Es noticia
Menú
La autora del informe clave en el caso Oltra: “Supe dos años después que era su marido”
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
INSTRUCCIÓN

La autora del informe clave en el caso Oltra: “Supe dos años después que era su marido”

El juez desgrana con minuciosidad el trazado del expediente que cuestionó la credibilidad a la víctima, pero el indicio de un concierto político-funcionarial para desprestigiarla no acaba de consolidarse

Foto: La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra. (EFE)
La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra. (EFE)

La autora de uno de los informes clave en la causa abierta para determinar una posible responsabilidad penal de cargos de la Conselleria de Igualdad por el caso de abusos sexuales del exmarido de la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, aseguró ante el juez que se enteró dos años después de su elaboración de que el agresor, Luis Ramírez, estaba emparentado con la dirigente de Compromís. La psicóloga del Instituto Espill, Isabel Añón, aseguró en su comparecencia ante el juez del pasado 15 de marzo que supo de la relación cuando comenzó el juicio oral contra Ramírez y el caso saltó a los medios de comunicación en el año 2019 y negó haber recibido cualquier instrucción en la elaboración de su evaluacion piscológica por parte de sus superiores, según ha sabido a El Confidencial de fuentes conocedoras de su comparecencia judicial.

-¿Recibió insinuación sobre cuáles deberían ser las conclusiones del informe?

- No. Ni en este ni en ningún otro.

Añón sostuvo que firmó las conclusiones de su evaluación tras entrevistarse con la entonces menor de edad y analizar su historial y que compartió sus pecepciones con sus compañeros de la entidad, que colabora habitualmente con la Generalitat en este tipo de evaluaciones. La psicóloga, que se reiteró ante el instructor en su opinión profesional de que la narración de la víctima era "poco creíble", relató que conoció la existencia de una relación marital "dos años después" y que incluso lo comentó en ese momento con la directora de Espill, a la que remitió un mail con su informe avisándola de que podría tratarse de ese caso.

El juez que instruye la denuncia de la víctima por un presunto abandono de menor, asesorada por el líder del partido ultraderechista España 2000, y a la que se han adherido como acusación popular Vox y la asociación Gobierna-te, de la fundadora del mismo partido Cristina Seguí, está trazando de forma exhaustiva y con minuciosidad el recorrido del historial administrativo de la menor, desde que aparecieron los primeros testimonios de allegados el febrero de 2017 hasta que concluyó el expediente informativo ordenado por la Conselleria de Igualdad y por la propia Oltra, según ella misma manifestó.

Foto: La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra. (EFE/Ana Escobar)

Este expediente, que concluyó en noviembre de 2017, incluyó las evaluaciones psicológicas de febrero y también la realizada por Espill tras la orden interna de agosto de ese mismo año. Instruido por una letrada de la Conselleria, María José Navarro, que trabaja en el departamento desde 2009 y figura entre las investigadas, la conclusión de este informe fue que el relato de la menor no resultaba creíble. Así se trasladó a la Fiscalía de Menores, aunque no fue incorporado a la causa contra el exmarido de Oltra en un primer momento y tampoco llegó a su defensa.

Tras una primera sentencia condenatoria, la resolución fue anulada por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, que ordenó repetir parcialmente el juicio para incorporar esos documentos. El mismo tribunal volvió a reiterar el fallo, sustentado en un informe forense del Instituto de Medicina Legal que sí creyó el relato de la menor y desdeñó las conclusiones del expediente informativo, que calificó como "instrucción parajudicial", cuestionando su independencia. El condenado ha recurrido al Tribunal Supremo para intentar repetir de nuevo todo el juicio con un tribunal distinto. Este recurso está pendiente de resolverse.

placeholder Mónica Oltra y la directora general de Infancia, Rosa Melero.
Mónica Oltra y la directora general de Infancia, Rosa Melero.

Lo que se está tratando de dirimir ahora en el Juzgado 15 de Instrucción de Valencia, cuyo titular es Vicente Ríos, son dos cosas. Si inicialmente la 'conselleria' eludió su obligación de proteger a la adolescente en tanto responsable de su tutela legal y si hubo algún tipo de concierto entre altos cargos y funcionarios de la Conselleria de Igualdad para armar un relato cuestionando a la menor con el fin de influir en la causa contra el exmarido de Oltra. Es la tesis del "encubrimiento" que esgrime la acusación popular.

La rueda de interrogatorios (ya han prestado declaración siete personas) está revelando fallos de comunicación y, posiblemente, de diligencia a partir de 2017. Sin embargo, los rastros documentales y las declaraciones no terminan de consolidar aparentemente los indicios de que existiese un gran concierto político-funcionarial para minar de forma deliberada y coordinada la credibilidad de la menor. Fue el 20 de febrero cuando parecen los primeros indicios de un posible abuso. Una primera evaluación psicológica, la impresión de la directora del centro Niño Jesús y de otra entidad, El Faro, conocida como el Comité Antisida, que gestionaba asuntos de la familia de la víctima, llevaron a la Sección de Menores de Igualdad a no dar por bueno su relato. La adolescente no fue derivada por los técnicos de la Conselleria al Instituto Espill para su evaluación y los hechos no se comunicaron a la Fiscalía de Menores.

Foto: Ximo Puig y Mónica Oltra. (EFE)

Todos sostienen que pensaron que la víctima había inventado los hechos para salir del centro de menores e irse a vivir con su novio, como así lo expresaba siempre que tenía ocasión. "No había caso", han asegurado al juez los funcionarios que participaron en aquel primer expediente. Según señalan, Maite tampoco expresó un problema de abusos a las "preguntas abiertas" (no le preguntaban directamente, según han declarado) de la psicóloga y la directora ni ante la Fiscalía cuando acudió por un problema con otro educador.

Comunicaciones de la Fiscalía

Fue finalmente en junio, a raíz del relato de una amiga suya ante el grupo de menores de la Policía Nacional (Grume) un día que hubo un problema en el centro, que los agentes comunicaron a la Fiscalía y se abrieron diligencias. Estas dieron lugar a varias comunicaciones pidiendo información a la Generalitat los días 6, 14 y 18 de julio. El viernes 28 de julio el juzgado de guardia dictó una orden de alejamiento preventivo contra Luis Ramírez que los funcionarios y altos cargos, muchos de ellos de vacaciones, sostienen que no recibieron, aunque hay un resguardo de fax.

El 4 de agosto fue cuando Oltra asegura que supo de boca de su propio exmarido la existencia de las diligencias y el 8 de agosto su subsecretario ordenó por escrito a toda la estructura administrativa colaborar con el fiscal y la apertura de un "expediente informativo" con el fin de "saber qué actuaciones se habían realizado, por qué no se había derivado la presunta víctima al [Instituto] Espill; por qué no se le había hecho la atención psicológica de tratamiento que hacía falta", según la vicepresidenta valenciana. El instructor ha puesto en duda que fuera esa la finalidad del mismo. "No se orientó a esa finalidad", ha señalado el juez. La menor fue trasladada a otro centro el 16 de agosto, si bien Ramírez llevaba semanas de vacaciones.

Ese expediente se concluyo en noviembre de 2017. En su elaboración hubo tres elementos claves que sirvieron para sustentar sus conclusiones. El primero fueron las entrevistas que realizó su instructora, Navarro, tanto a la víctima, como al entonces presunto agresor, como a la directora del Niño Jesús y la primera psicóloga que atendió a Maite. "Pensé que con lo que había no era suficiente y la niña tenía que ir a Espill", declaró la letrada de la 'conselleria' ante el instructor. De ahí surge el segundo elemento clave del expediente: el informe del instituto que realizaba habitualmente las valoraciones psicológicas de menores para la Generalitat y que concluyó también que la narración de la menor era "poco creíble". Este evaluación, junto con los documentos existentes de febrero, el tercer elemento, llevaron a Navarro a concluir su instrucción administrativa con que el relato no tenía credibilidad. Toda la documentacion se remitió a la Fiscalía de Menores.

Preguntada por el juez sobre por qué escribió que la menor no era "creíble", cuando Espill había matizado que era "poco creíble", Navarro admitió: "Si Espill pone que es poco creíble, tenía que haber puesto poco creíble". No obstante, negó haber recibido ninguna consigna en un sentido u otro para elaborar su informe. "Yo lo hice lo mejor que pude", señaló, según fuentes conocedoras de su declaración.

A la cuestión que por qué instruyó un expediente administrativo si ya había abierta una investigación penal, Navarro explicó que cumplía la orden que había recibido de la Dirección General de Infancia. Las defensas sostienen que no hay ningún impedimente legal a la existencia de un expediente informativo administrativo paralelo a la instrucción judicial.

La ronda de declaraciones se reanuda este miércoles con la comparecencia ante el instructor de la directora general, Rosa Melero, y de la subdirectora Gemma Plaza.

La autora de uno de los informes clave en la causa abierta para determinar una posible responsabilidad penal de cargos de la Conselleria de Igualdad por el caso de abusos sexuales del exmarido de la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, aseguró ante el juez que se enteró dos años después de su elaboración de que el agresor, Luis Ramírez, estaba emparentado con la dirigente de Compromís. La psicóloga del Instituto Espill, Isabel Añón, aseguró en su comparecencia ante el juez del pasado 15 de marzo que supo de la relación cuando comenzó el juicio oral contra Ramírez y el caso saltó a los medios de comunicación en el año 2019 y negó haber recibido cualquier instrucción en la elaboración de su evaluacion piscológica por parte de sus superiores, según ha sabido a El Confidencial de fuentes conocedoras de su comparecencia judicial.

Mònica Oltra Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda