Euskadi prohíbe los encuentros en el hogar: solo se permitirán reuniones en una terraza
  1. España
  2. País Vasco
veto por sorpresa y con dudas jurídicas

Euskadi prohíbe los encuentros en el hogar: solo se permitirán reuniones en una terraza

Las restricciones impuestas dentro de la fase 1 de desescalada impiden las concentraciones de hasta 10 personas en un lugar que no sea una terraza, al contrario que lo que ocurre en los demás territorios

placeholder Foto: Ubn hombre toma un café en una terraza esta mañana en San Sebastián. (EFE)
Ubn hombre toma un café en una terraza esta mañana en San Sebastián. (EFE)

Las restricciones que ha impuesto el Gobierno vasco dentro de la fase 1 del plan de desescalada no solo se limitan al movimiento dentro de la misma provincia, con la prohibición de salir del municipio salvo algunas excepciones, ya que también se han prohibido los reencuentros en el domicilio. El Ejecutivo de Vitoria, a diferencia del resto de territorios que este lunes han avanzado de fase, no va a permitir las reuniones de hasta un máximo de diez personas en el hogar, que solo se van a poder realizar en una terraza de un bar o una cafetería. De este modo, los encuentros familiares o entre amigos bajo un mismo techo no se podrán celebrar hasta dentro de dos semanas.

Así lo ha dado a conocer el Departamento vasco de Seguridad en una hoja informativa sobre los nuevos criterios de aplicación de la Ertzaintza y las Policías locales de Euskadi con motivo de la entrada en la fase 1 del plan de desescalada encaminado a la vuelta a la 'nueva normalidad' a consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. "¿Cabe el contacto social en grupos reducidos en domicilios? No”, se recoge en el documento en el que tanto la pregunta como la respuesta están en negrita y subrayadas.

El veto a las reuniones en la casa llega por sorpresa ya que no figura en el decreto de Urkullu publicado en el BOPV, lo que despierta dudas jurídicas

La medida ha provocado sorpresa ya que la prohibición de las reuniones en el domicilio particular no figura en el decreto que firmó en la noche de ayer el lehendakari Iñigo Urkullu con las normas que este lunes han entrado en vigor en el País Vasco dentro de la fase 1 de desescalada, y a pesar de que estos encuentros sí están permitidos por el Gobierno español dentro de esta etapa. Las reuniones de hasta una decena de personas no solo no están permitidas en los hogares, ya que también están vetadas en las sociedades, txokos o en espacios abiertos, caso de calles, parques, plazas o jardines. Solo está permitido al aire libre en la terraza de un bar o una cafetería, en contraposición con lo que ocurre en el resto de territorios que han avanzado a la fase 1 y que no han establecido ninguna limitación al respecto, por lo que se pueden celebrar reuniones bajo el mismo techo desde este mismo lunes.

Ha sido una medida que no se esperaba tras el decreto de ayer del lehendakari que hoy publica el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV), que no hace alusión a esta prohibición, lo que ya está suscitando dudas jurídicas sobre su encaje legal. Al margen de las incertidumbres que ha despertado un veto que no recoge ni el Boletín Oficial del Estado (BOE) ni el BOPV, la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha justificado esta mañana este impedimento en una entrevista en Radio Euskadi para evitar "concentraciones innecesarias" en el hogar de cara a mitigar la posibilidad de contagios. "Tenemos que evitar esas reuniones, esas concentraciones innecesarias, tenemos que evitar que aumente el riesgo de transmisión del virus, tenemos que actuar con responsabilidad", ha argumentado para dejar bien clara la prohibición: "No se pueden juntar diez amigos en casa, ni en una sociedad o en un txoko".

Foto: Pedro Sánchez, con Teresa Ribera, María Jesús Montero, Salvador Illa y Carolina Darias, en la 9ª conferencia de presidentes, este 10 de mayo. (JM Cuadrado | Pool Moncloa)

Ante el revuelo generado, Beltrán de Heredia ha replicado que las reuniones de personas no está contemplado "en ninguna de las normas" a pesar de que el Gobierno de Pedro Sánchez sí avala de forma específica los encuentros en un mismo domicilio dentro de la fase 1 del plan de desescalada diseñado para el regreso a la 'nueva normalidad'. Además, la consejera ha señalado que las reuniones de hasta diez personas en una terraza de un bar o una cafetería, donde el aforo está limitado al 50% en sintonía con el resto de España, debe ser "ocasionalmente" y "con unas condiciones de distanciamiento de dos metros" entre las diferentes personas.

Las decisiones adoptadas por el Gobierno vasco en las últimas 24 horas han provocado confusión, dudas y malestar entre la ciudadanía. Dentro de la aplicación "más restrictiva" de la fase 1 de desescalada en Euskadi, el Ejecutivo de Urkullu había decidido a última hora de este domingo abrir la mano en material de movilidad al permitir salir del municipio de residencia con movimientos a las localidades colindantes para hacer deporte, visitar a personas mayores y por motivos "socioeconómicos". En todo caso, se mantiene vigente la prohibición de acudir a segundas residencias dentro de la misma provincia dentro de las fuertes limitaciones a la movilidad. Ahora, la prohibición por sorpresa de no permitir las reuniones bajo el mismo techo no ha hecho sino limitar aún más la aplicación de esta etapa de desescalada en el País Vasco.

Foto: Un cartel a la entrada del Condado de Treviño que reclama su nombre en euskera con una 'b' pintada. (EFE)

Este veto, unido a las restricciones iniciales decretadas, no ha hecho sino alimentar las denuncias de las comunidades que no han pasado de la fase 0 a la 1 sobre el "trato de favor" dispensado por el Gobierno español a Euskadi, que "no estaba preparada" para avanzar de etapa y que el Estado lo ha permitido después de que el PNV apoyara la pasada semana en el Congreso la prórroga del estado de alarma. Las críticas se centran en la situación que atraviesa Vizcaya, con "peores" indicadores sanitarios que otros territorios que no han pasado de fase.

De hecho, cada vez son más voces políticas e institucionales que sostienen que las medidas más restrictivas impuestas por el Gobierno vasco obedecen a que los parámetros no son buenos en el que es el territorio vasco por excelencia del PNV, lo que le ha llevado a pactar con el Ejecutivo español una aplicación más restrictiva de esta fase 1 para que toda la comunidad avanzara de etapa de forma conjunta sin dejar atrás a esta provincia. Esta denuncia suma también al PP, EH Bildu e incluso a Podemos en el País Vasco, ya que consideran que la comunidad no estaba preparada en su conjunto para este salto y enmarcan este paso de fase dentro de los acuerdos Madrid-Vitoria para, entre otras cosas, preparar el terreno para la celebración de las elecciones autonómicas en julio, como anhela Urkullu. A este respecto, la candidata a lehendakari de Podemos, Miren Gorrotxategi, ha admitido que ha podido haber un "arreglo" para que el País Vasco pasa a la fase 1 porque "no está en condiciones" de estar en esta etapa.

Cada vez más voces denuncian que las medidas restrictivas se deben a que los datos no son buenos en Vizcaya, el territorio por excelencia del PNV: Podemos en Euskadi incluso habla de "arreglo" para pasar de fase

Ante estas crecientes denuncias, Beltrán de Heredia ha replicado esta mañana que "todos y cada uno" de los tres territorios vascos cumple con los diez indicadores sanitarios exigidos por el Ministerio de Sanidad y ha insistido en que el establecimiento de unas medidas más restrictivas en Euskadi obedece a criterios de "cautela" para "disminuir el riesgo de transmisión del virus" y "evitar una marcha atrás" en la lucha contra la pandemia. "Queremos dar pasos seguros, queremos seguir avanzando en las fases sucesivas y hemos considerado que éstas eran las medidas que, en base al rigor y responsabilidad, hay que tomar", ha remarcado para rechazar que las limitaciones establecidas estén provocadas por la evolución de la pandemia en Vizcaya. "Todos y cada uno de los territorios de Euskadi han cumplido con todos y cada uno de los indicadores que exige el Ministerio de Sanidad. La prueba está superada, el que se adopten medidas más restrictivas, es un principio de precaución y responsabilidad propia", ha subrayado.

Sus manifestaciones inciden en las argumentaciones de Urkullu dentro del decreto que hoy publica el BOPV y que justifica las "restricciones acordadas con el Gobierno español" en base a "un plus de prudencia y seguridad, con disciplina en el rigor científico y con una perspectiva de progresividad". "Ha primado el objetivo de salvaguardar el terreno ganado a la extensión de la pandemia y evitar en la medida de lo posible retrocesos que obligaran a volver a adoptar medidas más restrictivas", asevera el decreto para limitar la movilidad "al marco intramunicipal con diversas excepciones justificadas por motivos laborales, socioeconómicos o familiares" como "una las especificidades para el ámbito vasco".

Foto: Ximo Puig, presidente de la Generalitat, compareció este domingo tras la reunión de las comunidades con Pedro Sánchez. (EFE)

"Conviene la restricción de la movilidad en todo aquello que no sea estrictamente necesario dado que la movilidad facilita las aglomeraciones, y la diseminación de contactos, incrementando el riesgo de propagación del contagio", remarca el decreto, que también pospone la reapertura al público de bibliotecas, museos, y locales y establecimientos en los que se desarrollen actos y espectáculos culturales, lo que sí permite el Gobierno español dentro de la fase 1. Estas limitaciones son enmarcadas en "la determinación del Gobierno vasco de preparar con rigor y solidez el tránsito a la fase 2 que habrá de evaluarse antes de dos semanas".

Euskadi retrasa la apertura de bibliotecas, museos y espectáculos culturales, pero acelera la vuelta a las clases y el trabajo presencial en la Administración

Estas cautelas contrastan, por ejemplo, con el plan en materia educativa y que contempla el regreso a la actividad docente presencial ya desde la próxima semana. Así, las aulas abrirán el 18 de mayo para la llegada de los alumnos de 2º de Bachillerato y los matriculados en FP superior y los de 2º de los grados Medio y Básico, dentro del regreso escalonado a las clases de unos 90.000 alumnos de cara a completar el final del curso académico. Este planteamiento de vuelta a las aulas, de carácter obligatorio para los alumnos a partir de 4º de la ESO –no atiende al ámbito universitario– ha sido puesto en entredicho de forma conjunta por los sindicatos de la enseñanza, que han advertido de que los profesores no acudirán a impartir clases de forma presencial si no se garantizan las medidas de protección y seguridad.

También está envuelto de polémica el regreso "gradual" desde este lunes al trabajo presencial del personal de la Administración General de la Comunidad Autónoma de Euskadi y sus organismos autónomos al considerar los sindicatos que se trata de una medida "prematura". El Gobierno vasco estima que el 60% de la plantilla de la Administración vasca regresará en las próximas cuatro semanas a sus puestos de trabajo presenciales, ya que están exentos de esta vuelta las personas pertenecientes a grupos "especialmente sensibles" al Covid-19, quienes tengan a su cargo a menores de 14 años o mayores dependientes, y aquellos que formen parte del programa de teletrabajo.

Coronavirus Noticias de País Vasco Ertzaintza Iñigo Urkullu PNV Pedro Sánchez
El redactor recomienda