crisis coronavirus

La compra fallida de Madrid a una empresa de altavoces que ofrecía mascarillas FFP2

La compra se gestionó a través de la Agencia para la Administración Digital. La firma Tower TBA es un proveedor habitual de esta institución en cuanto a dispositivos audiovisuales

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

El 15 de abril, la Comunidad de Madrid compró 53.000 mascarillas FFP2 a Tower TBA, una empresa especializada en "sistemas de audio". El contrato se cerró mediante la tramitación de emergencia sin publicidad por 189.183 euros con IVA, pero cuando el proveedor se disponía a entregar el lote, las autoridades se dieron cuenta de que se trataba de un modelo distinto al que les habían mostrado en un primer momento: "No se retiraron porque ni siquiera se recibieron. Directamente no se recepcionaron al no cumplir con lo contratado. Se contrata un tipo de mascarilla para la cual aportan unidades de testeo y luego no entregan esas", aseguran desde la Consejería de Presidencia, responsable de la adjudicación.

La compra fallida se gestionó a través de la Agencia para la Administración Digital de la Comunidad de Madrid. Tower TBA es un proveedor habitual de esta institución en cuanto a dispositivos audiovisuales, y en marzo de este mismo año, entregó 110 setas con altavoz y 215 webcam a la mencionada agencia por 42.573 euros. Las mascarillas, sin embargo, no aparecieron en su catálogo hasta que llegó la crisis del coronavirus: "En un momento en el que había un desabastecimiento muy grave de mascarillas, disponía de ellas. El proveedor fue quien ofreció las mascarillas", afirman desde Presidencia. "Eran para el uso de sus técnicos, que en muchas ocasiones tienen que desplazarse a otros centros de trabajo, incluidos centros sanitarios".

La idea pasaba por comprar suficientes mascarillas "hasta fin de año" para los técnicos de la agencia, pero al producirse la entrega, la Consejería se encontró con que habían cambiado de modelo: "Cuando se entregó el material contratado, se procedió a comparar con la muestra previa del proveedor y se verificó que era de calidad distinta, de modo que no se recepcionó el material entregado y se devolvió al proveedor". En lugar de pedir un nuevo lote, Presidencia optó entonces por dar marcha atrás en la adjudicación: "Se han empezado los trámites oportunos para la resolución del contrato por mutuo acuerdo y sin indemnización ni penalizaciones para ninguna de las partes. Cuando terminen esos trámites, se dará cuenta al Consejo de Gobierno y se publicará en el perfil del contratante".

Como ha podido comprobar este medio, Tower TBA, además de este contrato, también aparece en otros 12 publicados en el Portal de Contratación Pública. En la mayor parte de ellos se acuerda la adquisición de altavoces, webcams, lámparas de proyectores, pantallas y demás accesorios audiovisuales, pero ningún suministro es de carácter sanitario. Este periódico se ha puesto en contacto varias veces con la compañía y a fecha de la publicación de este artículo no ha habido una respuesta oficial.

Este no es un episodio aislado. Otra compra que ha levantado polémica ha sido la de los 14 millones de mascarillas que ha repartido la CAM por toda la comunidad autónoma. En el reparto de este material se evidenció que la información que aparece en el embalaje era deficiente. Como ya informó este medio, los certificados de homologación europeos de las mascarillas eran falsos. Y, recientemente, el Instituto de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), a petición de la asociación FACUA, demostró que el filtro de estas mascarillas deja pasar un 40% de las gotas más pequeñas. Esto significaría que las mascarillas que están repartiendo a la población no son FFP2, ya que solo dejan pasar entre un 8 y un 6% de las partículas.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios