van encontrar en los próximos años con incentivos económicos, públicos y privados, para que caminen hacia una economía neutra en carbono. El dinero, como señala claramente en su carta el propio Larry Fink , presidente de Blackrock, será más caro (si es que hay) para las empresas que no afronten con claridad los riesgos y las oportunidades que el cambio climático comporta.

placeholder Foto: EFE
Foto: EFE

Pero dentro del amplísimo universo empresarial, más de 3 millones de empresas en nuestro país, la acción de las grandes empresas, no tan numerosas, tienen una relevancia especial. Las “ballenas económicas" pueden hacer mucho porque sus emisiones suman una parte muy considerable de los 323 millones de toneladas de CO2 que emitió España en el año 2019 y pueden influir mucho para reducir los millones de toneladas que emitimos el conjunto de la población española.

Seis decisiones que las grandes empresas españolas pueden hacer este año para promover la causa climática… y para asegurar a largo plazo su negocio

  1. Comunicar oficialmente en la Junta General de Accionistas de este año compromisos de reducción de emisiones más ambiciosos, en línea con la iniciativa Objetivos Basados en la Ciencia , de la que ya forman parte varias empresas españolas
  2. Sumarse a las principales iniciativas empresariales internacionales climáticas, en línea con lo que promueve la coalición We mean business
  3. Aprobar una estrategia de carbon pricing como un modelo de gestión empresarial interno
  4. Autoexaminar su empresa a la luz de la taxonomía de finanzas sostenibles de la UE , de modo que valoren en qué medida su negocio está en línea con las políticas que van a condicionar el crédito de las entidades financieras en el futuro.
  5. Promover la acción climática entre su cartera de proveedores: huella de carbono obligatoria y un compromiso de reducción de emisiones aprobado.
  6. Realizar activismo empresarial por el clima informando a todos sus clientes y a sus empleados de lo que pueden hacer para combatir el cambio climático.

Estas seis acciones serán útiles para que las grandes empresas españolas contribuyan significativamente a lograr el Programa Común de la Humanidad, los ODS y el acuerdo de París, y serán buenas también para posicionarse mejor en la economía del mañana, para ganar competitividad en nuevos mercados, para captar y retener el mejor talento de sus empleados, para captar mejores inversores y mejor financiación…Hoy lo inteligente para las grandes empresas españolas es convertirse en fuerzas tractoras de la transición a la economía neutra en carbono que necesitamos con urgencia.

Una buena parte del atolladero climático en el que nos encontramos en el mundo deriva de las acciones de las grandes empresas del planeta. Han formado parte y forman parte del problema. Ahora las necesitamos en el lado de las soluciones. Las grandes empresas, en este año decisivo para la causa climática, deben irradiar la acción climática en todo su ecosistema relacional, que es enorme. De eso se trata, de que utilicen el poder de su negocio para contribuir a la causa más difícil de la humanidad, la causa climática, la causa común. Es la década y es el año.

Víctor Viñuales es Director Ejecutivo de ECODES

Cambio climático Economía circular Empresas