Es noticia
Menú
"Wolters y Thomson no han tenido el éxito que esperaban. Estamos ahí para sus clientes"
  1. Jurídico
entrevista al CEO de Lefebvre Sarrut

"Wolters y Thomson no han tenido el éxito que esperaban. Estamos ahí para sus clientes"

El CEO de Lefebvre Sarrut, Olivier Campenon, ve con buenos ojos la decisión de Karnov de adquirir el área de contenidos de las dos grandes editoriales jurídicas, aunque considera que es un movimiento arriesgado

Foto: Olivier Campenon, CEO de Lefebvre Sarrut.
Olivier Campenon, CEO de Lefebvre Sarrut.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El sector editorial del ámbito jurídico vivió una gran agitación hace unos meses cuando Karnov, una multinacional sueca, anunció su intención de adquirir los negocios de información legal de dos de las grandes compañías especializadas en este ámbito, Thomson Reuters y Wolters Kluwer, por 160 millones de euros. Un movimiento que, sin embargo, no asusta a Olivier Campenon, CEO del grupo Lefebvre Sarrut —que recoge bajo su manto a las filiales de otros ocho países europeos, entre ellos España—, que subraya el buen hacer de la compañía en nuestro país. "Nuestro equipo español está haciendo un muy buen trabajo al mantenerse activos en el mercado. Algunos de nuestros competidores no han sido capaces de igualar este nivel, y es por ello que han decidido abandonar", valora.

En conversación con El Confidencial, el directivo hace un análisis de la situación de las editoriales jurídicas, que en los últimos años han tenido que dar un giro de 180 grados para adaptarse a un mundo cada vez más digital. En lo que respecta a los despachos de abogados, Campenon identifica el conservadurismo como el principal reto. El arraigo hacia las costumbres, explica, impide que los bufetes se muevan con rapidez en un mundo de cambios constantes. No obstante, el CEO destaca el interés que muestra el sector legal español por la tecnología y la innovación, muy superior al de otros países europeos.

PREGUNTA. ¿Cómo ha cambiado el negocio de las editoriales jurídicas en los últimos años?

RESPUESTA. Es un sector que ha cambiado mucho, la tecnología ha ganado un peso cada vez más fuerte. Con la pandemia, además, se ha acelerado la digitalización del sector legal, por lo que se ha incrementado la demanda de productos tecnológicos integrados. Ahora, los clientes no quieren tener que coger un libro o abrir una base de datos, sino que buscan que el contenido de las bases de datos esté integrado en su sistema propio de gestión del conocimiento, en su propio entorno. Es lo que se conoce como 'tech enabled solutions' [en español, soluciones habilitadas por la tecnología]. Por ejemplo, cuando un abogado está preparando un caso, suele buscar asuntos que sean similares en contenido, pero también en concepto. Y esa es una opción que permite la tecnología cuando se integra en el motor de búsqueda de una base de datos de sentencias, por ejemplo. Así que la tecnología está tomando una parte creciente en todo lo que hacemos, especialmente en Lefebvre, donde la innovación forma parte de nuestro ADN.

Foto: Foto: iStock.

P. ¿Cómo valora el movimiento de la empresa sueca Karnov para adquirir Thomson Reuters y Wolters Kluwer en España?

R. Es una buena noticia para el mercado, porque significa que hay nuevos 'players'. Estoy convencido de que una mayor competencia puede traer buenas ideas y creatividad, y eso es positivo. Ahora, con este movimiento surge una pregunta lógica. ¿Por qué Thomson Reuters y Wolters Kluwer han vendido sus áreas de contenido jurídico en España y Francia? En mi opinión, esto se debe a que no han tenido el éxito que esperaban, de lo contrario habrían mantenido este servicio. Y esto dice mucho de nuestro equipo español, que están haciendo un muy buen trabajo al mantenerse activos en el mercado. Algunos de nuestros competidores no han sido capaces de igualar este nivel, y es por ello que han decidido abandonar. Por otro lado, pienso en todos los clientes de Wolters Kluwer y Thomson Reuters que se estarán preguntando qué va a pasar con ellos, así que mi mensaje es que no se preocupen, nosotros estamos aquí si nos necesitan. Ahora, estamos a la espera de ver qué hace Karnov. No va a ser fácil para ellos, les deseo buena suerte.

P. Hace unas semanas, lanzaron la segunda edición de Lightspeed, una aceleradora de 'startups' centradas en cuestiones legales. Llama la atención que una editorial jurídica se introduzca en el mundo del emprendimiento.

R. Creo que el mundo se está volviendo muy complejo, por lo que es necesario generar conexiones con otros actores del mercado. Tenemos la suerte de contar con jóvenes brillantes que tienen nuevas ideas y están impulsando muchos proyectos de 'legaltech'. Y, como grupo, queremos alimentar el ecosistema de las 'startups', así que nosotros necesitamos apoyarles del mismo modo en el que a ellos les interesa trabajar con nosotros. Y eso es Lightspeed. Siendo muy honesto, no creo que con esto se genere un retorno de negocio inmediato, pero estoy seguro de que a largo plazo es beneficioso tanto para ellos como para nosotros. Es una clara situación de 'win-win'. La inversión merece la pena.

Foto: Foto: iStock.

P. ¿Es España un país de emprendedores en el ámbito jurídico?

R. Sin duda. España es un país que tiende a afrontar los retos que se le presentan con ideas creativas. Quizá se debe a que habéis sufrido situaciones económicas difíciles, y eso ha generado una gran capacidad de reacción y rapidez que también puede verse en el ámbito del emprendimiento legal. Un buen ejemplo de ello es que hace dos semanas se celebró en Madrid el Global Legal Hackatton y hubo muchas ideas brillantes. Es algo de lo que deberíais estar orgullosos como país. Y lo mismo nos ocurre al grupo a nivel interno. El equipo español de Lefebvre destaca por haber sido siempre muy creativo e innovador, lanzando herramientas y servicios que ayudan a nuestros clientes en su trabajo diario.

"España tiende a afrontar los retos con ideas creativas. Quizá se debe a que habéis sufrido situaciones económicas difíciles"

P. ¿Cuál es el nivel de digitalización de los despachos en Europa y en España en concreto? ¿Cómo ha influido la pandemia?

R. Es una pregunta difícil de responder, porque hay muchas maneras de medir la digitalización. Pero a grandes rasgos, te diré que el 65% de nuestros ingresos globales procede de servicios digitales, mientras que el otro 35% viene de los productos en papel. Hay muchos matices, pero en términos generales es así. En España, sin embargo, los ingresos de servicios tecnológicos suponen el 75%. Los bufetes españoles tienen más apetito por la tecnología, consumen más servicios digitales que en otros países. La acogida de cualquier nuevo producto es bastante alta, mientras que en otras regiones de Europa, los despachos suelen ser más conservadores. De hecho, el interés que hay en España es similar a los países del norte de Europa, tradicionalmente mucho más tecnológicos.

placeholder Sede de Lefebvre en España.
Sede de Lefebvre en España.

Por otro lado, el confinamiento ha funcionado como un acelerador en muchos aspectos, pero especialmente en el ámbito digital. En el sector legal, concretamente, también han cambiado muchas cosas. Los despachos han aprendido a trabajar a distancia, y para ello han necesitado nuevos soportes y herramientas que les permitan conjugar este nuevo escenario con los aspectos tradicionales de la profesión, donde existen reglas muy estrictas. Esta dualidad hace necesario, de nuevo, integrar la tecnología en todas las soluciones y servicios que ofrecemos. Y esa es la razón por la que nuestro equipo de España ha invertido en un nuevo servicio totalmente integrado que se lanzará dentro de poco que se llamará Ecosistema Lefebvre.

"Los bufetes españoles tienen más apetito por la tecnología, consumen más servicios digitales que en otros países"

P. ¿Cuál es el mayor reto que afrontan en la actualidad los despachos?

R. Probablemente, el hecho de ser un sector algo conservador. Los bufetes tienen unas costumbres muy arraigadas a la hora de hacer las cosas y les cuesta el cambio. Esto es un desafío para ellos, porque deben conectar ese rasgo tradicional con el mundo moderno en el que viven y con la tecnología. Ahí las editoriales tenemos un papel que desempeñar, y es ayudar a entender a las firmas los beneficios de lo digital. Pero también tenemos que respetar esa mentalidad de que los que las cosas se han hecho siempre de una determinada manera.

P. ¿Qué hay de la irrupción de los ALSP (proveedores de servicios jurídicos alternativos) en el sector? Suelen generar inquietud en el sector.

R. Yo creo que es algo positivo, la competencia siempre es buena porque obliga a innovar. Cuanto más abierto esté el mercado a nuevos actores, más eficiente y creativo será. Me parece que es una buena noticia para los clientes, para los bufetes de abogados y también para nosotros, las editoriales.

Foto: Foto: iStock.

P. ¿Y a las editoriales jurídicas? ¿Qué futuro les espera?

R. Creo que debemos convertirnos en algo más que una editorial. Debemos transformarnos, y es algo que ya está ocurriendo, en facilitadores de conocimiento, en proveedores de servicios que aporten al conocimiento legal un extra de herramientas, 'softwares', soluciones y formación para que nuestros clientes puedan hacer su trabajo mejor, más rápido y más fácil. Esa es la belleza de la tecnología y por eso la innovación es tan importante para nosotros.

En lo que respecta a áreas de negocio interesantes a futuro, quiero destacar el 'compliance'. Como el mundo es cada vez más complejo, se necesitan más normas y, por tanto, más cultura del cumplimiento. Es un ámbito que está ganando mucho peso y relevancia en el mundo de los negocios, por lo que es un área de desarrollo para nosotros. Ayuda no solo a despachos de abogados, sino también a todas las empresas y organizaciones que necesitan apoyo para seguir las reglas. Ahora mismo, afrontan varios retos normativos como el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) o la Responsabilidad Social Corporativa. Son áreas en las que podemos ayudar a las empresas. Todas ellas abren un negocio muy interesante para el grupo en su conjunto y, específicamente, para el equipo de Lefebvre en España.

El sector editorial del ámbito jurídico vivió una gran agitación hace unos meses cuando Karnov, una multinacional sueca, anunció su intención de adquirir los negocios de información legal de dos de las grandes compañías especializadas en este ámbito, Thomson Reuters y Wolters Kluwer, por 160 millones de euros. Un movimiento que, sin embargo, no asusta a Olivier Campenon, CEO del grupo Lefebvre Sarrut —que recoge bajo su manto a las filiales de otros ocho países europeos, entre ellos España—, que subraya el buen hacer de la compañía en nuestro país. "Nuestro equipo español está haciendo un muy buen trabajo al mantenerse activos en el mercado. Algunos de nuestros competidores no han sido capaces de igualar este nivel, y es por ello que han decidido abandonar", valora.

Tecnología Digitalización Despachos Abogados
El redactor recomienda