Es noticia
Menú
Epidemia de conejos en Carabanchel: "Llegaron en tráilers desde Boadilla"
  1. España
  2. Madrid
NIÑOS SIN RECREO POR LOS EXCREMENTOS

Epidemia de conejos en Carabanchel: "Llegaron en tráilers desde Boadilla"

La alta proliferación de la especie y la ausencia de depredadores son algunas de las causas que fomentan las plagas de conejos

Foto: Conejos dentro del recinto del colegio Pinar de San José. (Foto cedida por Mateo Meléndrez)
Conejos dentro del recinto del colegio Pinar de San José. (Foto cedida por Mateo Meléndrez)

Si tienes hijos de entre tres y cinco años y vives en el PAU de Carabanchel, ten en cuenta que a lo mejor los pequeños no pueden jugar en el patio del colegio. ¿La razón? Una plaga de conejos invade la zona desde hace meses y acceden al interior de los centros educativos. Los públicos Pinar de San José y Maestro Padilla son dos de los más afectados. En menor medida se perjudica el Colegio Ártica, aunque Miguel — un alumno de cuarto de la ESO del centro— recuerda que, cuando estaba en primaria, a veces no podía utilizar 'el huerto del cole' porque los conejos arrasaban con todo.

El problema del Pinar de San José y del Maestro Padilla va un poco más allá: los excrementos de los animales abundan en los patios y los niños corren el riesgo de ingerirlos. Además, podrían ser portadores de leishmania y, con solo una picadura de mosquito, existe el riesgo de provocar un brote en seres humanos (como ya ocurrió el año pasado en Fuenlabrada). Lo cierto es que no estamos para más contagios, brotes, olas ni picos de enfermedades, virus o bacterias.

Aunque el interés mediático por la plaga de conejos arrancara hace escasos días, la presencia de estos animales en el barrio es permanente desde los inicios de su construcción. Las urbanizaciones del PAU colindan con el Pinar de San José — plantado en 1906—, con altos montículos de tierra y con senderos rodeados de vegetación al lado de la M-40. La expansión de la especie, considerada plaga cuando interfiere y perjudica en la actividad del ser humano, se remonta a inicios del año pasado. Se alimentan del césped de las urbanizaciones, llenan de excrementos los patios y cruzan a la carretera entorpeciendo el tráfico.

Origen de la plaga

Existen varias teorías respecto al origen de los animales en el entorno. El experto en medio ambiente y vecino del barrio, Alejandro Moreno, explica a El Confidencial que “es un lugar propenso para la cría de conejos porque hay montículos y espacios más verdes. Cualquier zona de campo que tenga desnivel facilitará la formación de madrigueras. Además, el hábitat se ha transformado para imposibilitar la existencia de algunas especies [depredadores, como los zorros], pero de otras no, y estos se reproducen masivamente”.

placeholder Madrigueras de conejos en el PAU de Carabanchel Alto.
Madrigueras de conejos en el PAU de Carabanchel Alto.

Las obras urbanísticas del PAU que empezaron en el año 2000 se asentaron sobre campos de tierra donde convivían especies animales y vegetales. La edificación provocó la desaparición de especies depredadoras mientras que los conejos permanecen, incluso, dentro de las propias urbanizaciones. “Esto se nos va a ir de las manos como ocurrió con las cotorras y como ocurrirá con el ganso del Nilo en Madrid Río”, relata Fernando, miembro de la asociación ecologista La mesa del árbol, de Carabanchel Alto.

Este vecino también comparte un rumor con El Confidencial respecto al origen de los animales: “Un compañero nos contó que, cuando terminó la obra de la M-40, al ser tan grande, hubo que rellenar los laterales. Nos dejaron escombros y tiraron grandes cantidades de arena que trajeron de Boadilla. En esos tráileres con tierra, al ser tan grandes, seguro que ya venía algún conejo”.

De una sola hembra salen 100 conejos al año

También hay que tener en cuenta su capacidad reproductiva. Una empresa experta en plagas de fauna que a menudo trata con estos animales declara que, “de una sola hembra, salen 100 conejos al año. Antes se reproducían desde mediados de diciembre hasta junio. Desde hace años, hemos comprobado que esto ya no ocurre: se reproducen de forma continuada durante todo el año, no hacen ningún parón”.

El veterinario, cazador e investigador en mixomatosis y plagas de conejos, Raúl Manjavacas, explica que, “en la cadena trófica del ecosistema ibérico, el conejo es la base. Cualquier depredador puede comérselos. Si construyes edificios y carreteras, los depredadores desaparecen, pero los conejos no: son muy prolíficos y tienen alimento de sobra en parques y cualquier lugar con hierba”.

Posibles soluciones

Los centros educativos denunciaron la situación al Ayuntamiento y se llevaron a cabo diferentes acciones. Por un lado, el refuerzo del vallado de los colegios públicos; por otro, la extracción y traslado de los animales de estos espacios. Acompañamos a Mateo Meléndrez, vocal de la Junta de Distrito de Carabanchel y padre de dos alumnos del colegio Pinar de San José afectados por la plaga. Comprobamos que la efectividad de las placas es insuficiente con el cráneo de un conejo adulto (localizado en la zona de Piqueñas, a escasos 400 metros del colegio). “Es un proyecto bien encaminado, pero la realidad es que no funciona”, explica Meléndrez.

placeholder Cráneo de conejo adulto recogido por Mateo Meléndrez en Piqueñas.
Cráneo de conejo adulto recogido por Mateo Meléndrez en Piqueñas.

Los animales continúan teniendo acceso al recinto escolar dificultando el tiempo libre de los niños. “Los pequeños de tres años no diferencian los excrementos y pueden ingerirlos, pero, vamos, que llevan sin salir al patio desde el año pasado. Esta mañana he salido a andar al lado del colegio y he contado como 10 conejos correteando por ahí”, cuenta Isabel, abuela de uno de los menores afectados.

Además de las placas, se recurren a resistentes mallas conejeras. “Esto es perfecto. La calidad del material es buenísima, el único problema es que no abarca todo el centro. Siento que es dinero público tirado a la basura, porque hacer estas obras cuesta mucho dinero y esfuerzo, y lo agradecemos, pero no es tan funcional como parece”, detalla Meléndrez

Otra de las acciones se practica con depredadores. “El curso pasado entraron con hurones y sí consiguieron quitar un gran número de conejos, pero a las pocas semanas estábamos igual”, continúa el vocal. Pero ¿qué hacen con ellos? Un trabajador de la empresa especializada en el control de faunas explica el proceso a este medio. “Yo meto el hurón en la madriguera y pongo redes en la salida porque salen todos corriendo. Los cojo vivos y los suelto en fincas donde sean necesarios para otros animales, como, por ejemplo, las águilas”. A no ser que exista el riesgo de que porten leishmania. “En las zonas de la M-50 y M-40 hay más probabilidad de que contengan ese virus y hay que sacrificarlos”.

placeholder Malla conejera por la que no tienen acceso los animales en el CEIP Pinar de San José.
Malla conejera por la que no tienen acceso los animales en el CEIP Pinar de San José.

Manjavacas detalla que “trasladarlos a cotos de caza es lo más barato, pero antes se necesita un control veterinario para comprobar que no portan enfermedades”. Por su parte, Juan García de Ecologistas en Acción argumenta que “habría que establecer estrategias y estudios para tener las zonas controladas y conocer el desarrollo y proliferación de estos animales”.

Más espacios afectados

Pero la plaga no solo perjudica a los centros educativos y urbanizaciones. El huerto urbano comunitario del Pinar de San José también ha tomado medidas al respecto. “Vienen a comerse las hortalizas y, entre los vecinos, hemos reforzado una malla para evitar que entren”, cuentan algunos afectados desde el propio huerto.

placeholder Malla conejera del huerto puesta por los vecinos.
Malla conejera del huerto puesta por los vecinos.

Los animales también acceden al centro de acogida Puerta Abierta y el centro de protección animal Madrid Salud, en la carretera del Barrio de la Fortuna. Trabajadoras del primero cuentan que “son inofensivos, pero sí suelen aparecer sobre las 8 de la tarde porque tienen las madrigueras al lado”.

Las asociaciones ecologistas realizan tareas de protección medioambiental como el plantado de árboles en el Pinar. García confiesa que “tenemos asumido que están [los conejos] por todas partes. Cuando hacemos plantaciones, tenemos que proteger los árboles pequeños para que no se los coman”.

placeholder Pequeños árboles protegidos.
Pequeños árboles protegidos.

Desde el Ayuntamiento están tomando medidas. El pasado viernes se produjo una visita de inspección por parte de técnicos de la Junta y la empresa medioambiental que tratará el caso en el Maestro Padilla. A su vez, el próximo 8 de noviembre se llevará a cabo la segunda acción en el Pinar de San José a la que acudirá una empresa especializada y trabajará durante una semana para evitar más altercados. Los vecinos esperan que esta vez funcione: “La única petición real, como no podemos actuar directamente en el ecosistema, es que las mallas de los colegios sean impermeables a los conejos”, sentencia Meléndrez.

Si tienes hijos de entre tres y cinco años y vives en el PAU de Carabanchel, ten en cuenta que a lo mejor los pequeños no pueden jugar en el patio del colegio. ¿La razón? Una plaga de conejos invade la zona desde hace meses y acceden al interior de los centros educativos. Los públicos Pinar de San José y Maestro Padilla son dos de los más afectados. En menor medida se perjudica el Colegio Ártica, aunque Miguel — un alumno de cuarto de la ESO del centro— recuerda que, cuando estaba en primaria, a veces no podía utilizar 'el huerto del cole' porque los conejos arrasaban con todo.

Madrid
El redactor recomienda