ni lazos ni carteles de vox, pp o cs

"¿A qué vino a Rentería? A provocar". Vuelve la 'calma' entre carteles etarras

Los lazos amarillos que recibieron a Rivera han desaparecido de los balcones, pero permanecen por todo el municipio pancartas y pintadas contra la Guardia Civil y en apoyo a los presos de ETA

Foto: Mensaje contra la Guardia Civil en Rentería entre frases de apoyo a los presos de ETA y a los 'luchadores' por Palestina. (J. M. A.)
Mensaje contra la Guardia Civil en Rentería entre frases de apoyo a los presos de ETA y a los 'luchadores' por Palestina. (J. M. A.)

Se fue Albert Rivera de Rentería (Guipúzcoa) y con él los lazos amarillos de grandes dimensiones colgados de los balcones que dieron la ‘bienvenida’ al presidente de Ciudadanos. Un día después del acto electoral, los edificios que abrazan la céntrica plaza de los Fueros han dejado de hablar en amarillo. Donde antes había mucho ruido visual para protestar por la presencia del líder de la formación naranja en el municipio, ahora todo es silencio.

Los balcones están callados, pero lo que no ha desaparecido es el ruido en la calle. El eco de los insultos y las amenazas de los simpatizantes ‘abertzales’ que boicotearon el mitin entre silbidos y caceroladas se escucha muy nítido en un pueblo que sigue elevando la voz contra la presencia de Rivera en el municipio. “¿A qué vino? A provocar”, clama un enojado vecino, que recuerda que Rivera ya acudió a Alsasua (Navarra) hace unos meses a buscar el enfrentamiento. El suyo es un sentir generalizado en este antiguo bastión socialista que se encuentra en manos de EH Bildu desde 2011. Como también lo es de forma mayoritaria que la respuesta ciudadana fue, a grandes rasgos, “ejemplar” y evitó “males mayores”.

Rostros de presos de ETA en las calles de Rentería. (J. M. A.)
Rostros de presos de ETA en las calles de Rentería. (J. M. A.)

Esto es, los gritos de “fascistas”, “cobardes”, “asquerosos” o “hijos de puta”, las amenazas y 'huevazos' a los asistentes al acto, y las contusiones que sufrieron diversos agentes de la Ertzaintza mientras hacían hueco entre la encendida multitud, con cargas incluidas, para permitir que la comitiva electoral de Ciudadanos y los asistentes al acto abandonaran el municipio, es lo “mínimo” que podía suceder ante semejante ‘afrenta’ para el pueblo. Es lo que viene a pensar el alcalde de la localidad, Julen Mendoza, que defiende que hubo “espontaneidad en las personas” que salieron a la calle para protestar contra un acto electoral que hubiera sido “mejor que no se celebrara” porque, según denuncia, “se venía a lo que se venía”.

“Estas fuerzas, como pueden ser Ciudadanos, Vox, etcétera, lo que buscan en esta campaña es generar una cierta provocación para levantar los ánimos de los ciudadanos y, a partir de ahí, situarse como los adalides de la defensa de no sé qué causa del Ebro hacia abajo”, afirma en declaraciones a Radio Euskadi quien es considerado una ‘rara avis’ dentro de EH Bildu por sus alabadas aproximaciones a víctimas del terrorismo para avanzar en la convivencia dentro del municipio. Mendoza, que no se presentará a la reelección en las elecciones municipales del 26 de mayo, impulsó en 2017 un histórico homenaje municipal a los tres vecinos asesinados por ETA —los concejales del PP Manuel Zamarreño y José Luis Caso y el guardia municipal afiliado del PSE Vicente Gajate—, y el pasado año participó en un emotivo homenaje en Rentería al policía nacional Antonio Cedillo Toscano, asesinado junto a otros tres agentes en este municipio en 1982, acompañando a su familia.

Cartel contra la Guardia Civil en una tubería en Rentería. (J. M. A.)
Cartel contra la Guardia Civil en una tubería en Rentería. (J. M. A.)

Han desaparecido los gigantescos lazos amarillos de la plaza de los Fueros, pero lo que no se ha ido con Rivera es la iconografía ‘abertzale’, que sigue estando muy presente en cada rincón de este municipio de cerca de 40.000 habitantes situado a escasos cinco kilómetros de San Sebastián. Pancartas, pintadas, carteles… Rentería habla por los cuatro costados en contra de la Guardia Civil —hay numerosas pintadas y carteles, incluso en el mobiliario urbano, con el habitual 'alde hemendik' (fuera de aquí)—, y en apoyo a los presos de ETA y a favor de la independencia. Numerosos balcones lucen, además, banderas que piden el acercamiento de los etarras encarcelados a prisiones del País Vasco y la libertad de los reclusos enfermos, así como esteladas.

"¿A qué vino a Rentería? A provocar". Vuelve la 'calma' entre carteles etarras

'Es tiempo de lucha', grita en euskera una pared junto a mensajes de 'amnistía' y de 'preS.O.S.'. A escasos metros, en el suelo, hay aplastadas varias rosas que el PSOE ha repartido por el municipio dentro de sus actos electorales junto a un folleto electoral de los socialistas. A su lado, otra pared habla para dejar constancia de que se está en una 'zona antifascista'. Junto a la placa que anuncia que se está en la plaza del lendakari Agirre, se deja bien claro, con letras de grandes dimensiones, que la Guardia Civil no es bienvenida. Son algunos de los mensajes que conforman una iconografía en la que tampoco faltan los rostros de presos de ETA con mensajes de "os queremos en casa" y murales con imágenes de etarras.

Los carteles de EH Bildu y de las juventudes de la coalición ‘abertzale’, Ernai, dominan la calle, donde no hay ni rastro de la publicidad de PP, Ciudadanos y Vox. Ni siquiera hay presencia de estas fuerzas en los espacios electorales habilitados por el municipio con motivo de los comicios generales del 28 de abril, donde conviven carteles de EH Bildu, PNV, PSOE y Podemos. Aunque tampoco hay muchos alardes. El blanco de los paneles se impone a la publicidad de los partidos. Así, por poner un ejemplo, seis de los 12 paneles colocados en una de las entradas de la localidad están huérfanos.

Una rosa pisoteada junto a varios pétalos y un programa del PSOE en el suelo en Rentería. (J. M. A.)
Una rosa pisoteada junto a varios pétalos y un programa del PSOE en el suelo en Rentería. (J. M. A.)

En las elecciones generales de 2016, Ciudadanos obtuvo 682 votos en Rentería, el 3,45% del total de los sufragios. “Esa es su realidad”, subraya Mendoza, para evidenciar que el líder de Ciudadanos acudió a Rentería con una “intencionalidad muy clara”: la de “generar una cierta provocación”, por lo que defiende que "hubiera preferido, como muchas personas del municipio, que no se celebrara" el mitin político. “Si hubiese sido un mitin electoral en un contexto electoral, sin ninguna intención de otro tipo, sería entendible, pero no era ese el objetivo”, remarca, para dejar constancia de que quienes acudieron a protestar contra Rivera eran “personas de diversa ideología, gente muy diversa”.

Mural a favor de presos de ETA en Rentería. (J. M. A.)
Mural a favor de presos de ETA en Rentería. (J. M. A.)

La “espontaneidad” en la respuesta ciudadana al acto electoral de Ciudadanos que aprecia el alcalde es vista, por contra, por Rivera como una actitud constitutiva de delito. De hecho, Ciudadanos ha anunciado que presentará este miércoles una denuncia ante la Fiscalía General del Estado al considerar que se pudieron cometer delitos de odio, amenazas y agresiones. En un principio, Rivera había instado a la Fiscalía a actuar de oficio contra quienes dirigieron "insultos y amenazas" a los asistentes al acto, en el que también participaron el filósofo Fernando Savater y la candidata a las europeas Maite Pagazaurtundua, ya que no barajaba presentar una denuncia. “Si ve algunos de los delitos que vimos en nuestra cara, [el Ministerio Público] debería actuar, me imagino”, había señalado el lunes el presidente de la formación naranja, que veía factible actuar por “delitos de odio”. Pero horas después, el partido decidió que dará el paso de denunciar los hechos ante la Fiscalía. Más allá de las posibles repercusiones judiciales, a nivel político, Rivera atribuye lo que sucedió en Rentería a la "consecuencia de haber dado alas al nacionalismo".

Una panel electoral prácticamente vacío en Rentería. (J. M. A.)
Una panel electoral prácticamente vacío en Rentería. (J. M. A.)

Han pasado más de 24 horas desde que la caravana electoral de Ciudadanos abandonara Rentería y, en el día después, si bien no hay actos electorales, la campaña parece que se ha instalado nuevamente en el municipio, con las reacciones de todos los partidos a lo sucedido el domingo, que se suma a las agresiones, amenazas y coacciones que vivieron el sábado simpatizantes de Vox con motivo de los mítines de Santiago Abascal en San Sebastián y Bilbao —esta formación ha anunciado que presentará una denuncia contra el responsable de la comisaría de la Ertzaintza en la capital guipuzcoana por la "ineficacia, incompetencia y falta de previsión técnica" del dispositivo de seguridad—. Y, como es de esperar, los partidos se reparten la responsabilidad con acusaciones y reproches cruzados. Son muchas y antagónicas las valoraciones, aunque existe una coincidencia generalizada, esa que dice que EH Bildu sigue todavía "muy lejos" de las actitudes democráticas.

Pero este sentir político generalizado no llega a pie de calle en Rentería, donde la izquierda 'abertzale' sigue con su propia democracia, esa que arremete contra los partidos "ultras" por venir al País Vasco y que carga contra la Ertzaintza por "la violencia empleada" contra "la gente que ha protestado de manera pacífica", así como por su "tolerancia y permisividad hacia las provocaciones" de estas formaciones. "Sigamos dando pasos, no abandonemos el camino. Sigamos construyendo ahora este nuevo pueblo", reza la oficina de la coalición 'abertzale' en el municipio.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios