5-12 julio y 20 septiembre, posibles fechas

Suspendidas sin nueva fecha las elecciones en el País Vasco por el estado de alarma

Los partidos vascos se reúnen con Urkullu y acuerdan "dejar sin efecto" los comicios al no poder celebrarse con "las debidas garantías para la salud pública y el ejercicio del derecho de sufragio"

Foto: Urkullu se reúne en Lehendakaritza con los representantes de los partidos vascos este lunes para acordar la suspensión electoral. (Irekia)
Urkullu se reúne en Lehendakaritza con los representantes de los partidos vascos este lunes para acordar la suspensión electoral. (Irekia)

Lo que era un secreto a voces, se ha confirmado esta mañana. Las elecciones autonómicas en el País Vasco previstas para el próximo 5 de abril han quedado suspendidas. Así lo han decidido los partidos con representación en el Parlamento Vasco en el transcurso de una reunión con el lehendakari, Iñigo Urkullu, en la sede de la Presidencia vasca en Vitoria, donde el PP, el PSE-EE, Elkarrekin Podemos, EH Bildu , PNV y Equo han decidido "dejar sin efecto" la convocatoria de los comicios en el "contexto del actual estado de alarma y emergencia sanitaria provocado por la pandemia del Covid-19", sin que exista nueva fecha para su celebración, que estará condicionada por la evolución de la patología. Con posterioridad, Galicia ha seguido los mismos pasos y ha decretado también la suspensión de la cita con las urnas previstas para el mismo día.

Los partidos vascos han consensuado el aplazamiento electoral, que se ha comunicado a través de una "nota conjunta" en la que se justifica que "en la actual situación de declaración de emergencia y estado de alerta no pueden celebrarse las elecciones con las debidas garantías tanto para la salud pública como para el ejercicio del derecho de sufragio". En consecuencia, se acuerda "dejar sin efecto mediante decreto del lehendakari la convocatoria de elecciones al Parlamento Vasco del próximo 5 de abril" mediante una decisión que "se adoptará y publicará en el Boletín Oficial del País Vasco antes del inicio de la campaña electoral", que estaba previsto parra este jueves a las 00:00 horas.

La convocatoria electoral "se reactivará una vez levantada la emergencia sanitaria", momento en el que se retomará "por decreto del lehendakari"

La suspensión de los comicios vascos es sine die, ya que no se ha puesto una nueva fecha. Se ha acordado que la convocatoria electoral "se activará una vez levantada la declaración de emergencia sanitaria" decretada por el Gobierno vasco –no hace alusión al estado de alarma decretado por el Ejecutivo español y que sí aparecía en el borrador de la nota–, momento en el que se retomará "de forma inmediata, oídos los partidos políticos y por decreto del lehendakari". A este respecto, la Ley 5/1990 de Elecciones al Parlamento Vasco en su artículo 46 establece que debe transcurrir un periodo mínimo de 54 días desde la publicación de la convocatoria de las elecciones en el Boletín Oficial del País Vasco hasta su celebración. En un principio, las elecciones estaban previstas para otoño, cuando finalizaba la legislatura, pero el lehendakari optó por adelantarlas al 5 de abril, si bien finalmente la imparable evolución del coronavirus en el conjunto de España –Euskadi es la tercera comunidad con más contagios por detrás de Madrid y Cataluña– ha enterrado los planes de Urkullu.

El decreto que aprobará Urkullu recoge que las nuevas elecciones se celebrarán en la fecha más próxima al levantamiento del estado de alarma con excepción del periodo entre el 19 de julio y el 13 de septiembre

El decreto del lehendakari para dejar sin efecto las elecciones del 5 de abril en virtud del acuerdo político alcanzado, al que ha tenido acceso El Confidencial y que se aprobará mañana 17 de marzo, refleja que la nueva convocatoria electoral "se expedirá en la fecha más próxima posible al levantamiento tanto del estado de alarma como la declaración de emergencia sanitaria [aquí sí se hace alusión al estado de alarma], que implique la celebración en domingo, con excepción de los comprendidos entre el 19 de julio y el 13 de septiembre, ambos inclusive, atendiendo a lo previsto en el artículo 46 de la Ley 5/1990 de Elecciones al Parlamento Vasco". Esto hace que, atendiendo al periodo de tiempo descartado, las posibles fechas para las nuevos comicios sean el 5 o el 12 de julio o el 20 de septiembre por ser los domingos anteriores y posterior a la época desechada.

A la reunión, que ha comenzado a las 10.00 horas en la sede de Lehendakaritza y se ha prolongado por espacio de tres horas, han acudido en representación del PNV su presidente Andoni Ortuzar y el miembro de la Ejecutiva 'jeltzale' Joseba Urrutikoetxea, mientras que por parte del PSE-EE ha estado presente su secretaria general y candidata a lehendakari, Idoia Mendia. Por su parte, EH Bildu ha participado con su coordinador general, Arnaldo Otegi, y la candidata a lehendakari, Maddalen Iriarte, Elkarrekin Podemos ha acudido con su cabeza de lista electoral, Miren Gorrotxategi, y el PP ha estado representado por su presidenta interina, Amaya Fernández. Equo, que en la pasada legislatura formaba parte de la coalición Elkarrekin Podemos y que ahora concurrirá en solitario a las elecciones tras el veto de la formación morada, ha participado con su candidato a lehendakari José Ramón Becerra, que ha estado acompañado de la integrante de esta formación Edurne Baranda.

Todos ellos han acordado con el lehendakari suspender las elecciones en virtud del "actual estado de alarma y emergencia sanitaria provocado por la pandemia del Covid-19", y que ha sido comunicado a través de una nota conjunta para hacer "públicos" los diferentes acuerdos adoptados, caso del aplazamiento electoral sine die y la reactivación de la convocatoria electoral una vez se levante la declaración de emergencia sanitaria decretada por el Gobierno vasco y el estado de alarma oficializado por el Ejecutivo español este pasado sábado. El estado de alarma, que ha derivado en la limitación de los movimientos dentro del confinamiento general de la población impuesto por el Estado, se mantiene activo desde este domingo por espacio de 15 días prorrogables.

El aplazamiento electoral era un hecho asumido en términos generales a tenor de la imparable expansión del coronavirus y la posterior declaración de emergencia sanitaria en Euskadi y del estado de alarma en España para frenar la epidemia, si bien el vacío legal que existe en el ordenamiento jurídico español ante una situación de esta excepcionalidad –se trata de una situación inédita en el Estado, que nunca ha afrontado la suspensión de unas elecciones convocadas– añadía incertidumbre y dudas legales en relación al competente para decretar la cancelación de los comicios o el procedimiento a seguir. A este respecto, este sábado durante su comparecencia para dar cuenta de las medidas impuestas por el Consejo de Ministros dentro del estado de alarma de cara a contener el avance de la pandemia, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había considerado "poco razonable" celebrar las elecciones autonómicas vascas y gallegas en el actual escenario, pero había dejado en manos de los partidos de estas comunidades adoptar una decisión al respecto.

El aplazamiento electoral ya estaba en la agenda del lehendakari antes de que se decretara el estado de alarma. Para entonces, el Gobierno vasco estaba analizando “legal y jurídicamente” si la expansión del coronavirus podía afectar a la celebración de las elecciones autonómicas del 5 de abril. Precisamente, el informe elaborado por el Servicio Jurídico Central del Gobierno vasco sobre "la gestión de la convocatoria electoral al Parlamento Vasco y el contexto actual de crisis de salud pública" ha servido al Ejecutivo de Vitoria de sustento para que este lunes los partidos hayan acordado dejar sin efecto los comicios.

El informe determina que, si se atiende a la búsqueda de soluciones en la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), en el marco legal existente "no existe ninguna previsión expresa relativa a la posibilidad o a la competencia para proceder a la suspensión de la celebración de unos comicios una vez han sido convocados y fijada la fecha de su celebración", algo que es inédito en España. Aún admitiendo que existen "ciertas rigideces en cuanto a la modificación de la fecha de celebración de los comicios en función de razones de seguridad jurídica respecto a la fecha fijada", el informe determina que "es lógico pensar que, si alguien ha de tener la potestad de suspender las elecciones, siempre con anterioridad al inicio de la votación y mediante la convocatoria de una nueva fecha, es también el lehendakari".

Los servicios jurídicos del Gobierno vasco admiten que no existen "previsiones legales explícitas" ante estos casos, pero "desaconseja" la cita electoral: "Es perjudicial para la salud pública y la democracia"

"La ley daría la cobertura para poder prorrogar o aplazar, sin perjuicio de que la decisión de prorrogar o aplazar y de volver a convocar quedara en las mismas manos del hasta ahora competente (en nuestro caso el lehendakari)", establece, siempre desde el punto de partida de que "no existe en este marco legal una previsión explícita sobre quién puede tomar decisiones que permitan alterar el desenvolvimiento esperado de los acontecimientos". "No existen previsiones legales explícitas que sugieran soluciones o alteración de los comportamientos que nos permitan contabilizar con facilidad las reglas a seguir con las nuevas circunstancias impuestas y sus propias reglas", remarca.

En cualquier caso, el informe "desaconseja" la celebración de los comicios "desde una perspectiva de salud pública" en un contexto de "situación de emergencia epidemiológica por no poder garantizarse ni la protección de la salud pública en la medida necesaria, ni el normal desenvolvimiento de las elecciones sin que se afecte al derecho de participación de los ciudadanos y el libre ejercicio del derecho de sufragio". "Celebrar las elecciones en este contexto puede ser perjudicial tanto para la salud pública como para la democracia y el libre y normal ejercicio del derecho de sufragio", asevera.

Comparecencia de Urkullu

El lehendakari ha comparecido ante los medios de comunicación a las 16.30 horas para dar cuenta del acuerdo alcanzado entre los partidos para la "no celebración" de las elecciones en la que ha sido su cuarta intervención en otros tantos días de forma telemática. En su intervención, ha defendido el aplazamiento de la cita electoral en base a "las exigencias de los principios de libre expresión de la soberanía popular, igualdad, pluralismo, transparencia y objetividad", los cuales "hacen imprescindible que se garantice a la ciudadanía y a los partidos el ejercicio del derecho de sufragio en igualdad de condiciones y oportunidades".

En este sentido, ha "agradecido profundamente" la "altura de miras y el tono constructivo" de todos los partidos con representación en el Parlamento Vasco, así como su predisposición a favorecer un punto de encuentro para encontrar "una salida razonable a una situación de inédita excepcionalidad". "Hemos constatado la imposibilidad de realizar, en condiciones mínimas razonables, la campaña electoral y la celebración de la votación en las fechas previstas. Hemos adoptado, de común acuerdo, las prevenciones necesarias para garantizar que las elecciones se celebren tan pronto como la mitigación de la situación de emergencia sanitaria lo permita", ha expuesto. La celebración de la cita electoral tan pronto como sea posible se asegura, según ha precisado Urkullu, mediante "un procedimiento de garantías" para una convocatoria que "habría de realizarse inmediatamente después de constatarse la desactivación de la declaración de emergencia sanitaria" vigente en Euskadi.

El lehendakari ha trasladado ya los presidentes de la Junta Electoral del País Vasco (Juan Luis Ibarra) y del Parlamento Vasco (Bakartxo Tejeria) el acuerdo alcanzado entre los partidos vascos, junto al informe sanitario emitido por el viceconsejero de Salud para justificar el aplazamiento de los comicios vascos y la propuesta de Decreto que prevé emitir este martes tras la deliberación del Consejo de Gobierno, de cara a que aborden la situación como "partes involucradas" y realicen las "observaciones oportunas". Precisamente, los representantes de la Junta Electoral de Euskadi se reunirán este martes de forma telemática a las 10.00 horas para analizar el acuerdo alcanzado por Urkullu y los partidos vascos para suspender las elecciones autonómicas.Preguntado por los medios vía telemática por la posibilidad de que la Junta Electoral no avale el acuerdo, el lehendakari ha respondido que no está "en esa posición" y no se deben "adelantar acontecimientos".

"Las Juntas Electorales carecen de competencias para la suspensión o aplazamiento electoral: son órganos para la resolución de problemas o dudas sobre el desenvolvimiento del proceso electoral"

En todo caso, el informe elaborado por los servicios jurídicos del Gobierno vasco es muy claro a la hora de negar a la Junta Electoral, ya sea la central o autonómica, cualquier capacidad para suspender o aplazar las elecciones en función de lo establecido en la LOREG. "Resulta importante tener en cuenta que las Juntas Electorales (de ámbito central estatal o de ámbito autonómico) dibujadas en este marco legal carecen de competencias para acometer medidas como una suspensión, aplazamiento o convocatoria electoral. Son órganos para la resolución de problemas o dudas sobre el desenvolvimiento del proceso electoral. No son órganos investidos ni de las 'autoritas' ni de la 'potestas' necesarias para adoptar decisiones políticas de la gravedad y dimensión que intuimos han de tomarse para poder hacer frente y, en su caso, paliar los graves e inminentes riesgos para la salud pública", sentencia el informe.

En todo caso, ante la "laguna legal" existente, el informe deja constancia de que "no se nos escapa la recomendación de garantizar en tal proceso la participación de las Juntas Electorales y, sobre todo, la búsqueda y consecución del máximo consenso posible entre todas las fuerzasa políticas que ya han proclamado sus candidaturas". Al respecto, Urkullu se ha mostrado en su comparecencia "abierto" a analizar cualquier "observación" que se le pueda plantear desde la Junta Electoral vasca.

Oficializada también la suspensión de las elecciones gallegas, Urkullu ha admitido que ya en la noche de este domingo trasladó al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, su intención de suspender las elecciones vascas antes de la reunión con los partidos de este lunes. Y esta misma mañana el lehendakari ha vuelto a contactar con el mandatario gallego para hacerle llegar el borrador del informe realizado por los servicios jurídicos del Gobierno vasco para disponer de las garantías legales necesarias para, en su caso, poder proceder a la suspensión de los comicios, el acuerdo alcanzado con las fuerzas políticas y el decreto que tiene previsto emitir mañana.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios