Puig exige una figura fiscal para que Madrid compense al resto de España por ser capital
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
DESAYUNO DE EUROPA PRESS

Puig exige una figura fiscal para que Madrid compense al resto de España por ser capital

El barón socialista pide a la comisión de expertos de la reforma fiscal que estudie fórmulas para reequilibrar territorialmente el país por "la economía de aglomeración" de la metrópoli

placeholder Foto: Ximo Puig, en su intervención en los desayunos de Europa Press.
Ximo Puig, en su intervención en los desayunos de Europa Press.

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, se ha propuesto convertirse en la voz crítica con los efectos de la capitalidad madrileña en el resto de España incluso dentro de las fronteras de la M-50. Este miércoles, en el foro de un desayuno organizado por Europa Press en el Auditorio El Beatriz de Madrid, el barón socialista invitó a la comisión de expertos del Gobierno que está trabajando en la reforma fiscal que estudie la posibilidad de introducir algún tipo de aportación económica "de los más beneficiados de las metrópolis" para "compartir" con el conjunto de España “la mayor productividad generada por el apoyo público” que conlleva la capitalidad.

Ximo Puig no lo llamó tasa, ni impuesto. No le puso lazo a la iniciativa, pero es lo que sonó en el auditorio, un mecanismo o herramienta de compensación en línea con las propuestas de Paul Collier, un profesor de Oxford “que lleva años analizando las dinámicas generadas debido a las economías de aglomeración”.

“La filosofía es sencilla: si hay privilegio, debe haber contraprestación. El objetivo es claro: Una España más Justa”, señaló para justificar su propuesta tras desplegar una serie de datos sobre los problemas de convergencia económica que detectan las estadísticas ente territorios y que a su juicio tiene en la concentración de poder político y económico en Madrid una de sus causas. “Un plus de riqueza que se genera no por azar, sino gracias al sustento público estatal y a las economías de aglomeración”, explicó.

En una intervención (lea aquí el discurso entero) ante un auditorio con presencia de los ministros Diana Morant (Ciencia), Miquel Iceta (Cultura), José Luis Escrivá (Seguridad Social) y Luis Planas (Agricultura) o el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, Ximo Puig enfocó su discurso con el debate territorial como eje principal y Madrid, en particular. Lo hace de forma consciente, incluso a sabiendas de que puede generar rechazo en la capital. “Yo soy madrileño. Es un accidente. Uno pensaría que tiene algo personal contra Madrid”, le dijo el director de Europa Press, Javier García, que recordó que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, niega las acusaciones de ‘dumping fiscal’. El valenciano cuantifica, por contra, en 4.453 millones las rebajas fiscales para las rentas altas gracias a las ventajas de la capitalidad.

“¿Un impuesto nuevo para las rentas altas de la Comunidad de Madrid?”, preguntó el director de la agenda de noticias. “Podría ser una posibilidad”, respondió Puig. “Hay grandes dirigentes del mundo, empezando por (Joe) Biden que están planteando la posibilidad de reformar la fiscalidad porque se está elevando la desigualdad. Existe un problema de fiscalidad respecto de Madrid en España. Lo ha dicho la OCDE. Yo no voy a improvisar un impuesto, pero esa vía tiene que estar presente". "Que Madrid prospere es bueno para España. También para la Comunidad Valenciana. Pero es importante que nos vaya bien a todos. España necesita más motores. Porque eso repercutirá en el bien común”, añadió en un momento de su discurso.

Foto: Imagen: Enrique Villarino.

Ximo Puig planteó cinco "propuestas de cohesión" para resolver los actuales desafíos territoriales que, a su juicio, España debe abordar, y que ha identificado como “el independentismo, el centralismo ineficiente, la invisibilidad y la despoblación, además de la financiación injusta”. En clave de cohesión y redistribución planteó algunas iniciativas, como la de repartir instituciones del Estado que ya ha realizado en alguna ocasión. "¿Por qué Turespaña no puede estar en Palma? ¿Por qué la sede central del Instituto Español de Oceanografía no puede estar junto a la playa en Vigo? ¿Por qué el Centro Nacional de Danza no puede estar en Sevilla? ¿Por qué Puertos del Estado no puede estar en Valencia?", dijo. También planteó que la Fiesta Nacional del 12 de octubre tenga una sede itinerante, cada año en una ciudad.

Foto: Paul Collier. (Foto: Fundación Rafael del Pino)

Durante su intervención, el 'president' instó al Gobierno central a abordar la convergencia territorial "con la misma audacia con la que se está afrontando el desafío catalán", y urgió a solucionar el conflicto del agua que ha calificado como una "cuestión de solidaridad básica". En este sentido, reivindicó "agua para siempre" para los agricultores valencianos, lo que ha considerado como una cuestión "irrenunciable".

Al mismo tiempo, Puig agradeció la "mayor sensibilidad" del Gobierno de Sánchez al haber consignado, por primera vez, el 10% de la inversión de los Presupuestos Generales del Estado a la Comunitat Valenciana, atendiendo así su peso demográfico, o haber aplicado criterios equitativos en el reparto de los fondos de la pandemia. No obstante, reclamó celeridad en las obras del corredor mediterráneo.

El 'president' insistió en que la respuesta a las asimetrías territoriales pasa por aumentar los recursos para financiar el Estado del bienestar, y redistribuirlos de forma más equitativa, como requiere la Comunitat Valenciana, actualmente la autonomía peor financiada.

La salida de Ábalos

Sobre la salida de José Luis Ábalos como ministro, Ximo Puig, defendió su labor al frente del Ministerio de Transportes, pero a la vez respaldó la decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su derecho a conformar su Ejecutivo. "El presidente tiene la obligación de hacer un gobierno para un momento político determinado y lo ha hecho", contestó a la pregunta del entrevistador tras su intervención.

El dirigente valenciano también se mostró crítico con la decisión del presidente catalán, Pere Aragonès, de no asistir a la conferencia de presidentes prevista para la semana que viene. Una de sus propuestas es, precisamente, "institucionalizar" ese encuentro de los barones territoriales con el presidente del Gobierno. Aun así, señaló que tiene previsto mantener un encuentro con Aragonès en septiembre, en lo que será la segunda reunión con el político de Esquerra Republicana de Cataluña.

Ximo Puig Madrid Noticias de Comunidad Valenciana Noticias de Madrid Reforma fiscal
El redactor recomienda