REHABILITACIÓN ACELERADA POR EL COVID

De edificio fantasma a colchón antivirus: así resucita el viejo Hospital La Fe de Valencia

Decenas de operarios trabajan a toda velocidad para habilitar uno de los edificios de un complejo sanitario cerrado en 2010 tras 42 años de uso y poder albergar enfermos por coronavirus

Foto: El edificio del complejo de La Fe que se está rehabilitando para albergar enfermos. (V. R.)
El edificio del complejo de La Fe que se está rehabilitando para albergar enfermos. (V. R.)

"Estamos todos a tope, haciendo turnos las 24 horas para acabar lo antes posible. Vamos bien equipados con las mascarillas y medidas de seguridad". Un grupo de operarios de una subcontrata de aire acondicionado quema los últimos minutos de su descanso pasado el mediodía en una calle lateral. Trabajan a marchas forzadas para poner a punto uno de los edificios del viejo complejo hospitalario La Fe de Valencia.

El recinto sanitario fue durante muchos años centro de referencia en la ciudad y en España. Aquí se trataban los enfermos más complejos y se desplegaban punteros proyectos de investigación médica. Entre 2010 y 2011, se llevó a cabo un complicado traslado de todos sus equipamientos, personal y pacientes hospitalizados a nuevas instalaciones. Tras 42 años en el barrio de Campanar, el Hospital Universitario se mudó al barrio de Malilla, un proyecto iniciado en la etapa de la presidencia de Eduardo Zaplana con un coste cercano a los 400 millones de euros.

Desde entonces, el conjunto del edificio ha permanecido cerrado y ha sufrido un lento deterioro. Sus 88.000 metros cuadrados han sufrido pillaje y sus 'fantasmas', de existir, han campado a sus anchas por los largos pasillos hasta que hace dos años comenzaron a licitarse los primeros trabajos para tratar de recuperarlo y reconvertirlo en un centro socio-sanitario, rebautizado como Complejo Sanitario Campanar-Ernest Lluch, en memoria del ministro socialista de Sanidad asesinado por ETA.

De edificio fantasma a colchón antivirus: así resucita el viejo Hospital La Fe de Valencia

Esta iniciativa del actual Consell de la Generalitat tiene un presupuesto de 146 millones de euros, pero carbura todavía al trantrán. Los edificios siguen cerrados y sin rehabilitar, las instalaciones de servicios básicos castigadas y sus espacios exteriores repletos de socavones y vallas de obra.

Ahora, la irrupción del coronavirus ha dado una nueva oportunidad al viejo Hospital La Fe. Varias decenas de operarios trabajan sin descanso para acondicionar uno de los edificios, el que albergaba la Escuela de Enfermería, y poder reconvertirlo en hospital de campaña. Las obras de urgencia se han encomendado a la empresa estatal Tragsa, que ha subcontratado a otras empresas de obras y servicios para acometer los trabajos. Este jueves 19 de marzo, festivo en la Comunidad Valenciana, podían verse las cuadrillas de electricistas, climatizadores, fontaneros, etc. entrando y saliendo del edificio.

Una cuadrilla de electricistas que trabaja en rehabilitar uno de los edificios de La Fe. (V. R.)
Una cuadrilla de electricistas que trabaja en rehabilitar uno de los edificios de La Fe. (V. R.)

Los plazos son muy ajustados. China presumió de construir en Wuhan un hospital para 1.000 camas en 10 días. En España, todo va mucho más lento. Pero el deseo de la Generalitat es que al menos una de las plantas, con capacidad para 76 camas, esté disponible en esos mismos 10 días, según anunció esta semana el presidente valenciano, Ximo Puig. Ya llevan dos trabajando. Se están reponiendo instalaciones eléctricas, se han vaciado viejos somieres y todo tipo de cachivaches, rehaciendo paredes, sustituyendo equipos de aire acondicionado, desinfectando espacios…

Las camas servirán de refuerzo para una red pública que, por ahora, está soportando la presión de los contagios, pero que puede verse desbordada en poco tiempo. La Comunidad Valenciana tiene contabilizados casi un millar de infectados, de los que 299 están ingresados en hospitales y 59 permanecen entubados en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

"Disponemos de la capacidad para atender todos los casos que pudieran incorporarse a las UCI. Estamos planificando y utilizando todos los recursos disponibles", señalaba la 'consellera' de Sanidad, Ana Barceló, en su comparecencia diaria ante los medios de comunicación a través de YouTube. "De momento, tenemos bastante capacidad, estamos reordenando otros espacios", insistía. La 'conselleria', además de recurrir a la vieja Fe u otros espacios públicos, ha coordinado con el sector hospitalario privado la liberación de camas para poder atender nuevos casos cuando se desborde la red pública. También ha recibido la oferta por parte de grupos hoteleros de disponer de habitaciones para medicalizarlas.

"Hay grandes empresas, cadenas hoteleras, asociaciones hoteleras, de restauración y otras empresas que se han puesto a disposición, que han ofrecido material con una generosidad extraordinaria", dijo Barceló agradecida. "Vamos a comprobar cómo nuestra comunidad es solidaria. Merecen el mismo aplauso que los sanitarios, al que también nos sumamos".

Operarios, vaciando de material viejo uno de los edificios del viejo Hospital La Fe. (V. R.)
Operarios, vaciando de material viejo uno de los edificios del viejo Hospital La Fe. (V. R.)

Horas después, el 'president' Puig anunciaba la construcción de tres hospitales de campaña (uno por capital de provincia: Valencia, Alicante y Castellón) con capacidad para 1.100 camas, con la intención de disponer de 500 de ellas en los próximos 15 días.

Aunque la Comunidad Valenciana no parece haber entrado todavía en fase colapso, lo cierto es que ha habido quejas del personal sanitario por la insuficiencia de material protector para atender a los enfermos: 66 profesionales han sido aislados en sus casas tras presentar síntomas, aunque ya hay 46 que se han reincorporado. Barceló reconoció que ha habido escasez, pero aseguró que el Ministerio de Sanidad, que centraliza las compras de máscaras o los llamados equipos de protección individual (EPI), ya ha comenzado a distribuir material entre las autonomías. Sobre la situación del equipo humano, la 'consellera' aseguró que por ahora pueden cumplir sus turnos, pero anunció la puesta en marcha de una plataforma para que médicos y personal sanitario ya retirado o jubilado puedan reincorporarse para reforzar el servicio asistencial en caso de necesidad.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios