Es noticia
El drama de la 11, la línea de metro que no sabías que existía
  1. España
  2. Madrid
7 paradas en total

El drama de la 11, la línea de metro que no sabías que existía

La Comunidad de Madrid empezará las obras de ampliación en noviembre de 2022 y llegará hasta el barrio de Valdebebas, convirtiéndose en ‘La Diagonal’ que atraviese la ciudad

Foto: La línea 11: futura diagonal de Madrid
La línea 11: futura diagonal de Madrid

La vertiginosa historia de esta línea viene de largo. Pero, antes de nada, nos aseguraremos de que el lector es capaz de situarse en el espacio. Si amplía usted el mapa del Metro de Madrid, abajo a la izquierda encontrará una ‘pseudo línea’. Un total de siete paradas comunican desde el barrio de La Fortuna en Leganés al intercambiador de Plaza Elíptica. La verde oscura. No se alarme si descubre que no la conocía, le ocurre a más gente de la que pudiera parecer.

Escenario 1. Dos amigos están tomando algo en céntrico bar de Madrid. Uno le dice al otro que si ha visto que van a ampliar la línea 11. Su compañero, un tanto incrédulo, y honestamente, poco acostumbrado a viajar en transporte público, le pregunta dónde se ubica dicha línea. La confunde con la 12, MetroSur, que conecta ciudades como Fuenlabrada, Leganés, Móstoles y Getafe. Su amigo le explica que es “la pequeña esa que tiene pocas paradas”. Todo apunta a que el desconocimiento en torno a la 11 es más o menos frecuente.

Foto: Madrid extenderá de norte a sur la línea 11 de metro de Madrid (EFE)

Escenario 2. De tanto en tanto, en la boca de Carabanchel Alto, varios vecinos reparten octavillas a quienes acceden al servicio público. Pero la Comunidad ya ha comunicado la construcción de la ‘diagonal’, un proyecto que abarcará desde Cuatro Vientos a Valdebebas pasando por Atocha, Conde de Casal y el Aeropuerto de Barajas. ¿Qué le ocurre a estos ‘cuatro gatos’ que protestan en la salida del metro?

Que no se fían, dicen. Desde la Asociación de Vecinos de Carabanchel dudan. Llevan casi 40 años luchando por conseguir una buena red de comunicaciones. El niño pequeño del Metro de Madrid quiere hacerse mayor. Todo apunta a que esta vez, en esta historia de falsas promesas, cambios de Gobierno y crisis económicas, la luz al final del túnel -de una boca de Metro pedido a gritos- alcanzará la plenitud.

Pedro Casas es el responsable de esta iniciativa de lucha ciudadana que arrancó en los años 80.

placeholder Inauguración simbólica de un metro inexistente en Buenavista a principios de los 90. (Pedro Casas)
Inauguración simbólica de un metro inexistente en Buenavista a principios de los 90. (Pedro Casas)

40 años a vueltas

Corría el año 1996 cuando, tras una década de protestas, entre un Carabanchel de ladrillos rojos y una Plaza Elíptica íntima de los embudos del tráfico y sin intercambiador, arrancaron las obras de la línea 11. El entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, acordó ampliar la red de conexión desde Plaza Elíptica hasta el tradicional barrio madrileño. Las peticiones tardarían llegar, solo se construyeron las paradas de Pan Bendito y Abrantes y arrancaron las obras del MetroSur, parando el proyecto inicial y centrándose en la conexión de las ciudades colindantes a la capital.

Años más tarde, en 2005, con María Dolores de Cospedal en la Consejería de Transportes y Esperanza Aguirre en la presidencia madrileña, se propuso que la línea 11 iba a ser la M-40 del metro, rodeando ‘la almendra’ que recoge la línea 6. El suplemento regional M2 del diario El Mundo publicaba el 23 de mayo de 2005 que “el proyecto está ya muy maduro; ha dejado de ser un borrador para tener presupuesto, plazo de ejecución, objetivos [...] La decisión política definitiva no está tomada, pero es casi seguro que la presidenta quiera acometer la que ella llama “la M40 del Metro” a partir de 2007, siempre si sale elegida presidenta”.

placeholder 'La M-40 del Metro'. (Archivo M2/El Mundo)
'La M-40 del Metro'. (Archivo M2/El Mundo)

A pesar de ser reelegida en el cargo, esta expansión de línea no ocurrió, pero en 2006 celebraron la inauguración de las paradas de San Francisco, Carabanchel Alto y La Peseta. La cuna de las urbanizaciones con niños pequeños, piscinas, pistas de pádel y, muy seguramente, más conejos que ahora, se comunicaba con el mundo. El PAU de Carabanchel se convirtió entonces en el primer Plan de Ampliación Urbanística con parada de metro y estas tres nuevas estaciones dotaron de conexión a los más de los 50.000 residentes de la zona. Los vecinos lo celebraron, antes y ahora. “Me doy con un canto en los dientes, que llevo viviendo por la Plaza de la Emperatriz más de 30 años y moverme por la ciudad era un calvario”, responde un transeúnte en la calle Gómez de Arteche.

En 2017 se dio un pasó más allá. Cristina Cifuentes anunció, el 27 de septiembre de ese año, la ampliación de Plaza Elíptica a Conde de Casal pasando por Atocha. Desde la Comunidad aseguraban que “serán 6’5 nuevos kilómetros de red y permitirá enlazar la línea 11 con otras líneas y estaciones. Tendrá una inversión de 285 millones de euros, aportados íntegramente por la Comunidad de Madrid. Se estima que podrá entrar en servicio en 2023”.

placeholder 27 de septiembre de 2017. (Comunidad de Madrid)
27 de septiembre de 2017. (Comunidad de Madrid)

Todo iba viento en popa. En febrero de 2019, el presidente Ángel Garrido -quien asumió el cargo tras la polémica dimisión de Cifuentes-, envió una carta a la Asociación de Vecinos de Carabanchel con la intención de continuar con el proyecto: “Es muy grato comunicarle que el Gobierno que tengo el honor de presidir ya tiene prevista la ampliación de la línea 11 [...] 6’5 nuevos kilómetros de línea hasta Conde de Casal, con para intermedia en Atocha”.

En diciembre del mismo año, el vicepresidente de la Comunidad, Consejero de Transportes y portavoz del gobierno regional, Ignacio Aguado, anunció el nuevo trayecto y el coste del mismo: “Se ampliarán las paradas de Madrid Río, Palos de la Frontera, Atocha Renfe, Conde de Casal y, además, la parada de metro que atenderá a las casi 250.000 personas del barrio de Comillas. El proyecto de la ampliación total de la línea consta de más de 400 millones de euros de inversión”.

Foto: Infografía del futuro intercambiador de Valdebebas. (Consejería de Transportes)

Tampoco ocurrió. No obstante, en noviembre de 2020 cambió el devenir de la gafada línea. Ya no sería la M-40 del metro pero sí ‘La Gran Diagonal’, un ambicioso proyecto de más de 40 kilómetros y nuevas paradas alcanzando la Terminal 4 del Aeropuerto y culminando en Valdedebas, que dispondrá desde 2026 de un innovador intercambiador, el primero de los cuatro que pretenden construir en Conde de Casal, Legazpi y Chamartín.

Foto: Estación de Metro de Gran Vía. (Cedida)

¿Qué ocurre, pues, con ‘la maldición de la línea 11’? Todo apunta a que esta vez será la vencida. La ampliación costará un total de 1.700 millones de euros y un plan de obras dividido en cinco tramos: Cuatro Vientos-La Fortuna (presupuesto de 75M); Plaza Elíptica- Conde de Casal (559M); Conde de Casal- Mar de Cristal (dividido en dos, 650M); Mar de Cristal-Valdebebas (350M). “Me da miedo que se invierta el orden. Estamos con la mosca detrás de la oreja porque el intercambiador de Valdebebas estará listo antes que el de Conde de Casal y puede que se planteen el orden de construcción”, confiesa Pedro Casas. Todos los tramos se encuentran en licitación para la redacción del proyecto excepto el esperado hasta Conde de Casal, más avanzado. Los trámites están en marcha para comenzar la licitación de las obras, financiadas con Fondos Europeos, con la intención de finalizar la construcción el cuarto trimestre de 2026.

placeholder Tren de cartón realizado por los vecinos en una de sus propuestas, año 2003. (Asociación de Vecinos)
Tren de cartón realizado por los vecinos en una de sus propuestas, año 2003. (Asociación de Vecinos)

Parece que esta es la buena. El actual Consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, David Pérez, asegura a El Confidencial que "es un proyecto más que aprobado, lo tenemos contemplado en nuestros presupuestos y las obras empezarán en noviembre de 2022". Respecto al orden de construcción, Pérez asegura que “se va a empezar por el tramo de Plaza Elíptica porque tiene mucha afluencia de usuarios y es de las más importantes. Además, había que empezarla antes para poder acogerla en los fondos FEDE (Fondo Europeo de Desarrollo Regional)”.

Los datos recogidos desde el portal de Metro de Madrid indican la afluencia de viajeros de cada estación. La pequeña 11 es la que menos pasajeros transporta después del RAMAL (que conecta únicamente Príncipe Pío con Ópera) con en torno a 18,5 millones de viajeros en lo que va de año. Otras como la 1 o la 3 superan los 200 millones. “Es una línea poco útil. Para ir al centro prefiero cogerme el autobús (34 o 35) para evitarme los dos trasbordos obligatorios”, comenta el portavoz de la Asociación Vecinal de Carabanchel Alto.

Foto: Estimación de Valdebebas en los próximos tres años. (Consejería de Presidencia, Justicia e Interior)

Ciudadanos de la ciudad periférica de Leganés advierten de la necesidad de ampliar la línea para poder acceder a la ciudad de Madrid en Metro. Hasta ahora, la única conexión existente es desde el trasbordo de Puerta del Sur (líneas 10 y 12) en Alcorcón. “Ojalá sea cierto porque podría ir directo sin tener que dar vueltas por todo Madrid sur”, explica un adolescente de Leganés a El Confidencial. Otro joven exclama en alto que le gustaría que hubiera conexión con otras zonas de Madrid, pero los criterios de elección de trayecto se atañen a dos circunstancias: la cantidad de población y servicios. La intención de expandir la línea 11 hasta el barrio de Valdebebas se produce porque “va a haber un desarrollo de población muy grande. Entre el hospital, la nueva Ciudad de Justicia, los actuales residentes y todos los que vendrán, sumarán más de 90.000 personas a las que habrá que dotar de un refuerzo en el transporte”, aclara Pérez.

placeholder Uno de los vagones de la línea 11. (A.F.)
Uno de los vagones de la línea 11. (A.F.)

Celebramos el 25 aniversario del inicio de las obras de esta línea con la noticia de ampliación.

Escenario 1 (bis). Año 2027. Dos amigos están tomando algo en céntrico bar de Madrid. Ambos cogen el metro en Atocha, uno dirección Barajas y el otro dirección Cuatro Vientos. De momento, esto es un microcuento. En seis años puede ser una simple, cómoda y asequible gran verdad.

Ciudadanos Valdebebas Transporte Cristina Cifuentes Esperanza Aguirre
El redactor recomienda