EL EURODIPUTADO IRÁ EN EL PUESTO 17

La 'purga' de Iturgaiz eleva el malestar en el PP vasco por las listas electorales de Casado

La configuración de las listas europeas llega después de que el presidente del PP haya impuesto a los candidatos al Congreso por Vizcaya y Guipúzcoa en contra del criterio de los populares vascos

Foto: Carlos Iturgaiz en una imagen de febrero de 2019. (EFE)
Carlos Iturgaiz en una imagen de febrero de 2019. (EFE)

La decisión de Pablo Casado de dejar en un segundo plano al eurodiputado Carlos Iturgaiz, a quien ha situado en un puesto en la lista para las elecciones europeas del 26 de mayo, el 17, que le deja prácticamente sin opciones de salir reelegido, no ha hecho sino acrecentar el malestar que existe en el seno de los populares vascos por la unilateral forma de actuar del presidente del partido a la hora de configurar las diferentes candidaturas de cara a los próximos comicios, sin contar con la opinión de la dirección vasca.

Es un hecho que el PP vasco, que se significó de forma mayoritaria por Soraya Sáenz de Santamaría en el proceso interno para suceder a Mariano Rajoy, ha perdido peso en Génova tras la llegada de Casado, que ha optado por priorizar a las delegaciones afines, relegando a los populares a un papel secundario. En este escenario, los diferentes procesos electorales que se avecinan, los más relevantes de los últimos años para el PP por la configuración del nuevo tablero político, se presentan más allá de lo que deparen las urnas como un importante termómetro para testar el rol, la fuerza, del equipo liderado por Alfonso Alonso dentro del partido a nivel nacional.

La designación de Beatriz Álvarez Fanjul e Iñigo Arcauz, que apoyaron a Casado en las primarias, ha causado un importante malestar en el PP Vasco

Y ya la designación de los cabezas de lista para el Congreso de cara a los comicios generales del 28 de abril ha certificado los temores que existían en el seno del PP vasco, toda vez que Casado ha impuesto a los números 1 por Vizcaya y Guipúzcoa. Sin discusión sobre la presencia al frente de la plancha por Álava de Javier Maroto, que concita el consenso unánime, la designación de Beatriz Álvarez Fanjul e Iñigo Arcauz, quienes apoyaron al actual presidente en las primarias del partido, por Vizcaya y Guipúzcoa respectivamente ha provocado un gran malestar en el PP Vasco, según admiten fuentes populares.

No eran los candidatos deseados por la dirección vasca, que incluso habían realizado gestiones para situar a otras personas como cabezas de lista en estos dos territorios. En Vizcaya, Casado se ha decantado por la secretaria general de Nuevas Generaciones del País Vasco, que reemplaza al veterano dirigente popular Leopoldo Barreda, mientras que en Guipúzcoa ha recuperado a un antiguo concejal y juntero popular que había abandonado la política tras ser defenestrado por el partido debido a su sintonía con la corriente ‘más dura’ y que chocaba con los pretendidos postulados más aperturistas. Arcauz no ha dudado en airear sus importantes diferencias políticas con quien es el hombre fuerte de los populares en Guipúzcoa, el portavoz del partido en el Parlamento Vasco y candidato a la alcaldía de San Sebastián, Borja Sémper, a quien ha reprochado de forma pública que oculte las siglas del PP en su cartel electoral.

Al malestar por el hecho de que Casado no haya contado con el criterio de la dirección vasca de cara a confeccionar las listas para el Congreso –en la que es, además, la primera gran decisión de Genova que afecta al País Vasco– se une ahora la decisión de ‘apartar’ en la práctica a Carlos Iturgaiz del Parlamento Europeo tras 15 años de servicio al reservarle el puesto 17 en la lista, cuando las encuestas que maneja el partido les otorgan 14 asientos en el mejor de los casos. El propio expresidente del PP vasco, que apoyó a Sáenz de Santamaría en la batalla interna por el liderazgo del partido, confiaba en ocupar un puesto que le otorgara plaza fija en Bruselas por su trayectoria y su lucha a favor de las libertades en el País Vasco desde la cámara europea.

Más allá de personalismos, el PP vasco entendía la presencia de Iturgaiz en la plancha europea como un gesto de Casado por la lucha librada contra el terrorismo durante décadas en el País Vasco y, ya con la mirada en el futuro, como una apuesta por los populares vascos en el proyecto del partido en plena ofensiva del nacionalismo catalán y vasco. Por ello, no ha sentado bien que se le relegue en esa visión integradora que proclama Casado, y más aún cuando la presencia del PNV y EH Bildu en Bruselas se da prácticamente por segura. Ante este movimiento no esperado –Iturgaiz contaba con el apoyo de la cúpula vasca–, el presidente del PP de Álava y candidato al Senado por este territorio, Iñaki Oyarzábal, ha admitido este martes que le hubiera gustado que el europarlamentario ocupara un “mejor lugar” en la lista por ser una persona “valiosísima” y un “referente para todos los populares, no solo para los vascos”. En todo caso, ha evitado abrir cualquier enfrentamiento con Génova al rechazar que esta medida responda a alguna “intencionalidad” y se haya adoptado para castigar a los populares vascos por el mayoritario apoyo dado a la que fuera mano derecha de Rajoy.

Oyarzábal admite que le hubiera gustado que Iturgaiz ocupara un "mejor lugar": Es "un referente para todos los populares, no solo para los vascos"

El PP vasco no quiere alzar la voz contra las decisiones adoptadas por Casado, a quien sí ha criticado Iturgaiz por ‘dejarle fuera’ del Parlamento Europeo con una decisión que le ha provocado “sorpresa, tristeza y desilusión”. Se trata, según asevera, de "un puesto de no salida porque todas las encuestas dicen que estamos muy lejos de sacar 17 escaños". En declaraciones a Efe, ha lamentado que el presidente del PP no cuente con él cuando en los 15 años que lleva en la Cámara europea ha actuado como “dique de contención” ante la estrategia del nacionalismo vasco y catalán de “internacionalizar el conflicto”. “Era importante que estuviera el PP vasco para defendernos ante una amenaza de emergencia nacional porque Bildu y el PNV probablemente vuelvan al Parlamento europeo como monaguillos de Puigdemont”, ha aseverado.

Igualmente, Iturgaiz, que aceptó incorporarse al Comité Ejecutivo de Casado como secretario de cooperación tras las primarias internas pese al apoyo dado a la exvicepresidenta del Gobierno, ha mostrado su disgusto porque no se cuente para las elecciones europeas con el PP vasco, para quien es “una mala noticia” perder el actual eurodiputado. Con su salida de Europa, los populares vascos dejan de tener visibilidad en la Cámara después de largos años de presencia en Bruselas –aunque sí estará el bilbaino Javier Zarzalejos, quien fuera secretario general de la Presidencia del Gobierno con José María Aznar, y que ha sido incorporado en la zona noble de la candidatura por Casado–. Hace cinco años, Iturgaiz también ocupó el puesto 17 de la lista de cara a las elecciones europeas, en las que el PP obtuvo 16 eurodiputados, si bien la renuncia del cabeza de lista, Miguel Arias Cañete, para incorporarse a la Comisión Europea le otorgó un asiento. Pero ahora tiene asumido que la situación es muy diferente y que está sin opciones de volver a contar con un escaño en el Parlamento.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios