Es noticia
Menú
El enroque de Mónica Oltra arrastra a Ximo Puig: romper el Botànic o compartir desgaste
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
CASO DE ABUSOS DE SU EXMARIDO

El enroque de Mónica Oltra arrastra a Ximo Puig: romper el Botànic o compartir desgaste

La vicepresidenta valenciana medita si dimitir como portavoz para no contaminar a todo el Consell. La destitución forzosa abriría una brecha insalvable en la coalición de PSPV-PSOE y Compromís

Foto: Mónica Oltra y Ximo Puig. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)
Mónica Oltra y Ximo Puig. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Aporta o aparta". Esa frase lanzada por la 'consellera' valenciana de Justicia, Gabriela Bravo, además pareja sentimental del 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, abrió un nuevo episodio de crisis entre la pata socialista del Consell del Botànic y la vicepresidenta y 'consellera' de Igualdad, Mónica Oltra. La pronunció hace meses en una entrevista en la televisión autonómica en plena pandemia en referencia a Oltra, después de que esta hubiese cuestionado el documento de la Estrategia Valenciana de Recuperación que se había lanzado desde la presidencia. Sirvió para evidenciar una realidad. Que la relación entre Oltra y Bravo no es buena es un secreto a voces en el mundillo político valenciano. Que además se ha enfriado mucho con Puig, también.

Bravo ha sido la única integrante del Consell del Botànic que ha exteriorizado algo que piensan muchos cuadros socialistas. La causa judicial que ha desembocado en la imputación de Oltra por la gestión de su Conselleria de Igualdad en el caso de abusos a una menor por el que ha sido condenado su exmarido está comprometiendo seriamente la imagen de todo el Ejecutivo autonómico, lo que obliga a una reflexión sobre la continuidad en el cargo. "Yo, desde luego, más allá de responsabilidades penales, en una situación en la que pudiera comprometer la credibilidad de la institución a la que represento, me lo plantearía", dijo en una entrevista en COPE el pasado mes de mayo, antes de conocerse tanto el escrito de la fiscal superior del TSJ valenciano como la decisión del tribunal de investigar a la dirigente de Compromís.

Oltra, imputada por la gestión de los abusos de su exmarido a una menor tutelada

El problema es que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace o se puede hacer. Las opciones del presidente Ximo Puig respecto a Oltra son susto o muerte. El barón socialista está cada vez más presionado para cesar a su vicepresidenta, 'consellera' y portavoz. Pero fuentes de Compromís, que públicamente ha cerrado filas con su lideresa a la espera de conocer cómo evoluciona la causa judicial, advierten de que una destitución unilateral provocaría la ruptura del acuerdo de gobierno. O asumir desgaste o ruptura del Botànic, esas son las opciones de Puig mientras Oltra persista en el enroque.

Foto: Ximo Puig y Mónica Oltra. (EFE)

En el Palau de la Generalitat, están a la expectativa. Fuentes del entorno de Puig señalan que la pelota está en el tejado de Compromís. Pese a la presión mediática y de la oposición sobre el propio 'president', no están previstos movimientos, al menos hasta que Oltra comparezca ante los tres jueces, el instructor Antonio Ferrer, la presidenta del TSJ, Pilar de la Oliva, y el magistrado Vicente Torres, el próximo 6 de julio a las 10 de la mañana y de las explicaciones pertinentes.

Las opciones del presidente Ximo Puig respecto a Mónica Oltra son susto o muerte

A partir de ahí, el escenario bueno para los intereses de Oltra es que, una vez declare, la causa se devuelva al instructor de primera instancia con el argumento de que, tal como se reconoce en el propio auto del TSJ, "no existe prueba directa" que vincule a la dirigente con el presunto "concierto" político-funcionarial para descreditar administrativamente a la víctima de los abusos. El intermedio es que se practiquen nuevas diligencias y el procedimiento se alargue en el tiempo. La tercera opción, que convertiría la situación de Oltra en insostenible de todo, es que el tribunal decida procesarla para que sus responsabilidades se diluciden en un juicio oral. Es un escenario para nada improbable y que se ve muy factible en ámbitos judiciales, a la vista tanto del escrito de la fiscal Teresa Gisbert como del de la Sala de lo Civil y Penal.

Foto: La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra. (EFE)

La vicepresidenta no contempla por ahora renunciar a sus competencias en el área de Igualdad, aunque sí ha comenzado a meditar la posibilidad de ceder la portavocía del Consell. Ya es tónica general que cada rueda de prensa de los viernes tras el pleno del Gobierno autonómico, convocada en teoría para difundir las decisiones plenarias, derive en una lluvia de preguntas monotemáticas sobre su situación judicial. La causa contamina toda la acción ejecutiva, al tiempo que mantiene la exposición mediática de Oltra, que ha convertido ese altavoz en una ventana para replicar en público a los escritos judiciales que la comprometen.

Oltra, sobre su imputación: ''Tengo derecho a leérmelo, mañana hay rueda de prensa''

Este viernes volverá a ocurrir. Está previsto que Oltra, que ayer se borró del mapa tras conocerse el auto del TSJ y evitó hacer cualquier declaración, comparezca como es habitual y reciba el bombardeo de preguntas de los periodistas sobre su caso. El orden del día del pleno del Consell incluye la aprobación de la nueva Ley de Participación, que ha redactado la 'conselleria' de Rosa Pérez Garijo (Unidas Podemos). Es casi seguro que la iniciativa quedará eclipsada por el problema judicial de Oltra. Una semana más.

"Aporta o aparta". Esa frase lanzada por la 'consellera' valenciana de Justicia, Gabriela Bravo, además pareja sentimental del 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, abrió un nuevo episodio de crisis entre la pata socialista del Consell del Botànic y la vicepresidenta y 'consellera' de Igualdad, Mónica Oltra. La pronunció hace meses en una entrevista en la televisión autonómica en plena pandemia en referencia a Oltra, después de que esta hubiese cuestionado el documento de la Estrategia Valenciana de Recuperación que se había lanzado desde la presidencia. Sirvió para evidenciar una realidad. Que la relación entre Oltra y Bravo no es buena es un secreto a voces en el mundillo político valenciano. Que además se ha enfriado mucho con Puig, también.

Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda