Un 'ángel' paga las facturas del hospital, sin que lo sepan, a los pacientes sin recursos
  1. Mundo
SÓLO LE MUEVE SU FE CRISTIANA

Un 'ángel' paga las facturas del hospital, sin que lo sepan, a los pacientes sin recursos

En Nigeria si no pagas por los servicios médicos no te permiten salir del hospital, por lo que muchas personas se quedan días, semanas o incluso meses retenidas

placeholder Foto: Sólo el 5 por ciento de los nigerianos están cubiertos por un seguro de salud (Reuters/Ahmed Kingimi)
Sólo el 5 por ciento de los nigerianos están cubiertos por un seguro de salud (Reuters/Ahmed Kingimi)

Zeal Akaraiwai tiene 40 años, es consultor financiero y, además, un ángel. Llega en su coche hasta un hospital público de Lagos, la ciudad más poblada de Nigeria y que se encuentra en el suroeste del país, donde es recibido cariñosamente por un grupo de trabajadores. Rápidamente pide ‘la lista’, una relación de los pacientes que ya pueden recibir el alta pero que no pueden pagar la factura por los servicios médicos prestados, y se pone a estudiarla.

Conoce a personas que han llegado a estar dos meses sin poder salir del hospital por no tener recursos económicos. Algunos hospitales permiten el pago fraccionado pero, incluso en ese caso, hacer frente al primer plazo es una cuestión imposible para quienes no tienen nada. ¿Cómo vas a pagar la factura del hospital?, pregunta Zeal a un hombre con un disparo de bala, barbero de profesión. “Estoy rezando a Dios”, recibe por respuesta.

Foto: Imagen de uno de los vídeos del secuestro de las niñas de Chibok (Nigeria) | Reuters

Es el día a día de un hombre que hará frente a las facturas de muchas de las personas que no pueden pagar los gastos hospitalarios. Y aunque parezca un trabajo fácil y agradecido, no lo es: los trabajadores sociales del hospital le han preparado ‘la lista’ con los nombres de posibles candidatos. Zeal hablará con ellos y decidirá a quién sí y a quién no le puede pagar los honorarios médicos. La dureza de tener que decidir a quién no puede ayudar.

Sólo le mueve su fe

Zeal es cristiano y pagar las facturas médicas de las personas sin recursos es una de sus formas de demostrar su fe. No mantiene el contacto con las personas a las que ayuda ni quiere que sepan que fue él quien se hizo cargo de los gastos: “Por eso lo llamo ‘el proyecto ángel, ser el ángel que esperas encontrar”, explica a la BBC. No es la única persona que aporta los fondos necesarios para su proyecto: su familia y sus amigos también le dan dinero.

Zeal reconoce que se ha auto-impuesto algunas reglas. Una de ellas es la de no ayudar a las personas que padecen enfermedades graves. Por eso no auxiliará a una mujer de 60 años que ha sufrido un derrame cerebral. Los trabajadores sociales le piden que pague la primera factura para llevarla a la UCI, pero Zeal no lo hará: no tiene certeza de si sobrevivirá y, en caso de conseguirlo, habrá muchos más gastos por delante. Es la razón por la que sólo se hace cargo de las facturas de personas que están ya preparadas para abandonar el hospital.

Foto: El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, en la COP24 de Cambio Climático en Polonia (Reuters)

Zeal pagará hoy las facturas de ocho personas, incluida la del barbero que vimos al comienzo, pero es no le hace sentirse mejor: “El simple hecho de que una persona como yo tenga que ir a un hospital para pagar las facturas de las personas sin recursos, habla mucho sobre la injusticia del sistema. No hay ninguna razón por la que no podamos tener un seguro de salud adecuado. Tenemos personas inteligentes que pueden pensar en planes que pueden funcionar".

Las cifras hablan por sí solas en Nigeria: sólo el 5 por ciento de la población está cubierta por un seguro de salud. Las diferencias sociales del país provocan el escepticismo al pensar en cómo podría funcionar un sistema sanitario universal, pero para Zeal Akaraiwai no es excusa: “Cada semana veo las consecuencias de no tener un seguro de salud obligatorio y la gente muere. Entonces, ¿dónde quieres poner el precio de una vida humana?”

Facturas Hospitales Nigeria
El redactor recomienda