Isabel bonig quiere un independiente

Génova baraja a González Pons para rescatar Valencia (pero él quiere seguir en Europa)

El eurodiputado popular se resiste a las quinielas que lo sitúan al frente del PP en la ciudad para las municipales, mientras Isabel Bonig busca un independiente sin peso en el partido

Foto: Rajoy (c), con el eurodiputado González Pons (d), en el congreso del PPE de 2015 en Madrid. (EFE)
Rajoy (c), con el eurodiputado González Pons (d), en el congreso del PPE de 2015 en Madrid. (EFE)

El Partido Popular busca candidato a la alcaldía de la tercera capital de España y no lo encuentra. Al menos no un nombre distinto al que circula en todos los mentideros políticos en Valencia y, también, en Madrid, el del vicepresidente del grupo popular en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons. El problema es que él no quiere, que en la formación de la gaviota no hay un consenso sobre las posibles alternativas y que los nombres de independientes que han salido a la luz pública no encuentran eco en los propios protagonistas, que se ponen de perfil ante cualquier alusión.

Tras un cuarto de siglo con la vara de mando, la fallecida Rita Barberá perdió la alcaldía en las municipales de mayo de 2015. El PP perdió 10 concejales y se quedó muy lejos de la aplastante mayoría absoluta lograda en convocatorias anteriores. Ni siquiera la suma con Ciudadanos le hubiera permitido conservar el ayuntamiento. Un pacto a tres bandas entre Compromís, el PSOE y Valencia en Comú (Podemos) permitió investir alcalde a Joan Ribó y abocó a la bancada de la oposición a los populares, hoy con nueve de sus 10 concejales imputados por blanqueo.

El vicepresidente del grupo popular europeo aspira a liderar la candidatura de su partido para la Eurocámara en las elecciones de junio de 2019

La causa judicial contra el partido en Valencia, la procesión de investigados y la ausencia de renovación orgánica, con una gestora sin fecha de caducidad, han convertido la acción política local en un erial sin liderazgos claros y sin cartel electoral a año y medio de la próxima cita con las urnas. En ese contexto, la presidenta regional, Isabel Bonig, está promoviendo designar a un independiente con prestigio profesional para fortalecer la idea de cambio de ciclo y en previsión de un posible pacto con Ciudadanos. Varios nombres han surgido de forma más o menos espontánea en ese debate abierto por Bonig, desde el presidente del Levante UD, Quico Catalán, pasando por el director de Cáritas en Valencia, Ignacio Grande, hasta el presidente de Broseta Abogados, Manuel Broseta. Ninguno de ellos ha confirmado interés ante un posible ofrecimiento.

Isabel Bonig, con Rajoy, en la interparlamentaria del PP celebrada en Valencia. (EFE)
Isabel Bonig, con Rajoy, en la interparlamentaria del PP celebrada en Valencia. (EFE)

Los críticos con Bonig creen que su insistencia en recurrir a un independiente obedece a una estrategia para cubrirse ante la posibilidad de que no logre recuperar la Generalitat pero su partido sí logre la alcaldía, una opción factible que convertiría al nuevo primer edil en referencia interna indiscutible en la Comunidad Valenciana. Un alcalde no afiliado al PP tendría más complicado dar el relevo a Bonig, que ganaría tiempo para tratar de intentar prolongar su mandato en busca de una segunda oportunidad autonómica, aun con una parte importante del partido en contra.

Aunque se ha especulado con carteles internos como la 'exconsellera' María José Catalá, el diputado en el Congreso José María Chiquillo o el presidente de la gestora local, Luis Santamaría, el nombre de Esteban González Pons es el que más suena por nivel de conocimiento ciudadano y peso interno.

Sin embargo, fuentes del entorno de González Pons llevan meses trasladando la idea de que su deseo político es consolidarse en Bruselas. Elegido en 2014, es vicepresidente del grupo popular europeo en la Eurocámara y portavoz de la delegación española del mismo grupo. Más allá de los beneficios económicos de su posición, en la práctica ejerce como líder de su partido en el Parlamento Europeo, aunque no hay que olvidar que en 2014 el número uno fue Miguel Arias Cañete, ahora comisario de Acción por el Clima y Energía. Cañete tuvo que dar explicaciones en junio de 2016 a la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara por sus vínculos con los papeles de Panamá y el caso Acuamed. Entre las aspiraciones de González Pons estaría liderar la candidatura europea en los comicios del 9 de junio de 2019.

Pons y Cañete compartieron candidatura en las europeas de 2014 como número dos y número uno. (EFE)
Pons y Cañete compartieron candidatura en las europeas de 2014 como número dos y número uno. (EFE)

“No es lo mismo estar defendiendo la posición española frente a Carles Puigdemont en Bruselas que pelearte sobre el carril bici con el concejal Giussepe Grezzi, de Compromís, en Valencia. Sería una pena sacrificar todo el trabajo que ha estado haciendo estos años en Europa”. Este comentario se repite de forma constante entre los amigos y personas más afines a González Pons en el seno del PP sobre los riesgos de presentarse para perder. Aunque, a continuación, admiten sin complejos que si Mariano Rajoy levanta el teléfono y le pide que encabece la lista de las municipales de Valencia, no tendrá más elección que decir que sí.

"No es lo mismo estar defendiendo la posición española frente a Puigdemont en Bruselas que pelearte con el concejal Grezzi por el carril bici"

“Va a depender de lo que decida Rajoy, todos sabemos cómo funciona este partido, al margen de lo que uno quiera o no quiera. Una candidatura de González Pons que incorpore profesionales independientes como refuerzo tiene muchas opciones de resultar ganadora”, señala otra dirigente consultada. Hay una tercera opción extrema, aunque no imposible legalmente, y es que pueda compatibilizar las dos candidaturas, la municipal y la europea, algo muy poco defendible políticamente.

Los sondeos decidirán

La decisión definitiva tardará algunos meses en tomarse. El PP tiene previsto elaborar sondeos de opinión a partir de otoño del año que viene para terminar de perfilar sus candidaturas. En el caso de la Comunidad Valenciana, será complicado que Isabel Bonig, elegida con más del 90% de los votos de los delegados en el congreso regional, no lidere la candidatura de las autonómicas.

Los populares creen que podrán recuperar también el Ayuntamiento de Alicante, no tanto por méritos propios sino por la percepción de inestabilidad permanente en el equipo de gobierno de Gabriel Echávarri, al que ahora han abandonado definitivamente sus socios Guanyar (Podemos) y Compromís tras ser procesado por prevaricación. El futuro político de Echávarri pinta muy negro, y aunque se resiste a dimitir, es complicado que pueda aguantar la alcaldía sentado en el banquillo de los acusados. Lo normal es que su partido, el PSPV-PSOE, lo aparte antes de que eso ocurra.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios