El expresidente del Estudiantes y ex jefe de gabinete de Zaplana, detenido en Barcelona
fue mano derecha del expresidente en la generalitat

El expresidente del Estudiantes y ex jefe de gabinete de Zaplana, detenido en Barcelona

Juan Francisco García iba a participar en la Ciudad Condal en la Asamblea de la ACB

Foto: Juan Francisco García. (EFE)
Juan Francisco García. (EFE)

El que fue mano derecha de Eduardo Zaplana en la Generalitat, Juan Francisco García, fue detenido este martes en el marco de la operación por blanqueo de capitales y delito fiscal que se saldó con el arresto del exministro de José María Aznar. Expresidente del Club de Baloncesto Estudiantes, García se encontraba en Barcelona, donde iba a participar de la Asamblea de la ACB. Era uno de los tres candidatos para ser elegido nuevo presidente. Los agentes de la UCO se desplazaron a su domicilio en Valencia, donde no estaba, y optaron por localizarlo en la Ciudad Condal, según fuentes cercanas a la investigación.

[Eduardo Zaplana, detenido por presunto blanqueo, malversación y prevaricación]

García ha sido siempre una persona muy cercana a Zaplana. Le acompañó como hombre de confianza durante su etapa como presidente de la Generalitat valenciana, con especial énfasis en la relación con el universo empresarial valenciano, con el que trató de ejercer de interlocutor del Gobierno autonómico por encima, incluso, de los consejeros del Consell. Este vínculo con el ex 'president' le llevó a competir en influencia con otras personas que formaron parte del círculo de confianza de Zaplana en su etapa política en la Comunidad Valenciana.

En la segunda legislatura, García se mantuvo en su puesto, pero perdió peso frente al que fue vicepresidente, José Luis Olivas, posteriormente sucesor temporal de Zaplana y, tras la elección de Francisco Camps en 2003, nombrado presidente de Bancaja. Tambien pugnó por espacios de poder con Rafael Blasco, entonces secretario de Presidencia y posteriormente conseller, primero con Zaplana y después con Camps.

Tanto Blasco como Olivas terminaron por sentarse en el banquillo por causas penales. Blasco fue condenado a prisión (donde permanece) por malversación de fondos destinados a la Cooperación Internacional y todavía tiene causas pendientes. Olivas, por su parte, fue condenado por fraude fiscal y por falsear una factura con una empresa de Vicente Cotino, el empresario que también ha sido detenido este martes en la misma operación que se ha llevado por delante a Zaplana.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios