el lendakari no comparte el "enfoque político y ético" de la cumbre

ETA fracasa en su objetivo de que Urkullu y Barkos avalen su anunciada disolución

Los presidentes del País Vasco y Navarra no acudirán el próximo 4 de mayo a la cumbre de Cambo previa al fin de la banda terrorista, que perseguía el máximo respaldo institucional a este proceso

Foto: Uxue Barkos e Iñigo Urkullu, durante una reunión institucional. (EFE)
Uxue Barkos e Iñigo Urkullu, durante una reunión institucional. (EFE)

ETA ha fracasado en su intento de que los presidentes del País Vasco, Iñigo Urkullu, y Navarra, Uxue Barkos, avalen su anunciada disolución con su asistencia a la cumbre previa organizada por los organismos que ejercen de mediadores de la banda terrorista en este proceso. Su ausencia del acto previsto para el viernes 4 de mayo en la localidad francesa de Cambo-les-Bains echa por tierra la pretensión de ETA de contar con el apoyo de ambos ejecutivos dentro de su objetivo de lograr el máximo respaldo institucional y social a su denominado “final de ciclo”.

Ni 24 horas ha durado la pretensión de los organizadores de la cumbre —el Grupo Internacional de Contacto (GIC), liderado por el abogado sudafricano Brian Currin, y los organismos Foro Social Permanente y Bake Bidea— de contar con el aval de las principales instituciones del País Vasco y Navarra al proceso que acompaña al anunciado final de ETA, con su presencia en una cumbre a semejanza de la celebrada en 2011 en Aiete, en San Sebastián, y que sirvió de pista de aterrizaje para que la banda terrorista decretara tres días después el fin de su actividad armada. A esta cita no acudieron los ejecutivos vasco y navarro, en manos entonces del PSOE y UPN, y tampoco lo harán en esta ocasión ambas instituciones, a pesar de estar controladas por el nacionalismo.

El llamamiento a la participación institucional realizado el lunes por la tarde en Bayona por los organizadores de la cumbre previa a la disolución de ETA —el comunicado de la banda terrorista está previsto para un día después— se ha quedado sin efecto a las primeras de cambio. Su pretensión era sumar a Urkullu y Barkos para lograr el mayor respaldo institucional al proceso de disolución de ETA, para el que buscan además la implicación de la comunidad internacional. No es el primer no que reciben de estos presidentes autonómicos, que ya dieron calabazas a quienes ejercen de mediadores de la banda terrorista hace un año para respaldar el desarme parcial en una jornada celebrada el 8 de abril en Bayona (Francia).

"Lo fundamental es el fondo de la cuestión, los términos de la disolución de ETA, y no tanto la escenografía que la acompaña", defiende Erkoreka

Ni el lendakari ni ningún otro miembro del Gobierno vasco estarán presentes en Cambo, tal y como ha desvelado hoy con contundencia el portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Josu Erkoreka, en su habitual comparecencia de los martes tras el Consejo de Gobierno. El gabinete de Urkullu, que ya ha comunicado su decisión a los organizadores del evento, justifica su ausencia porque en esencia “no se dan las condiciones previas necesarias” para enviar una representación institucional a Villa Arnaga, el palacete de principios del siglo XX que acogerá el encuentro. En otras palabras, no comparte el “enfoque político y ético” que se le quiere dar al acto, considera que su “contenido y diseño está cerrado y no ha sido consensuado”, y entiende que “pretende avalar una declaración de ETA cuyo contenido aún no se conoce”.

Pero junto a estas tres razones, el Ejecutivo vasco esgrime que, más allá de toda la parafernalia que rodea al anunciado final de ETA, “lo fundamental es el fondo de la cuestión, los términos en los que va a producirse la fórmula de disolución de ETA y no tanto la escenografía que la acompaña”. En todo caso, Erkoreka ha querido trasladar el “respeto” del Ejecutivo de Vitoria a un acto al que no hay que “quitar importancia”, toda vez que “puede contribuir a que ETA desaparezca” tras más de medio siglo de sanguinaria trayectoria. “El Gobierno no resta importancia al hecho de la desaparición de ETA, que es ciertamente relevante en la política vasca, pero considera que su lugar no está en ese acto, sino en otra parte”, ha zanjado.

Urkullu se reserva una valoración “sopesada” para cuando llegue el comunicado oficial de ETA sobre su disolución, tal y como ya dejó constancia con motivo del último pronunciamiento de la banda terrorista hasta la fecha, en que asumió un perdón selectivo al dirigirse solo a aquellas víctimas que “no tenían participación directa en el conflicto”. En todo caso, en su breve valoración, el lendakari ya incidió en la exigencia a ETA de que en su última palabra pública debe tener “la misma consideración a todas las víctimas” y pedir perdón a todas ellas. “Esperamos claridad en la confirmación de la desaparición definitiva de ETA y una misma consideración ética para todas las víctimas”, ha incidido este martes Erkoreka.

Menos contundente ha estado Barkos en su pronunciamiento, si bien ha deslizado que el Gobierno foral no estará presente en Cambo el próximo 4 de mayo, al ser preguntada por esta cuestión en un desayuno informativo en Madrid organizado por Nueva Economía Fórum. La decisión se adoptará en el seno del cuatripartito este miércoles, aunque la presidenta de Navarra ha afirmado de forma elocuente que ni ella ni ningún miembro del Ejecutivo estuvieron presentes hace un año en una “escenificación similar” con motivo del desarme parcial de ETA en Bayona.

Barkos se ha mostrado menos contundente, pero ha deslizado que el Ejecutivo no acudirá a la cumbre al recordar que no participó en el acto de desarme

No obstante, ha querido poner el acento en que lo importante no es quién vaya a la cumbre de Cambo sino que “la disolución de ETA sea definitiva”. A este respecto, ha asegurado que es “inadmisible” el “perdón selectivo” de la banda terrorista. “El perdón tiene que ser radical, sin resquicios y sin fisuras”, ha aseverado.

Para llegar a lo que denomina “fin de ciclo”, ETA ha decidido calcar el modelo que precedió a su declaración del cese de la violencia de octubre de 2011 con la celebración de una cumbre en la Casa de la Paz de Aiete. Los organizadores anuncian la presencia de representantes institucionales, políticos y sociales, y de personalidades internacionales, a la cumbre de Cambo, de la que todavía se desconoce su contenido. Hace seis años y medio, el evento en San Sebastián, que sí recibió el apoyo político del PNV, contó con la presencia de Kofi Annan, ex secretario general de la ONU, Jonathan Powell, quien fuera jefe del gabinete del ex primer ministro británico Tony Blair, el presidente del Sinn Féin Gerry Adams o el ex primer ministro de la República de Irlanda Bertie Ahern, entre otras personalidades internacionales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios