marcos benavent se ratifica en el juzgado

Un imán sirio y el 'yonqui del dinero' se cuelan en la operación contra Zaplana

Marcos Benavent acude al juzgado para ratificarse en la entrega de unos documentos que recibió de un ciudadano árabe con esquemas del cobro de comisiones a empresas del Plan Eólico

Foto: Marcos Benavent, en una de sus declaraciones en dependencias de la Guardia Civil en 2016. (EFE)
Marcos Benavent, en una de sus declaraciones en dependencias de la Guardia Civil en 2016. (EFE)

La operación Erial lanzada por la Fiscalía Anticorrupción contra el exministro y expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana, por presuntos delitos de blanqueo de capitales, malversación, cohecho y prevaricación, tuvo uno de sus desencadenantes en una aportación documental de Marcos Benavent, el autodenominado 'yonqui del dinero', cuya confesión desencadenó el caso Taula, otro de los escándalos que salpican al Partido Popular valenciano. Benavent acudió este martes al juzgado número 8 de Valencia para ratificarse en la entrega de unos documentos en los que quedaría detallado el sistema de reparto y cobro de comisiones a empresas adjudicatarias de contratos de concurso como el Plan Eólico Valenciano y las licencias de Inspección Técnica de Vehículos (ITV), ahora bajo la lupa de la UCO y Anticorrupción.

Según fuentes conocedoras de la investigación, Benavent hizo entrega de estos documentos a los fiscales en el año 2015. Les explicó que se los había entregado un ciudadano de origen sirio, imán de una mezquita musulmana de Valencia, que había hallado los papeles en el falso techo de la antigua vivienda de Zaplana en la ciudad, que había pasado a estar ocupada por él. La historia tiene tintes rocambolescos, pero esos papeles habrían sido útiles a los investigadores en las primeras etapas de sus pesquisas. El Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia investiga si Eduardo Zaplana ha tratado de repatriar fondos procedentes de presuntas mordidas cobradas en los años en que fue presidente de la Generalitat. Las diligencias tienen la vista puesta en un posible entramado de empresas en Uruguay y en el papel que personas de la máxima confianza de Zaplana, como su exjefe de gabinete Juan Francisco García (expresidente del Club Baloncesto Estudiantes) o su amigo íntimo de Benidorm, Joaquín Barceló, han jugado en esa posible operación de blanqueo o de cobro de comisiones.

Eduardo Zaplana, después de ser detenido. (EFE)
Eduardo Zaplana, después de ser detenido. (EFE)

La aparición de Marcos Benavent explicaría que haya sido la Fiscalía Anticorrupción de Valencia la encargada de investigar los movimientos de Zaplana y que la causa se instruya en un juzgado de la Ciudad de la Justicia, pese a que en la operación Lezo aparecieron indicios de movimientos en el extranjero. Sin embargo, este caso y las conversaciones grabadas con el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González fueron insuficientes como para que la Audiencia Nacional decidiese investigar al exportavoz del Gobierno de Aznar, que ha dormido la noche de este martes en los calabozos para pasar este miércoles a disposición judicial.

Marcos Benavent es el primer interesado en aparecer antes los investigadores como colaborador. Sus confesiones sirvieron para destapar una trama de corrupción en el PP valenciano que llegó a alcanzar a la ya fallecida Rita Barberá o al presidente provincial Alfonso Rus. Pero en varias de las piezas él mismo figura como investigado. De hecho, ya ha sido procesado por un delito de estafa, malversación y falsedad documental en la empresa pública Imelsa.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios