Es noticia
Menú
Seis meses esperando a Toni Cantó y la Oficina del Español, el plan estrella de Ayuso
  1. España
  2. Madrid
Los planes de Madrid para el español

Seis meses esperando a Toni Cantó y la Oficina del Español, el plan estrella de Ayuso

El polémico fichaje del PP para el 4-M tomó posesión en julio, pero desde entonces ha asumido un perfil bajo, sin grandes proyectos y centrado en situar Madrid como un destino prioritario para estudiantes extranjeros

Foto: Toni Cantó e Isabel Díaz Ayuso, en un acto electoral del 4-M. (EFE/David Fernández)
Toni Cantó e Isabel Díaz Ayuso, en un acto electoral del 4-M. (EFE/David Fernández)

Toni Cantó cayó como un elemento extraño en la lista de Isabel Díaz Ayuso para el 4-M. En cuestión de días cambió el naranja de Ciudadanos por el azul y las Cortes Valencianas por la Asamblea de Madrid, pero el destino del número 5 del PP en aquellas elecciones no iba a ser como diputado. Apartado por resolución judicial de la papeleta electoral, encontró acomodo en uno de los proyectos estrella del nuevo Gobierno madrileño, la Oficina del Español. Seis meses después del inicio, y con el festival de la Hispanidad como única referencia, su dimensión está todavía por ver.

Todo lo que rodeó el arranque de la oficina estuvo impregnado de polémica. Etiquetada como un 'chiringuito', fue el primer argumento de la oposición para cargar contra Ayuso. El añadido de Cantó, personaje mediático, multiplicó hasta el extremo cualquier consideración, siempre con el runrún de fondo sobre la afinidad o antipatía de la presidenta. Impuesto por Génova en las elecciones, sin embargo, su visión del actor cambió a medida que recorrían los municipios de la región. Ahora, aunque el Gobierno mantiene que se trata de unos los proyectos capitales del Ejecutivo, la relación es pareja a la que tiene con otros altos cargos. "Cantó fundamentalmente despacha con la consejera y la consejera con la presidenta. Es así como funciona la jerarquía institucional", precisan fuentes regionales.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acompañada por Toni Cantó. (EFE)

El ambicioso comienzo no podía desligarse de Toni Cantó y su extraña irrupción. Con rango de alto cargo, a razón de 75.000 euros al año, el exdiputado de Ciudadanos fue nombrado director el pasado 30 de junio con una pregunta en boca de todos: ¿cuál sería su cometido?

El festival de la Hispanidad, que se celebró entre el 28 de septiembre y el 12 de octubre, dio una pista. Conciertos, exposiciones, conferencias, actividades en los principales museos de la capital y el Instituto Cervantes... Madrid escenificó ser, tal y como anunció Ayuso, el faro del español en el mundo frente al revisionismo histórico agitado por la izquierda. “Mientras hay gobiernos populistas que están negando a sus ciudadanos su mejor legado cultural y violentando su derecho constitucional a conocer y dominar el español, la Comunidad de Madrid sigue trabajando en beneficio de todos: sumando, incluyendo, acogiendo”, dijo la presidenta regional en la presentación, el 17 de septiembre, como una de las líneas maestras de su mandato.

La oficina trabaja en la atracción de estudiantes extranjeros a Madrid, pero aún no se ha traducido en nada concreto

La realidad, sin embargo, es que más allá de este evento multitudinario el trabajo de Toni Cantó sigue envuelto en una nube de dudas e incógnitas y, seis meses después, no hay nada a la altura del interés que generó. También él mismo, que ha pasado a un segundo plano mediático. Si no fuera por su nombre y su pasado, sería un director general más en la Administración. Aunque mantiene su actividad como tuitero, irónico e insistente ante los nacionalismos o Pedro Sánchez, el fichaje estrella del 4-M exhibe un perfil mucho más bajo, sin exponerse y con apariciones públicas a cuentagotas. Su entorno reconoce abiertamente que cualquier movimiento o comentario se magnifica y lo mejor hasta nueva orden es rebajar la temperatura.

Presupuesto de 2022

El presupuesto para 2022 alimenta la idea del vacío en el día a día de la oficina. Desde Más Madrid, principal partido de la oposición, denuncian que en las cuentas para el próximo ejercicio no existe una sola referencia al organismo y la única actividad prevista es la repetición del festival, dotado con 500.000 euros. Esta partida es inédita, habida cuenta de que en 2021 no se recogió como tal, sino que se organizó en torno a varias actividades ya proyectadas y recopiladas posteriormente, con un coste de 893.300 euros. Así consta en una petición de información del partido de Mónica García al Ejecutivo regional a la que ha tenido acceso este diario.

Foto: Manuel Campo Vidal con Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en el debate electoral de 2015. (RTVE)

La aparente vida de funcionario del actor que se pasó a político está a caballo entre su despacho, en el imponente palacio de Alcalá 31, en el centro de Madrid, y las reuniones que mantiene con representantes latinoamericanos, de universidades y de otros colectivos educativos. Según la agenda de Cantó, ha tenido encuentros en las embajadas de Chile, Guatemala, Costa Rica, República Dominicana y con la Universidad Rey Juan Carlos, el Colegio de Arquitectos de Madrid o la Real Academia Española, entre otros. Esa ha sido su labor fundamental en los últimos meses y previsiblemente también lo será a corto plazo. Fuentes de la Consejería de Cultura, donde se enmarca la oficina, explican a El Confidencial que los proyectos "llevan su tiempo" y ninguno está todavía lo suficientemente maduro. "Estamos trabajando", insisten.

Lo único tangible hasta la fecha es el acuerdo de la Comunidad de Madrid con la Federación Española de Asociaciones de Escuelas de Español de Madrid (Fedele), suscrito el pasado 20 de diciembre. Su finalidad es caminar hacia el objetivo de que la región sea una referencia en la divulgación del español, un polo de atracción para estudiantes de todo el mundo. "Siempre hemos tenido claro que la enseñanza del español es algo importantísimo y una oportunidad económica para la región", dijo Toni Cantó durante la presentación de la firma, su última comparecencia ante los medios. La previsión es ampliar estos convenios.

Foto: Toni Cantó, en un acto del PP madrileño en Galapagar. (EFE)

La pretensión es combinar el ámbito educativo con el turístico. En ese sentido, la próxima iniciativa será en Fitur, donde se dará a conocer la estrategia regional. La intención es aumentar el número de estudiantes que llegaron a la comunidad en 2019, cuando fueron 18.000. Este plan, sin embargo, también tiene algunas fisuras a ojos de la oposición. Más allá de si la oficina tiene utilidad o no, la diputada Alicia Torija señala un "problema de concepto", en tanto que se atiende por igual a los turistas y a los estudiantes. "Hay un empeño de la consejera [Marta Rivera de la Cruz] en venderlo como turismo, pero no es lo mismo", critica Torija, que añade que lo más adecuado sería abordar estas cuestiones desde la Consejería de Educación, Universidades, Ciencia y Portavocía y no en Cultura. "No se sostiene", concluye.

Toni Cantó cayó como un elemento extraño en la lista de Isabel Díaz Ayuso para el 4-M. En cuestión de días cambió el naranja de Ciudadanos por el azul y las Cortes Valencianas por la Asamblea de Madrid, pero el destino del número 5 del PP en aquellas elecciones no iba a ser como diputado. Apartado por resolución judicial de la papeleta electoral, encontró acomodo en uno de los proyectos estrella del nuevo Gobierno madrileño, la Oficina del Español. Seis meses después del inicio, y con el festival de la Hispanidad como única referencia, su dimensión está todavía por ver.

Toni Cantó Isabel Díaz Ayuso Madrid
El redactor recomienda