DEFIENDE SU BUENA RELACIÓN CON ABASCAL

Iturgaiz, de ser cortado para las europeas a pedir el voto contra "el fasciocomunismo"

Casado recurre tras sacrificar a Alonso al expresidente del PP vasco, que en abril había dejado la política, desilusionado, tras ser relegado de los puestos de salida en las elecciones a Bruselas

Foto: Carlos Iturgaiz. (EFE)
Carlos Iturgaiz. (EFE)

Abril de 2019. El expresidente del PP vasco Carlos Iturgaiz deja la actividad política tras ser relegado a un segundo plano en las listas para las elecciones europeas del 26 de mayo, y que le dejaba sin opciones de reeditar su escaño al Parlamento Europeo tras 15 años de servicio en Bruselas. Lo hace molesto y con cierto tono crítico hacia Génova. No alza la voz con contundencia contra la dirección del partido, pero sí deja constancia de su disgusto por la decisión de Pablo Casado de no valorar su dedicación al partido durante largos años al privarle de un puesto de salida en las listas –le había situado en el puesto 17 y las encuestas les daban en el mejor de los casos 14 escaños a los populares–. La medida es recibida con “sorpresa, tristeza y desilusión” por el afectado, que, arrinconado por el partido, se ve forzado a dar un paso atrás y a abandonar la actividad política. Iturgaiz ha expresado su desea de "aunar fuerzas" con la formación de Abascal, de quien ha dicho que es una "persona maravillosa".

Febrero de 2020. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, comparece este domingo de urgencia después de que el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, diera a conocer instantes antes a través de su cuenta de Twitter que había sido fulminado por Casado y que no iba a ser candidato a lehendakari de cara a las elecciones autonómicas del 5 de abril a raíz de la crisis abierta por el acuerdo para ir en coalición con Ciudadanos y que había llevado al exministro de Sanidad a rebelarse contra el pacto alcanzado en Madrid con la formación naranja por "haber sido excluido de las negociaciones". En esta comparecencia, Egea desvela que el aspirante de la coalición a Ajuria Enea será… Carlos Iturgaiz.

De ser 'cortado' para las europeas y empujado a salir del partido y de la vida política tras verse apartado por la dirección nacional, Iturgaiz retorna ahora, diez meses después, a la primera línea política a instancias de Casado. Y ha debutado con una llamada a iniciar desde el País Vasco el reto de hacer frente al "proyecto 'fasciocomunista' que quiere romper España" a la vez que hacía un llamamiento al "voto útil" de los simpatizantes de Vox para que apoyen su candidatura.

En una entrevista en Esradio, Iturgaiz ha confiado en "animar a los votantes vascos de centro derecha" y así contribuir desde la comunidad autónoma vasca "a frenar el avance del frente popular que hoy gobierna España entre los socialistas, comunistas, nacionalistas y batasunos". "Solo tengo para Alfonso Alonso las mejores palabras y elogios por su compromiso con el PP porque hemos seguido una trayectoria política juntos", ha expresado, al tiempo que se ha mostrado "convencido de que todos van a tirar del carro" de la lista de cara al 5 de abril.

El inminente candidato de la coalición de PP y Ciudadanos, ha asegurado mantener "una fantástica relación" con el líder de Vox, Santiago Abascal, porque "es una persona maravillosa", y ha recordado que fue presidente de Nuevas Generaciones del País Vasco cuando él era su presidente. Según ha indicado, existen "diferencias entre PP, Cs y Vox en cuestiones autonómicas y europeas", pero hay planteamientos en los que están "muy cerca", como se ve en la coalición que gobierna en Andalucía. Iturgaiz ha apostado por que la coalición "se mantenga" y que se pueda sumar a Vox.

La llegada de Iturgaiz supone la fotografía que Génova había buscado desde el primer momento: la cabeza de Alfonso Alonso, cuya relación con Casado ha estado marcada siempre por la tensión y la falta de confianza. Si la dirección del partido proclamó hace unos días candidato a lehendakari a Alfonso Alonso, no sin un prolongado suspense –fue a última hora y tras rechazar previamente varias veces su confirmación, alimentando así de forma consciente los rumores sobre las dudas existentes en torno a su figura–, fue ante la ausencia de otro aspirante con garantías para abanderar la lista. Tampoco Génova tenía mucho margen de maniobra ante la decisión del lehendakari Iñigo Urkullu de adelantar las elecciones al 5 de abril, la primera fecha posible desde el punto de vista legal.

La rebeldía de Alonso ha sido la gota que ha colmado el vaso para Casado, que, en la búsqueda de un candidato alternativo, ha recurrido a Iturgaiz en su condición de figura histórica del PP vasco. De este modo, el que fuera parlamentario europeo durante 15 años regresa a la política ni un año después como líder de los populares vascos de cara a unas elecciones que se antojan trascendentales para el partido, que se juega caer en la irrelevancia política el 5 de abril en el permanente declive electoral en el que está inmerso. Será su segunda vez al frente de la plancha del PP en unas elecciones autonómicas después de liderar la lista en los comicios de 1998, cuando los populares obtuvieron unos históricos resultados al convertirse en la segunda fuerza política más votada. Casado ha confiado ahora en él como en su momento lo hizo el ministro de Interior Jaime Mayor Oreja, su gran valedor político en los años en los que ETA hacía estragos en las filas populares.

Alonso contaba con el respaldo mayoritario del PP vasco de cara a su candidatura a lehendakari, que ahora estará liderada por Iturgaiz. Paradójicamente, el PP vasco no ocultó su malestar en abril por la decisión de la dirección del partido de dejar fuera a Iturgaiz de los puestos de salida de cara a las elecciones europeas del 26 de mayo, lo que, según reprocharon, empujó al expresidente de los populares vascos a abandonar la política por la puerta de atrás. El equipo de Alonso, que apoyaba la permanencia de Iturgaiz una nueva legislatura en Bruselas, entendía su presencia en los puestos de cabecera de la plancha electoral como un gesto de Génova hacia el PP vasco, que ya había quedado relegado a un segundo plano en la dirección del partido tras la llegada de Casado a la presidencia del partido después de que los populares vascos apoyaran de forma mayoritaria a Soraya Sáenz de Santamaría en la pugna interna por suceder a Mariano Rajoy.

El PP vasco mostró su malestar por la decisión de la dirección del partido de dejar fuera a Iturgaiz de los puestos de salida de cara a las elecciones europeas

La protesta la evidenció el presidente del PP de Álava, Iñaki Oyarzabal, que lamentó que Génova dejara sin opciones de reeditar su escaño en el Parlamento Europeo a una persona “valiosísima” y un “referente para todos los populares, no solo para los vascos”, y más en plena ofensiva del nacionalismo catalán y vasco en las instancias europeas –los populares vascos entendían que la presencia de Iturgaiz en Europa podría servir de contrapunto a la representación del PNV y EH Bildu–. La configuración de las listas europeas llegó, además, después de que el presidente del PP hubiera impuesto a los candidatos a las elecciones generales por Vizcaya (Beatriz Fanjul) y Guipúzcoa (Iñigo Arcauz) en contra del criterio de los populares vascos, que no escondieron su malestar por esta decisión unilateral.

También el propio Iturgaiz, que había sido integrado en el Comité Ejecutivo de Casado como secretario de cooperación tras las primarias internas pese a apoyar a Sáenz de Santamaría, confiaba en ocupar un puesto que le otorgara un escaño en Bruselas por su trayectoria y su lucha a favor de las libertades en el País Vasco y en España desde el hemiciclo europeo. Por ello, desilusionado, no dudó en protestar por la “mala noticia” que suponía la decisión de Génova. “Era importante que estuviera el PP vasco para defendernos ante una amenaza de emergencia nacional porque Bildu y el PNV probablemente vuelvan al Parlamento Europeo como monaguillos de Puigdemont”, lamentó para poner en valor sus 15 años de servicio en el PP como “dique de contención” ante la estrategia del nacionalismo vasco y catalán de “internacionalizar el conflicto”.

Iturgaiz no ocultó su malestar por quedarse fuera de los puestos de salida al Parlamento Europeo: Acogió la medida con sorpresa, tristeza y desilusión

Ahora, confirmado como candidato a lehendakari entre la sorpresa del PP vasco, Iturgaiz ha mostrado este mismo domingo a través de Twitter su “ilusión” con la “propuesta de Pablo Casado de liderar" la coalición PP + Cs. “Vuelvo a la política ilusionado”, ha enfatizado el ya líder de los populares vascos de cara a las elecciones autonómicas del 5 de abril, y que, en su primera alusión política, ha subrayado que “somos el referentes en defender la libertad, la Constitución y a España en nuestra querida tierra vasca”.

Su ascenso podría tener consecuencias políticas en el PP vasco, ya que se especula con la posible la salida de Alonso y de parte de la cúpula del partido en Euskadi en desacuerdo con la decisión de Génova. En todo caso, se trata de rumores. Este mismo lunes el PP vasco reúne a la Junta Directiva para abordar todo el proceso que ha derivado con la "expulsión" del presidente del partido como cabeza de lista de cara al 5 de abril. Porque los populares vascos hablan de "expulsión" y no de decisión de "mutuo acuerdo" como ha defendido Egea este domingo. Todo está abierto de cara a la cita de este lunes, donde, como mínimo, se pondrá de manifiesto el mayoritario malestar interno por la actuación de la dirección del partido.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios