VEINTE MILLONES EN PLENA OLA DE PROTESTAS

Ximo Puig tira de subvención de la DANA para calmar al campo en plena tractorada

El Consell valenciano libera veinte millones para los agricultores más perjudicados por el temporal en plena oleada de protestas en los productores de las comarcas de Alicante

Foto: Agricultores de Alicante, este martes, en protesta por los bajos precios del producto. (EFE)
Agricultores de Alicante, este martes, en protesta por los bajos precios del producto. (EFE)

Más de dos mil personas y cerca de 400 tractores cortaron ayer la Autovía A-31 a su paso por las localidades alicantinas de Novelda y Monforte del Cid. Productores de uva embolsada se sumaban a la ola de protestas que gran parte del campo español está protagonizando para denunciar lo que consideran un sistema injusto de generación de precios y las condiciones económicas del sector, muy presionado por la sobreoferta y la fuerte competencia que libran las grandes cadenas de distribución. Hace menos diez días, el pasado 14 de febrero, la sede de las protestas había sido la ciudad de Valencia, donde más de veinte mil manifestantes colapsaron la ciudad para reclamar nuevas políticas al sector público. La Comunidad Valenciana, un territorio clave como Andalucía, Murcia o Cataluña en la producción de frutas y verduras para el mercado nacional e internacional, no ha sido ajena a la ola reivindicativa que ha obligado al Gobierno a mover ficha y tratar de ofrecer soluciones de forma acelerada.

En ese contexto de descontento, el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, anunciaba ayer martes en una visita a la fábrica de Cañizos Faura, en San Isidro, en una comarca eminentemente agrícola como la Vega Baja, la inminente aprobación por parte de su Gobierno autonómico de un nuevo decreto de ayudas a afectados por los daños del temporal del pasado mes de septiembre (DANA) por valor de más de veinte millones de euros. El programa, que se suma otros dos por valor de 13 millones, servirá para cubrir los destrozos sufridos en infraestructuras de explotaciones que no contaban con seguros agrarios, algo habitual en el caso de pequeños productores que buscan ahorrarse costes al no contratar pólizas que protejan sus cosechas, especialmente en la citada comarca alicantina del sur de Alicante. Las ayudas, que alcanzarán hasta 8.000 euros por agricultor, no compensarán la pérdida de esas cosechas (pues sería desincentivar la contratación de seguros para el conjunto de productores), pero ayudarán a afrontar costes añadidos de reparaciones por daños del temporal que anegó esta zona de la Comunidad Valenciana.

Ximo Puig, en una visita a Almoradí (Alicante), cuando se produjo el temporal (DANA) de septiembre. (EFE)
Ximo Puig, en una visita a Almoradí (Alicante), cuando se produjo el temporal (DANA) de septiembre. (EFE)

"Es evidente el sentido de la oportunidad y que se pretende lanzar un mensaje", señalaban fuentes conocedoras del anuncio sobre el momento de la puesta en marcha del programa de ayudas, que ya había sido anticipada pero que se concretará en el Consell o reunión del consejo de gobierno del próximo viernes. La medida coincide, además, con los cambios regulatorios que el Gobierno de Pedro Sánchez está impulsando para tratar de calmar al sector primario, como el real de decreto que aprobó este martes.

El Consell del Botànic había recibido críticas de la oposición por el retraso en la ejecución de las ayudas prometidas por el temporal. Aunque el barón socialista sostiene que ya se han entregado el 50% de todas las subvenciones prometidas y que se han beneficiado 4.000 particulares, las marchas y protestas de los agricultores, que están marcando mucho la agenda política, han espoleado a los responsables autonómicos para acelerar la tramitación del nuevo decreto autonómico y tratar de cerrar un boquete en su relación con el campo.

La iniciativa complementa otra del Gobierno central, aprobada por la vía de urgencia tras la DANA que azotó el Mediterráneo y zonas agrícolas el pasado otoño, que compensaba también este tipo de daños (vallados, balsas, bancales, terrazas y muros, acequias, canales y compuertas, caminos de acceso, depósitos, redes eléctricas, casetas para la limpieza y desescombro en los campos, así como para paliar la pérdida definitiva de suelo y de capacidad productiva), pero solamente para productores con seguro agracio en vigor (el que cubre las cosechas).

La tarifa de estas pólizas es una de las cargas que el sector agrícola cita habitualmente como claves en la conformación de sus coste de producción. De hecho, es una de las reivindicaciones del sector de la uva de mesa, recibir apoyo para sufragar los seguros. De ahí, que Puig recordara en el anuncio de este nuevo paquete de ayudas que la Generalitat destina anualmente 25 millones de euros a los agricultores para colaborar en los gastos de suscripción de los seguros agrarios. "Los seguros son muy caros. La ayuda es una forma proteger la renta de agricultores", explican desde el departamento de Agricultura de la Generalitat. El objetivo del nuevo decreto que se aprobará el viernes es paliar el impacto del temporal en la zona y “cubrir aquello que no cubre” ni el decreto del Ministerio de Agricultura ni el Consorcio de Seguros.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios