ETA (banda terrorista): Los recelos restan apoyos de Aiete a la cumbre del final de ETA: el PNV irá con todo
El Gobierno vasco no tiene garantías de un final "sin contraprestaciones"

Los recelos restan apoyos de Aiete a la cumbre del final de ETA: el PNV irá con todo

Una amplia delegación 'jeltzale' liderada por Ortuzar acudirá este viernes al encuentro de Cambo, al que no asistirán el PSE, CCOO y las instituciones que estuvieron presentes en el acto de 2011

Foto: Kofi Annan y otras personalidades internacionales durante la Conferencia de Aiete, en San Sebastián, en 2011. (EFE)
Kofi Annan y otras personalidades internacionales durante la Conferencia de Aiete, en San Sebastián, en 2011. (EFE)

La cumbre organizada en la localidad francesa de Cambo para acompañar a la anunciada disolución con ETA sigue rodeada de misterio a poco más de 24 horas de su celebración. La falta de información y las dudas sobre las verdaderas intenciones que persigue este encuentro impulsado por quienes ejercen de mediadores de la banda terrorista en este proceso está provocando importantes recelos en el País Vasco. Esta desconfianza, en todo caso, no llega al PNV, que acudirá a la cita de este viernes con una delegación al más alto nivel encabezada por su presidente Andoni Ortuzar.

El PNV ha decidido respaldar con su presencia una cita de la que nada se sabe todavía más allá de su celebración. Y lo hace, según ha informado la formación ‘jeltzale’, al haber obtenido “plenas garantías” de que no se “blanqueara la negra historia” de la banda terrorista, sino que servirá para “certificar su desaparición unilateral, efectiva y definitiva”, según ha anunciado esta formación. Sin embargo, este aval sobre el final de ETA que asegura haber recibido el PNV no ha llegado al Gobierno vasco, que ha puesto de manifiesto que no ha recibido garantías de que la declaración de disolución de la banda terrorista vaya a ser “unilateral, efectiva y definitiva” -precisamente los mismos términos empleados por el partido de Ortuzar-.

El Gobierno vasco no tiene garantías de que el anunciado pronunciamiento final de ETA sea "claro e inequívoco" y sin "contraprestaciones"

Apenas unos minutos antes del comunicado del PNV, el portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Josu Erkoreka, ha alertado en su tradicional comparecencia semanal para dar cuenta de los acuerdos del Consejo de Gobierno de que no han recibido garantías de que el anunciado pronunciamiento de ETA, previsto para este mismo jueves, sea “claro e inequívoco”, sin “contraprestaciones” y sin posibilidad de “reversibilidad”. Esta es la principal razón por la cual el Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha decidido no estar presente en la cumbre de Cambo, a la que sí acudirá el PNV con una amplia delegación que incluye a los dirigentes Joseba Aurrekoetxea, Joseba Egibar y Pako Arizmendi.

La presencia en Cambo de Ortuzar y el resto de dirigentes 'jeltzales' tiene por misión la “simple vocación notarial” de que “se va a proceder al cierre de una de las páginas más dolorosas de la historia del País Vasco” en su “condición de primera fuerza política” de esta comunidad autónoma.

Se va a dar así el mismo escenario de la Conferencia de 2011 de Aiete, en San Sebastián, que sirvió de pista de aterrizaje para que tres días después ETA anunciara el fin de su actividad armada. El PNV, entonces presidido por el hoy lehendakari Urkullu, sí acudió a esta cumbre, que sin embargo no contó con el respaldo del Gobierno vasco presidido entonces por Patxi López (PSE). En todo caso, los socialistas vascos sí acudieron como partido con una representación política.

No lo harán ahora ante las dudas de que el acto pueda ser utilizado para “contribuir a maquillar la historia” de ETA o “buscar justificaciones a sus crímenes”, según ha constatado su secretaria general, Idoia Mendia. Tampoco estará presente CCOO, otro de los participantes en Aiete, ante la “falta de información” de la cumbre y “por respeto a nuestra propia historia de confrontación contra el terrorismo de ETA”, según ha anunciado este miércoles a través de un comunicado. “No contamos con la información suficiente como para avalar con nuestra presencia un acto como el de Cambo. No parece que la mejor manera de celebrar este encuentro sea bajo esos parámetros (...). Representamos una organización con una larga historia que también ha sufrido la violencia terrorista y haríamos un flaco favor a nuestra memoria colectiva si, con nuestra presencia, contribuimos a blanquear un final que, al menos en sus formas, depende exclusivamente de ETA”, señala.

Su planteamiento contrasta con el de UGT, que enviará una delegación encabezada por su líder en el País Vasco, Raúl Arza, para "dar continuidad a nuestra participación iniciada en Aiete en octubre de 2011, exigiendo a ETA que dejará de asesinar". En esta ocasión, el sindicato acudirá para "certificar, de una vez por todas, que la organización terrorista ETA desaparece definitivamente tras décadas de terror".

El PSE y CCOO no acudirán a Cambo para "no contribuir a blanquear el final de ETA"; UGT irá para "certificar que la banda terrorista desaparece"

El Grupo Internacional de Contacto (GIC) liderado por el abogado sudafricano Brian Currin, impulsor de la Conferencia de Aiete, busca calcar el modelo seguido en 2011 con la organización de esta nueva cumbre junto a los organismos Foro Social y Bake Bidea. Su pretensión es contar con el aval internacional a este paso de ETA a semejanza de lo que ocurrió en el encuentro de San Sebastián, donde estuvieron presentes personalidades internacionales lideradas por el exsecretario general de la ONU Kofi Annan, el exprimer ministro de la República de Irlanda Bertie Ahern, el líder del Sin Feinn, Gerry Adams, o Jonathan Powell, el que fuera jefe de gabinete de exprimer ministro británico Tony Blair, entre otros.

De momento, y a la espera de conocer la presencia internacional, los organizadores del acto de Cambo han fracasado en su pretensión de recibir el aval de las principales instituciones del País Vasco y Navarra. Los ejecutivos de Urkullu y Uxue Barkos no estarán presentes en la localidad francesa, si bien ambos gobiernos están abordando la posibilidad de consensuar una "declaración compartida" de cara al final de ETA. A nivel institucional la Conferencia de Aiete recibió el respaldo del Ayuntamiento donostiarra y de la Diputación de Guipúzcoa, en manos entonces de EH Bildu. Pero ahora ambas administraciones no estarán presentes en Cambo, como tampoco lo harán otros agentes que haces seis años y medio apoyaron el encuentro previo a la declaración de ETA del fin de su actividad armada.

Podemos sí acudirá porque "ha de estar presente en todos los espacios que supongan pasos para la consolidación de escenarios de paz y convivencia"

Quien sí acudirá será Podemos, que este miércoles ha acordado enviar una delegación compuesta por la parlamentaria e integrante de la Ejecutiva de la formación morada en el País Vasco Eukene Arana y el secretario de comunicación, Andeka Larrea. El partido de Pablo Iglesias justifica su asistencia porque considera que “ha de estar presente en todos los espacios que supongan pasos para la consolidación de escenarios de paz y convivencia”. En todo caso, Podemos ha puesto de manifiesto que su presencia “no implica necesariamente la adhesión acrítica” al acto. “Somos plenamente consciente de que queda mucho camino por recorrer en las cuestiones de verdad, justicia y reparación y garantías de no repetición e instamos una vez más a la asunción plena de que el daño causado fue injusto y que no existen víctimas de primera o de segunda”, defiende.

Junto a Podemos no faltará todo el espectro ‘abertzale’. A nivel político, Arnaldo Otegi liderará la amplia delegación de EH Bildu, compuesta por dirigentes del País Vasco y Navarra. También estarán presentes los sindicatos nacionalistas ELA y LAB.

Críticas de Covite

El anuncio de la disolución de ETA previsto para este jueves y el posterior "teatro" de Cambo va a llegar entre las fuertes críticas del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, al Gobierno español por su actitud ante el final de la banda terrorista. Su presidenta, Consuelo Ordóñez, ha sido muy dura y ha acusado al Ejecutivo de Mariano Rajoy de “hurtar a las víctimas la foto de la derrota de ETA” al permanecer “impasible ante sus movimientos”. “Este no es el final de ETA que querían ni la sociedad ni las víctimas”, ha denunciado.

Ordóñez ha formulado estas acusaciones en la presentación en San Sebastián del manifiesto ‘ETA quiere poner el contador a cero’ de los 853 asesinatos cometidos para advertir de que “la cruel historia de terror de ETA no puede quedar impune”. El texto, encaminado a exigir a la banda terrorista que esclarezca los cerca de 400 asesinatos sin resolver, condene su historia de terror y ponga fin a los homenajes públicos a etarras, acumula más de 40.000 firmas en tres días, entre ellas las de intelectuales, representantes de la cultura y víctimas de ETA y del IRA. Numerosas víctimas de la banda terrorista han respaldado la presentación pública del documento, que ha sido leído por Joaquín Echeverría, padre de Ignacio Echeverría, el español asesinado en los atentados yihadistas de Londres el 3 de junio de 2017.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios