Es noticia
Menú
Marzà (Compromís) deja la Generalitat y abre a Ximo Puig la vía a una amplia remodelación
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
'CONSELLER' DE EDUCACIÓN

Marzà (Compromís) deja la Generalitat y abre a Ximo Puig la vía a una amplia remodelación

El 'conseller' de Educación abandona tras siete años para dedicarse al partido y eleva la presión sobre el papel de Oltra. El 'president' baraja cambios en al menos tres 'conselleries' socialistas

Foto: Vicent Marzà y Ximo Puig. (EFE/Kai Försterling)
Vicent Marzà y Ximo Puig. (EFE/Kai Försterling)

El hombre que ha ocupado durante siete años la Conselleria de Educación de la Generalitat valenciana lo deja. Vicent Marzà ha comunicado esta mañana al presidente valenciano Ximo Puig su decisión de dedicarse a tareas políticas en su partido, Més, y a la Coalició Compromís. La renuncia abre la puerta a una profunda remodelación del Consell del Botànic en la que el barón socialista venía trabajando desde hace días y ante la oportunidad de realizar cambios que procuraba la salida del portavoz socialista en las Cortes, Manuel Mata, que ha elegido centrarse en su faceta de penalista como abogado de uno de los principales investigados del caso Azud, el empresario Jaime Febrer.

Fuentes de Més Compromís informaron oficialmente que la decisión de Marzà obedece a "un movimiento estratégico" consensuado con la dirección del partido "para fortalecer la coalición de cara a 2023". El hasta ahora 'conseller' seguirá siendo diputado en las Cortes Valencianas. Está previsto que a mediodía de este miércoles la ejecutiva de Més, el partido de Marzà, elija y ratifique a su sustituto, según las mismas fuentes. El nombre tendrá que ser aceptado por Ximo Puig en calidad de presidente. La número dos de la 'conselleria', la secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, es la elegida para ocupar el cargo.

El dirigente valencianista justifica su salida para "fortalecer" y busca un tercer Botànic

Marzà compareció ante los medios de comunicación a media mañana para explicar su decisión acompañado de la secretaria general de Més, el partido mayoritario en Compromís, Àgueda Micó. Justificó la salida por razones de cambio de ciclo y por entender que es necesario "fortalecer" el proyecto en busca de "un tercer Botànic" y buscar nuevas mayorías. Además, no se descartó como posible cartel de Compromís en las autonómicas de 2023, aunque rechazó que esta sea una "ambición personal". Será una decisión colectiva en todo caso, apuntó.

Sin embargo, la maniobra de Marzà cogió por sorpresa a muchos dirigentes de la coalición valencianista, especialmente en Iniciativa del Poble Valencià, el partido de Mónica Oltra, donde apuntaron a una "decisión personal" del titular del área educativa. El sorpresivo movimiento revela una tensión interna en Compromís que tiene visos de implosionar, se desconoce si de forma incontrolada.

La salida puede derivar en una redefinición de todo el Consell del Botànic a un año de elecciones

La presión crece ahora sobre Oltra. Habrá que ver si esta salida no acarrea una intensa redistribución de competencias en un momento en el que los focos están puestos también en la posible imputación de la vicepresidenta, 'consellera' de Igualdad y portavoz del Consell por parte del Tribunal Superior de Justicia autonómico por la gestión de su departamento en el caso de abusos que le ha costado una condena a su exmarido. El camino enseñado por Marzà, dar un paso al lado para empujar nuevas caras pero sin renunciar a la política ni a un posible regreso al ámbito de la gestión, es el que algunos dirigentes valencianistas y, sobre todo, socialistas creen que podría ser una alternativa para Oltra: refugiarse en su escaño parlamentario hasta que se resuelva su situación. La vicepresidenta valenciana, por contra, defiende su inocencia y dice estar dispuesta a resistir el golpe de una imputación. Ella y su entorno están convencidos de que la causa terminará por archivarse.

Foto: Ximo Puig y Mónica Oltra. (EFE)

En ese contexto se ubica el enrarecimiento crónico de las relaciones en el seno del Botànic entre personajes clave. La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, que además es pareja de Puig, afirmaba este martes que ella dimitiría del cargo si estuviera en la posición de Oltra. Sus palabras sentaron como un tiro en Compromís. "De aquí a unos años cuando se hable del Gobierno del Botànic y de la labor que ha realizado Oltra se verá el impulso y la trasformación que se ha conseguido en la Comunitat Valenciana y que ha sido reconocido incluso con premios de la Unión Europa. De otros miembros del Consell lo único que podremos recordar es que han bloqueado la igualdad lingüística de los valencianos", asestaba Micó reprochando a Bravo su posición de bloqueo al requisito lingüístico para los funcionarios y calificando de "desafortunadas" sus declaraciones sobre la vicepresidenta. "Si tengo que poner un ejemplo de lealtad institucional, no sería Bravo", añadía en la misma mañana el alcalde de Valencia, Joan Ribó.

Ximo Puig lleva desde finales del año pasado deseando imprimir un nuevo impulso al Ejecutivo autonómico. Sin embargo, el inmovilismo de Compromís y el hecho de que Unidas Podemos ya hizo el recambio de Rubén Martínez Dalmau por Héctor Illueca en la vicepresidenta segunda reducían sus opciones a limitar los cambios a los 'consellers' socialistas.

Foto: Manifestación en Orihuela contra la ley de Plurilingüismo, el año pasado. (EFE)

En su cuaderno azul está marcado el posible relevo de Ana Barceló al frente de Sanidad con la idea de situarla en algún lugar que le permita preparar una hipotética candidatura al Ayuntamiento de Alicante. La Consellleria de Innovación, un departamento con sede en Alicante, es una de las opciones. Su titular, Carolina Pascual, apenas tiene perfil político y el entorno del 'president' percibe su cargo como una plataforma poco aprovechada. No obstante, Barceló también podría recalar en el cargo de portavoz parlamentaria autonómica o, incluso, en el Senado, con más tiempo para dedicarse a Alicante.

Otra posible salida es la del 'conseller' de Hacienda, Vicent Soler, así como el posible refuerzo de competencias de Arcadi España, 'conseller' de Política Territorial y hombre de la confianza de Puig.

La puerta que abre Marzà conduce a una redefinición de toda la arquitectura del Consell del Botànic a un año de las elecciones autonómicas. Un melón que seguro que va a generar tensiones y que es probable que implique la convocatoria de la mesa de seguimiento del pacto en el caso de que Puig quiera introducir una redistribución de competencias. En la mañana de este miércoles, tras conocerse la noticia de la dimisión, Puig dio a entender que no habrá intercambio de 'conselleries' y que corresponde a Compromís designa al nuevo titular de Educación. Sobre las razones de su salida, dijo respetarlas. "Es una decisión que respeto absolutamente, tiene todo mi afecto, estima y consideración", manifestó a preguntas de los medios de comunicación.

El hombre que ha ocupado durante siete años la Conselleria de Educación de la Generalitat valenciana lo deja. Vicent Marzà ha comunicado esta mañana al presidente valenciano Ximo Puig su decisión de dedicarse a tareas políticas en su partido, Més, y a la Coalició Compromís. La renuncia abre la puerta a una profunda remodelación del Consell del Botànic en la que el barón socialista venía trabajando desde hace días y ante la oportunidad de realizar cambios que procuraba la salida del portavoz socialista en las Cortes, Manuel Mata, que ha elegido centrarse en su faceta de penalista como abogado de uno de los principales investigados del caso Azud, el empresario Jaime Febrer.

Noticias de Comunidad Valenciana