de la guardia civil

El 'procés' deja Madrid sin antidisturbios que vigilen las fiestas: solo quedan 30 agentes

Además, se han perdido 500 agentes de policía local y 350 efectivos de la Guardia Civil en la comunidad. La Federación de Municipios va a analizar las causas de los últimos altercados

Foto: Un grupo de GRS de la Guardia Civil.
Un grupo de GRS de la Guardia Civil.

"Lo de Majadahonda se puede volver a repetir". Sindicatos policiales aseguran que la gravísima batalla campal que se vivió la madrugada del pasado domingo en las fiestas patronales de este municipio madrileño (con ocho agentes heridos y casi 30 detenidos) no es un caso puntual. Varias localidades de la región han visto este verano enturbiadas sus fiestas con incidentes parecidos: Pinto, Aranjuez, Hoyo de Manzanares, San Sebastián de los Reyes, Tres Cantos, Colmenar Viejo... La lista es larga y en algunos casos la violencia ha llegado a niveles intolerables, como el crimen de un chaval de 19 años en las fiestas de San Agustín de Guadalix, o el apuñalamiento de un joven en las fiestas de Villa del Prado, con pronóstico grave.

Los incidentes se han producido sobre todo en aquellas demarcaciones donde la competencia de seguridad ciudadana corre a cargo de la Guardia Civil y de las policías locales. La Federación Madrileña de Municipios (FMM) quiere mantener una reunión "en breve" para analizar todo lo que ha pasado en la comunidad este verano, "porque si se quiere dar un servicio óptimo de seguridad a la ciudadanía, las dotaciones policiales tienen que estar al 100%. Y ahora no lo están". A falta de datos oficiales, CCOO hizo un estudio y detectó que en enero de 2016 la región había perdido casi 500 policiales locales respecto a 2011. La plantilla de la Guardia Civil (que se ocupa de los municipios de menos de 50.000 habitantes, con excepciones) también ha disminuido. Si en junio de 2014 había 6.690 agentes activos, en mayo de 2017 había 6.340, 350 menos.

A la falta de personal policial, un problema endémico que se ha ido acrecentando con el paso de los años, se suma que este mes de septiembre el GRS1 (la unidad de antidisturbios de la Guardia Civil destinada en Madrid) no ha estado operativo al 100%, ya que el 70% de sus miembros han sido enviados fuera de la comunidad como refuerzo ante la escalada del proceso independentista, señala la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). Solo quedan unos 30 agentes en Madrid, en su base de Valdemoro. CCOO va más allá y suma otro factor más: la Delegación del Gobierno ha suspendido este año el artículo 28 de la Ley de Coordinación de Policías Locales de la Comunidad de Madrid, que otros veranos sí ha permitido que las localidades madrileñas se 'prestaran' agentes en aquellos eventos "especiales y extraordinarias", como las fiestas patronales. Unos refuerzos extra que determinados municipios no han tenido.

¿Por qué está habiendo tantos incidentes de seguridad ciudadana este verano en las fiestas de Madrid? Delegación del Gobierno asegura que no está detectando este año un repunte en el número de altercados, aunque señala que no maneja estadísticas. Las juntas de Seguridad Local siguen trabajando, como años anteriores, para determinar los dispositivos de seguridad que deben acompañar a cada festejo. En las últimas semanas, se han celebrado más de 40. La Federación Madrileña de Municipios explica que "tuvimos hace dos semanas una reunión con la Delegación para hablar de la tasa de reposición de las plantillas policiales, preocupados por los atentados de Cataluña". Pero los incidentes de los últimos días han provocado que se amplíe el enfoque y que ahora también se quiera analizar qué está pasando en las fiestas de la comunidad en próximas reuniones.

Zona de botellón en las fiestas de Hoyo de Manzanares. (Unidos por Hoyo)
Zona de botellón en las fiestas de Hoyo de Manzanares. (Unidos por Hoyo)

¿Es todo culpa de la falta de efectivos policiales? O es necesario ir más allá y analizar también el modelo de fiestas que diseñan los ayuntamientos, donde muchas veces los jóvenes solo encuentran zonas de consumo de alcohol sin otras alternativas de ocio, el escenario ideal para que surjan peleas y altercados. El punto de partida, según la FMM, es que las dotaciones policiales de los municipios estén acorde con sus poblaciones, "porque las jubilaciones y la falta de nuevas promociones han reducido las plantillas de policías locales". En la región, hay 137 cuerpos de policía local, que suman menos de 12.000 efectivos. El punto álgido se vivió en 2011, con 12.500, pero ese año la crisis económica acabó con las promociones de empleo público y el número empezó a descender cuando las bajas y las jubilaciones no se fueron reponiendo.

La comunidad de Madrid ha perdido casi 500 agentes locales, y eso que el Gobierno regional (sin competencia en seguridad ciudadana) ha invertido 875 millones de euros entre 2004 y 2016 en las Bescam, un programa de financiación de las policías locales, que por ejemplo en la actualidad paga las retribuciones de 2.059 agentes de 109 municipios, la gasolina de 273 vehículos y 127 motos, y las comunicaciones del sistema de radiotelefonía móvil digital Tetra. La ayuda se ha ido ajustando a la baja en función de los convenios firmados, lo que ha hecho que desde 2013 se hayan perdido 400 agentes pagados por las Bescam.

La financiación de las Bescam termina en diciembre de 2018, aunque la Comunidad ya se ha comprometido a renovarla un año más. El PSOE, por su parte, cree que el Gobierno regional se equivoca cuando supedita esa financiación a que los agentes se dediquen, en exclusividad, a tareas de seguridad ciudadana. "No hay que olvidar que son agentes locales y que una ley orgánica, como la de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, regula cuáles son sus funciones. No sería comprensible que agentes de las Bescam presencien un accidente de tráfico con heridos y este no sea atendido; o que sean testigos de una grave infracción administrativa y se den media vuelta ante estos hechos. Desde luego, la ciudadanía no entendería estas situaciones", señala el diputado socialista Diego Cruz.

Lo que está claro es que las policías locales son un eje importante de las tareas de seguridad ciudadana, vitales en las fiestas de los municipios. El problema para CCOO es que las poblaciones madrileñas, excepto la capital, llevan desde 2011 sin sacar nuevas plazas. "El Molar ha tenido un policía en prácticas durante años", señala el responsable en materia de seguridad del sindicato. "Las grandes localidades no sacan plazas y encima dejan sin policías a los pueblos pequeños. Por ejemplo, en Valdilecha no hay agentes porque todos se han ido de comisión de servicios a otras ciudades más grandes. Torrejón de Velasco ha dejado irse a varios de sus policías durante dos años en comisión de servicios a otros pueblos. Y todo porque muchas localidades no tienen recursos para mantener a sus policías. Imagínate si lo de Majadahonda pasa en otro pueblo pequeño en el que solo hay un patrulla". En definitiva, el pez grande, en vez de sacar nuevas plazas, se come las del chico.

Para la AUGC, lo que está pasando este verano no son casos aislados, ni casualidades. "Ha habido más incidentes de orden público en fiestas patronales. Y la causa es que la Guardia Civil cada vez tiene menos unidades de seguridad ciudadana en Madrid y las pocas que hay se gestionan mal. En el caso de Majadahonda, se utilizaron agentes de Collado Villalba, Becerril de la Sierra y Arroyomolinos. Es desvestir a un santo para vestir a otro. Para dar apoyo a los agentes de Majadahonda se redujo la seguridad en otros municipios. Y en muchos casos nuestros compañeros no tiene formación ni los materiales para trabajar en situaciones de altercados públicos".

Al final, la comandancia de Madrid logró enviar 70 guardias civiles de distintos puntos de Madrid a Majadahonda, "pero para todo este despliegue de personal solo había ocho pantallas de autodefensa y solo había cascos para el 5% de los efectivos", señalan desde la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC). "Generalmente, este tipo de eventos tan masificados cuenta con un dispositivo especial de seguridad reforzado con miembros del GRS, unidad especializada en control de masas, pero en esta ocasión, pese a haber sido solicitado, no ha sido posible, ya que, en su mayoría, se encuentran comisionados en Cataluña para evitar altercados relacionados con el desafío independentista", recalca la Unión de Oficiales.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios