en el tiempo de operación

La gran diferencia de romperse la cadera y acabar en La Paz o el Ramón y Cajal

Lo ideal es operarse en 48 horas. En La Paz lo logra el 80% de los pacientes, en el Ramón y Cajal solo el 30%. Un estudio revela que los problemas logísticos del hospital retrasan el 43% de los casos

Foto: Vista aérea del hospital madrileño de La Paz. (EFE)
Vista aérea del hospital madrileño de La Paz. (EFE)

Los expertos sanitarios coinciden. Lo ideal es que cuando se produce una fractura de cadera (generalmente en pacientes de avanzada edad) se opere en las primeras 48 horas. Es lo que se llama un indicador de buena asistencia sanitaria. Pero todo depende del hospital que te toque. Hay una gran diferencia, por ejemplo, si el enfermo pasa por los quirófanos de La Paz o por los del Ramón y Cajal, dos de los grandes centros madrileños. Concretamente, 50 puntos de diferencia. Los últimos datos del Observatorio de Resultados del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) revelan que en la región solo el 52% de las fracturas son tratadas en esas primeras 48 horas.

Es una media (ver tabla), ya que es mucho mejor que te operen en La Paz que en el Ramón y Cajal. Según las estadísticas, en el primer hospital, el 80% de las fracturas son intervenidas en esas primeras 48 horas. En el segundo, solo el 30%. Otros dos importantes centros, como el Gregorio Marañón y el 12 de Octubre, tienen porcentajes inferiores al 40%. El mejor posicionado es el de Villalba, de gestión mixta. De hecho, entre los cinco con los mejores ratios solo hay uno 100% público. El diputado socialista José Manuel Freire, que ha recopilado la información, señala "que aunque está muy bien que la Administración genere datos, está claro que luego no los analiza. Estos revelan desigualdad entre los madrileños. ¿Qué hace la comunidad para corregir esa desigualdad?".

Desde Ciudadanos, también se hacen esta misma reflexión. De hecho, el diputado Enrique Veloso preguntó a la Comunidad de Madrid el pasado mes de diciembre por qué tres importantes hospitales públicos de Madrid, el Ramón y Cajal, el 12 de Octubre y el Gregorio Marañón (que dan asistencia a 1,34 millones de personas, de las que 181.000 tienen más de 65 años), tienen un ratio inferior al 40%. "Estos tres centros cuentan con los medios suficientes para la atención de este tipo de pacientes, pudiendo concluir que la causa de demora de las cirugías a más de 48 horas de su ingreso se debe a las características individuales de cada caso, la patología del paciente y sus circunstancias médicas", señala la consejería. Es decir, que si no hay una intervención más precoz es porque el paciente necesita tiempo para su estabilización y una optimización de su estado general que permita una intervención quirúrgica.

Para el diputado socialista Freire, esta respuesta no se sostiene técnicamente. "Es cierto que cada caso es distinto y que algunos pacientes con determinadas patologías más graves necesitan un tiempo de preparación, pero eso no justifica que haya diferencias tan importantes en hospitales madrileños del mismo nivel y comparables, como por ejemplo son La Paz y el 12 de Octubre, que además tienen población mayor muy similar". De la misma opinión es Carlos Castaño, presidente de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) y traumatólogo del Gregorio Marañón. "Lo deseable es operar en las primeras 48 horas, pero es cierto que estamos hablando de pacientes mayores que en algunos casos, por otras enfermedades o porque hay que retirar ciertas medicaciones, requieren más tiempo de preparación".

Pero son solo ciertos casos. "Hay otro factor para explicar la demora y esta desigualdad entre hospitales. Y es la gestión que se hace de los quirófanos y de los medios humanos", explica Castaño, que da una solución para "apretar la máquina asistencial y que esta sea más eficiente". La solución es que los médicos madrileños trabajen 37,5 horas a la semana, como el resto de funcionarios, y no las 35 que hacen ahora. Una medida que se implantó en 2012 para ahorrar. "Si esas dos horas y media se dedicaran a operar las fracturas de cadera, muchos hospitales mejorarían sus porcentajes. Pero la Administración prefiere ahorrar esas horas en las nóminas a mejorar la efectividad de los quirófanos".

Un quirófano de un hospital madrileño.
Un quirófano de un hospital madrileño.

Desde Sanidad, recuerdan que el Observatorio de Resultados viene ofreciendo esta estadística solo dos años, en 2016 y 2017. Y que el porcentaje medio ha mejorado en cinco puntos, pasando del 47% de pacientes que eran operados en las primeras 48 horas en 2016 al 52% de 2017. En los últimos tres años, el Sermas también ha hecho un esfuerzo para mejorar la plantilla de geriatría en los hospitales, que hoy es de 129 personas. El Hospital de La Paz, por su parte, gestiona el Registro Nacional de Fracturas de Cadera, "una auditoría continua que pretende conocer el modo de atención a la fractura de cadera en cada hospital a lo largo del tiempo, detectando déficits e implementando medidas correctoras".

Analizando los datos más concretos de los hospitales madrileños con peores resultados, Sanidad asegura que el 12 de Octubre cuenta con una Unidad de Traumatología con ocho facultativos especialistas, además de residentes de distintos años asignados a dicha unidad. Este equipo tiene una "asignación fija de un quirófano de mañana y otro de tarde diariamente, que atiende todas las fracturas, tanto urgentes como diferidas. Además, al servicio se le asignan cuatro tardes semanales un quirófano más". El Hospital Gregorio Marañón dispone de una Unidad de Ortogeriatría, "donde ingresan los pacientes fracturados y en la que se realiza la valoración conjunta del geriatra y el traumatólogo".

El Gregorio Marañón cuenta con un quirófano reservado de lunes a viernes, con tres traumatólogos de guardia. "En este quirófano se operan las fracturas de cadera, aunque no de forma exclusiva. El propósito es operar a estos enfermos dentro de las 48 horas siguientes, siempre que se encuentren en condiciones médicas adecuadas para someterse a la cirugía con anestesia loco-regional. Esta técnica anestésica se utiliza en ese centro en más del 90% de los casos, lo que en ocasiones hace aconsejable demorar ligeramente el tratamiento por tratarse frecuentemente de enfermos antiagregados o anticoagulados".

El Ramón y Cajal tiene un promedio de 22-24 quirófanos mensuales (12-14 en jornada de mañana y 10 en jornada de tarde) para atender a los pacientes con fracturas de todo tipo. "Además, se dispone de un quirófano diario para la patología que precisa una intervención urgente. Los recursos humanos destinados a las cirugías de fractura de cadera por quirófano son: dos traumatólogos, un anestesiólogo, dos enfermeros, un auxiliar de enfermería y un celador". Sanidad recalca además que todos los hospitales madrileños tienen quirófanos de urgencia para tratar estas fracturas, excepto el del Tajo (Aranjuez) y El Escorial.

Porcentaje de operados de cadera que están más de 20 días hospitalizados.
Porcentaje de operados de cadera que están más de 20 días hospitalizados.

En la región se producen alrededor de unas 6.000 fracturas de cadera al año, según el diputado Freire. El promedio de mortalidad provocado por esta patología es del 1,2%. El 13% de los pacientes operados debe estar más de 20 días hospitalizado, según datos del Observatorio de Resultados. Un reciente estudio de 2018 de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, que analizó la situación de 3.995 pacientes (el 76%, mujeres) operados de cadera en ocho hospitales madrileños, revela que solo el 36% fue intervenido en las primeras 48 horas.

Y que para el resto la principal causa del retraso quirúrgico fueron los problemas logísticos del hospital en el 43,5% de los casos. La toma de anticoagulantes o antiagregantes fue el segundo motivo de retraso (en el 11,5% de los casos), seguida de la inestabilidad clínica del paciente (7,3%). La estancia hospitalaria media fue de 11,2 días. La mortalidad durante el ingreso fue del 5,3%, mucha más alta que la estadística del Sermas.

El estudio destaca como preocupante que en el 43% de los casos el principal motivo para retrasar la operación sea un problema logístico en el hospital. "Este dato es importante, pues es modificable, y distintos estudios indican que el retraso en la cirugía superior a 48 horas aumenta las complicaciones posoperatorias, la estancia media y los costes. Se debe conseguir intervenir en las primeras 48 horas a todos los pacientes sin datos de inestabilidad clínica". En España, cada fractura de cadera tiene unos costes directos atribuibles de 9.000 euros, derivados de la intervención y hospitalización. "En países como Inglaterra, el 71% de los pacientes se intervienen antes de 48 horas. Con ello se consiguen mejores resultados. Este es uno de los aspectos que deben mejorarse", concluye el estudio.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios