No más de 10 personas juntas, tres horas de tope en piscinas... El plan vasco ante el covid
  1. España
  2. País Vasco
Prohibido consumir de pie en barra y terraza

No más de 10 personas juntas, tres horas de tope en piscinas... El plan vasco ante el covid

El Gobierno vasco impone más medidas restrictivas al margen de las acordadas entre el Ejecutivo central y las comunidades, y endurece las limitaciones en hostelería, ocio y transporte público

Foto: Iñigo Urkullu, momentos antes de presidir la primera reunión del comité asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi tras declararse la emergencia sanitaria por el coronavirus. (Irekia)
Iñigo Urkullu, momentos antes de presidir la primera reunión del comité asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi tras declararse la emergencia sanitaria por el coronavirus. (Irekia)

El avance del coronavirus en Euskadi, con la situación de emergencia sanitaria en vigor desde este lunes en la comunidad, ha llevado al Gobierno vasco a ir más allá de las medidas acordadas entre el Ejecutivo español y las comunidades autónomas para hacer frente a la pandemia. A las decisiones consensuadas el pasado viernes por las CCAA con el Ministerio de Sanidad de cerrar el ocio nocturno y prohibir fumar en la calle cuando no se cumpla la distancia personal de dos metros, entre otras medidas, el Gobierno de Iñigo Urkullu ha aplicado una mayor severidad en las restricciones en el ámbito de la hostelería, el ocio a diferentes niveles y el transporte público, limitando toda la actividad grupal, ya sea en la calle o en espacios cerrados, a un máximo de 10 personas.

[Última hora del coronavirus en España]

Así, el Ejecutivo de Vitoria ha acordado limitar las agrupaciones de personas en la vía pública y en establecimientos hosteleros y gastronómico-recreativos —bares, restaurantes y 'txokos'— a un máximo de 10 personas, prohibir el consumo de pie, tanto en barra como en el exterior de los establecimientos, establecer una distancia de metro y medio entre el cliente de una mesa y el inmediato de la siguiente —ya no entre mesas—, o fijar el horario de cierre de bares, restaurantes y 'txokos' a la 1:00 sin que pueda permitirse el acceso de ningún cliente ni expedir consumición alguna desde las 0:00.

A la 1:00 finalizará la actividad del transporte público, donde se prohíbe la ingesta de alimentos para los trayectos inferiores a dos horas

Asimismo, a la 1:00 también finalizará la actividad del transporte público, donde se prohíbe la ingesta de alimentos para los trayectos inferiores a dos horas —se excluye la obligación del uso de mascarilla "exclusivamente en el momento de ingesta de líquidos y se procederá a su utilización inmediatamente después del momento de la bebida"—, según las medidas acordadas por el Gobierno vasco, que ha prohibido toda actividad en lonjas y cualquier local de características similares. Para las zonas comunes en hoteles y alojamientos turísticos, el Ejecutivo de Urkullu ha impuesto un límite de aforo del 60% y ha reducido a un máximo de 10 personas los bufés y cócteles, así como las actividades de animación, deportivas y grupales.

Las CCAA aportan sus propias restricciones a las 11 medidas de Sanidad

En relación con la actividad en el exterior, el ejercicio físico y deportivo no federado al aire libre podrá realizarse de forma individual o colectiva, sin contacto físico y en grupos de hasta un máximo de 10 personas, la misma limitación impuesta para las actividades de turismo activo y de naturaleza. Igualmente, las visitas en grupo a centros recreativos y acuarios quedan restringidas a un máximo de 10 personas, se establece la prohibición expresa de la práctica del 'botellón' y se reduce al 60% el aforo en piscinas públicas o privadas, donde se prohíben estancias superiores a tres horas.

Las medidas entrarán en vigor el miércoles o jueves sin tiempo de vigencia: la evolución epidemiológica hará que se relajen o endurezcan las restricciones

Las medidas entrarán en vigor el miércoles o el jueves en función del tiempo que el Gobierno vasco necesite para "poder llevarlas a una orden", según ha precisado la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia. La vigencia de las mismas tendrán carácter indefinido hasta que, en su caso, el análisis de la evolución epidemiológica permita adoptar decisiones en uno u otro sentido: esto es, relajar o endurecer las medidas establecidas. De cara al futuro, descartado el escenario de un confinamiento generalizado de la población, el Ejecutivo de Vitoria contempla la posibilidad de aplicar toques de queda o establecer limitaciones de movilidad en áreas concretas en función de la evolución que experimente la pandemia.

Lo que es seguro es que ya no se podrán juntar más de 10 personas en parques o plazas en el País Vasco al ampliar el Gobierno vasco a la vía pública unas restricciones vigentes para la hostelería, donde a partir de ahora el consumo, tanto interior como exterior, "siempre será sentado, manteniendo distancia de metro y medio entre el cliente de una mesa y el inmediato de la siguiente". En un principio, el Ejecutivo vasco había acordado limitar el aforo en bares, restaurantes y 'txokos' al 60%, "no pudiendo superar nunca los 60 comensales en locales dedicados a la restauración", si bien esta medida, reflejada en el primer documento facilitado a los medios y comunicada por Tapia durante su comparecencia, ha sido suprimida con posterioridad en el "documento correcto". Con relación a los espacios de culto, el encuentro de personas en velatorios o entierros se reduce a 30 personas, tanto en zonas abiertas como cerradas y en comitivas de enterramiento.

Descartado un confinamiento generalizado, se contemplan toques de queda o limitaciones de movilidad en función de la evolución de la pandemia

Por su parte, dentro de las medidas acordadas para los centros sociosanitarios, se establecen restricciones en centros de día y residencias que deberán ser acordadas entre las diputaciones forales y el Gobierno vasco. Como "exigencias mínimas", se acuerda la realización de "PCR obligatoria a todos los nuevos residentes y a los empleados que se reincorporen en centros sociosanitarios con 72 horas de antelación como máximo", se limitan las visitas en residencias a una persona con una hora máxima de duración al día —aunque "estas medidas se podrán exceptuar en el proceso del final de la vida"— y acotan "al máximo" las salidas de las personas residentes.

Foto: Foto: EFE

Estas medidas se suman a las ya consensuadas entre las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad de decretar el "cierre total" de discotecas, salas de baile, pubs y de todos aquellos establecimientos clasificados en los grupos III y IV, según el Decreto 17/2019 de 5 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley de Espectáculos públicos y actividades recreativas, o prohibir fumar en espacios públicos cuando la persona fumadora no pueda garantizar que va a mantener la distancia mínima interpersonal de dos metros.

Estas decisiones han sido adoptadas este martes en la primera reunión del comité asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) en el nuevo escenario de alerta sanitaria, que se ha desarrollado bajo la presidencia de Urkullu en su condición de "director único" del mismo para hacer frente a la situación creada por el covid-19. Las medidas han sido anunciadas con posterioridad en una rueda de prensa en la que han participado las consejeras de Sanidad (Nekane Murga), Desarrollo Económico e Infraestructuras (Arantxa Tapia) y Educación (Cristina Uriarte).

Las medidas llegan cuando los contagios bajan por segundo día consecutivo, con 321 casos (43 menos que el día anterior), frente al pico de 610 del sábado

La decisión de implantar medidas más restrictivas llega cuando los datos de contagios dan un respiro al País Vasco por segundo día consecutivo, al registrarse 321 positivos en las últimas 24 horas —43 menos que el día anterior—. Se trata de cifras por debajo de los más de medio millar de casos diarios detectados entre el miércoles y el viernes, y del pico de 610 contagios registrado el sábado, y que motivaron que el Gobierno vasco optara por declarar nuevamente la emergencia sanitaria en Euskadi, que ya había estado vigente en la comunidad desde el 13 de marzo, apenas un día antes de que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez decretara el estado de alarma en España, hasta el 18 de mayo, cuando Urkullu decidió levantar la alerta sanitaria para convocar las elecciones autonómicas del 12 de julio.

La primera reunión del comité asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi tras volver a decretarse nuevamente la situación de emergencia sanitaria en esta comunidad ante la evolución de la 'segunda ola' de la pandemia ha contado con la presencia de diversos miembros del gabinete de Urkullu, como su portavoz Josu Erkoreka, los diputados generales de los tres territorios vascos —Ramiro González (Álava), Markel Olano (Guipúzcoa) y Unai Rementeria (Vizcaya)—, los alcaldes de las tres capitales —Eneko Goia (San Sebastián), Juan Mari Aburto (Bilbao) y Gorka Urtaran (Vitoria, también presidente de la Asociación de Municipios del País Vasco Eudel)—, o el delegado del Gobierno en Euskadi, Denis Itxaso. El Gobierno vasco decidió activar este lunes la alerta sanitaria para contar con cobertura legal a la hora de adoptar medidas encaminadas a hacer frente al coronavirus sin estar expuestos a la intervención de la Justicia, que el pasado viernes tumbó la orden que limitaba los horarios de pubs y discotecas, y que establecía su cierre a las 01.30 horas.

Foto: La consejera de Salud en funciones del Gobierno Vasco, Nekane Murga.

Las medidas se han acordado cuando aún perdura la polémica generada en las redes sociales por las palabras del día anterior de Arantxa Tapia, quien, en una entrevista en la SER, reprochó a la sociedad vasca el no haberse comportado "como la situación requería" para evitar los rebrotes y la actual evolución de la pandemia, y achacó a las "ansias por recuperar la normalidad" el notable incremento de los contagios a día de hoy, lo que ha forzado a declarar la situación de emergencia sanitaria en Euskadi, con el sistema sanitario en alerta a raíz del incremento diario de hospitalizados en planta y en las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) —165 personas están ingresadas en la actualidad en los hospitales vascos, de ellas 17 en la UCI—. Incluso, cargos políticos e institucionales del PSE-EE, socio del PNV en el Gobierno de Vitoria —ambos partidos volverán a conformar un Ejecutivo en coalición en la legislatura que acaba de dar sus primeros pasos—, han afeado a través de sus perfiles sociales las declaraciones de quien es la responsable del gabinete de Urkullu de coordinar el proceso de vuelta a la 'nueva normalidad' en el País Vasco.

Iñigo Urkullu Noticias de País Vasco Coronavirus Pandemia Sanidad Ministerio de Sanidad
El redactor recomienda