Joan Ribó: “La imputación de Barberá será el final de la era oscura de la corrupción”
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
entrevista al sucesor de rita

Joan Ribó: “La imputación de Barberá será el final de la era oscura de la corrupción”

El alcalde de Valencia es coetáneo de Rita Barberá y, al mismo tiempo, su antagonista ideológico. Mientras una fundaba Alianza Popular, el otro pagaba las cuotas del Partido Comunista

Foto: Joan Ribó, en uno de los balcones interiores del Ayuntamiento de Valencia. (Marga Ferrer)
Joan Ribó, en uno de los balcones interiores del Ayuntamiento de Valencia. (Marga Ferrer)

Joan Ribó nació en Manresa un 17 de septiembre de 1947. Este dato biográfico, aparentemente inocuo, es paradigmático del giro político que ha experimentado la ciudad de Valencia, donde hace algunos años parecía impensable que un catalán pudiera ser su alcalde. Este histórico militante de izquierdas, que llegó a Compromís de rebote en 2010 para ser candidato tras abandonar Izquierda Unida, reside en la capital valencianadesde sus años universitarios. Ingeniero agrónomo y profesor de secundaria, es el hombre que arrebatóa Rita Barberá la vara de mando que agarraba con fuerza desde hacía 25 años. Su primer gesto político fue guardar ese bastón en un armario: "No es un símbolo que representa mi forma de gobernar. Prefiero, en cualquier caso, el diálogo con mis vecinos y vecinas", dijo entonces para marcar distancias con su antecesora.

Aunque no es de Podemos, se ha vinculado su imagen a la de otros "alcaldes del cambio" de las grandes ciudades españolas. Pero Ribó ya estaba en política cuando Pablo Iglesias e Íñigo Errejón todavía no habían nacido. Cuando fue nombrado secretario general de Esquerra Unida en 1992 (la rama valenciana de Izquierda Unida), el líder podemista aún no había terminado la EGB.

Entrevista a Joan Ribó

Ribó es, por tanto, coetáneo de Rita Barberá, yal mismo tiempo su antagonista ideológico. Mientras unafundaba Alianza Popular con ex altos cargos franquistas en 1976, el otro pagaba las cuotas de afiliadodel Partido Comunista.

La entrevista con El Confidencial se produjo antes de las dimisiones de miembros de la ejecutiva del PSOE y de la renunciade Pedro Sánchez como secretario general.Por esta razón la situación interna de los socialistas no está en la conversación, quese desarrollóen la antesala de su despacho de la alcaldía en el Ayuntamiento de Valencia, donde, según dice, todavía se le aparecen algunas sombras de su antecesora por los pasillos.

Foto: El alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís), sale con su bicicleta del ayuntamiento. (EFE)

PREGUNTA: Usted proviene de los movimientos cristianos obreros. ¿Qué le queda de aquella etapa de rara fusión entre religión y actividad política de izquierdas?

RESPUESTA: Me queda más de lo que parece. Me queda una voluntadde aproximación a la gente, de intentar preocuparte de la gente que está más fastidiada, de generar los mecanismos para que los más necesitados tengan la caña para pescar, como dicen los misioneros. Me queda esa voluntad de autoorganización que para mi es muy importante. Y me queda un profundo respeto a todos los planteamientos religiosos, de cualquier religión.

P:​ Reinas magas, semáforos paritarios, retirada de símbolos católicos…Sus críticos le achacan una gestión provocadora.

R:Me gusta siempre nombrar al cardenal Vicente Enrique y Tarancón, que hizo una labor para separar la Iglesia y el Estado. Yo eso lo comparto y, por desgracia, la Iglesia ha dado muchos pasos atrás en esto últimos años; la Iglesia en general y la valenciana en particular. Tiene que tener un papel y libertad de culto pero no tiene que inmiscuirse y mezclarse con el Estado. Nunca es bueno. El nacionalcatolicismo está demasiado cerca en la historia de España y es algo en lo que no debemos caer. Ni en el anticlericalismo ni en el nacionalcatolicismo. Hay que mantener una postura de un laicismo en el que el Estado es de todos y cada uno tiene la libertad de poder desarrollar sus creencias normalmente.

"Mariano Rajoy no puede intentar formar un gobierno cuando la médula espinal de su partido está atravesada por la corrupción"

P: ¿Se identifica con los llamados alcaldes del cambio: Ada Colau, Kichi o Manuela Carmena…? Ellos han alcanzado las instituciones de la mano de Podemos. Pero usted no es de Podemos.

R:Me gustaría identificarme. El día 23 de septiembre fui a un acto promovido por el alcalde de Zaragoza y tengo muy buena relación con todos estos alcaldes. La situación de Valencia es peculiar. Nosotros hemos hecho un gobierno de coalición de tres grupos que ha funcionado sólidamente, mientras otras alcaldías han estado trabajando en una minoría que con el tiempo ha ido mejorando, como en el caso de Barcelona o Zaragoza. Pero sí, me siento profundamente identificado con los grandes ideales de estas alcaldías y las esperanzas de cambio que se expresaron de manera clara en las grandes ciudades.

P:¿Y se están cumpliendo las esperanzas de las que habla?

R: Creo que sí. Se están dando pasos. Se debería correr más. Todos deberíamos correr más. Las dinámicas municipales son muy lentas, pero se están cambiando muchas cosas, también en Valencia.

placeholder Las manos y el reloj del alcalde de Valencia. (Marga Ferrer)
Las manos y el reloj del alcalde de Valencia. (Marga Ferrer)

P: Ha heredado un Ayuntamiento gestionado durante 25 años por Rita Barberá. Supongo que su sombra se le aparecerá en cada pasillo

R:Alguna sombra ha aparecido alguna vez, aunque ya se han diluido mucho (ríe). Pero hay sombras que siguen ahí. Hay sombras que son terribles. La sombra de la deuda cada año la percibimos y se nos lleva mucho más de la mitad de la financiación. Está la sombra de la pérdida de personal que ha tenido este Ayuntamiento solo en los últimos cinco años, más de 500 personas, el 10%. Eso nos lastra en la gestión. También la sombra de unas estructuras organizativas muy piramidales para permitir reinos de taifas.

P:¿Qué opinión le merece la situación por la que está pasando Rita Barberá?

R:La imputación de Rita Barberá por el Tribunal Supremo marcará el final definitivo de la era oscura de la corrupción en el Ayuntamiento de Valencia, presumiblemente protagonizada por el PP con la exalcaldesa al frente. Al aferrarse al Senado, se ha pegado un tiro ella misma a su honorabilidad. Llegué a la alcaldía con el propósito de hacer que los corruptos devolvieran hasta el último céntimo de todo lo que derrocharon y robaron. Compromís es la única acusación popular de una pieza que precisamente investiga el supuesto blanqueo de dinero ligado a un más que posible delito electoral. Rajoy no solo esconde, sino que también blinda la corrupción. No puede intentar formar un gobierno cuando la médula espinal de su partido está atravesada por la corrupción, y aquellos que intentan pactar gobiernos con Rajoy no deberían ser cómplices para intentar ocultarla.

"Me identifico profundamente con los grandes ideales de las alcadías de Colau, Kichi o Carmena"

P:¿En qué medida el endeudamiento de la ciudad condiciona la puesta en marcha de proyectos o las inversiones?

R:La condiciona gravemente. El año pasado pudimos hacer una moratoria de la deuda. A pesar de ello estamos con un endeudamiento como el de 2005. Estamos pagando religiosamente. Esto quiero resaltarlo. Cuando entramos, a los proveedores se les pagaba más de sesenta días; ahora se paga a cinco y medio. Si no tuviéramos que pagar esa deuda tendríamos el doble de dinero para el año que viene para inversiones. Hemos de dejar de hacer muchos proyectos que tenemos en cartera estudiados y planificados porque no tenemos más posibilidades.

P:Sin embargo, admitirá que en cuanto a la fiscalización y control de su gestión lo tiene bastante fácil. Tener a nueve de diez concejales de la oposición imputados debe aliviar bastante la presión.

R:Eso lo que aumenta mucho es la presión sobre la mala imagen de este Ayuntamiento. La imagen de Valencia está muy machacada como consecuenciade estos nueve yde los asesores que llevan detrás, de la investigacióndel señor (Alfonso)Grau, el vicealcalde, y de la situación de la señora Barberá. Por mucho que se quiera olvidar, en el pacto contra la corrupción con el PP para formar el nuevo Gobierno, Ciudadanos se olvidó de Valencia. Mucha se gente se replantea invertir en Valencia precisamente porque tenemos una mala fama acumulada en el pasado que estamos limpiando. Cuando vamos a Europa a pedir ayudas para determinados planes o proyectos, tienes que contrarrestar la imagen de Valencia y explicarles que han cambiado las cosas. El lastre reputacional influye en la economía de esta ciudad. Hay mucha gente que no invierte en un país corrupto.

placeholder Joan Ribó, con Mónica Oltra, el día que fue nombrado alcalde de Valencia. (Marga Ferrer)
Joan Ribó, con Mónica Oltra, el día que fue nombrado alcalde de Valencia. (Marga Ferrer)

P:Dirigentes empresariales locales han presionado a cargos públicos de Compromís para que se abstengan o faciliten una investidura a Mariano Rajoy a cambio de arrancar financiación e inversiones para la Comunidad Valenciana, al estilo negociador de la antigua Convergència. ¿Lo ve?

R:Eso lo respondió el señor Rajoy de manera contundente. Dijo que el modelo de financiación de la Comunidad Valenciana no es un tema prioritario para él. Esa propuesta tiene elementos de chantaje que no tienen validez. No se pueden plantear las cosas así. A mílos planteamientos a los que jugaba Convergència i Unió no me parecen políticamente correctos. La financiación y la falta de inversiones es una cuestión de justicia y hay que abordarla desde esta perspectiva.

Foto: El alcalde de Valencia, Joan Ribó, posa en las escaleras de la sede consistorial. (EFE)

P:¿Cómo es la relación de la ciudad con el Estado? Hay proyectos como el Parque Central, que debe eliminar la playa de vías del centro de la ciudad, que llevan años bloqueados. ¿Es un problema político, presupuestario o de atasco burocrático?

R:Es un problema de marginación de la Comunidad Valenciana, de que no se nos tiene en cuenta en la planificación de las inversiones. El problema del Corredor Mediterráneo viene de la época de Josep Borrell. Nos guste o no es la primera vía en transporte de mercancías. Esto perjudica objetivamente a la competitividad del sector productivo valenciano. La actitud del Ministerio de Fomento es impresentable. Está hipotecando al Puerto, a la economía y, por supuesto, la ciudad, que ni siquiera tiene los túneles pasantes.

P:¿Pero ese discurso también podría tenerlo otra ciudad, no sé, digamos Cuenca o Granada?

R:Valencia es la tercera ciudad de España. No es Cuenca.Y los túneles pasan bastante bien por Cuenca. Ahí el tema ferroviario está bastante arreglado. En Madrid hay tres túneles pasantes acabándose, en Barcelona, dos; y en Valencia no tenemos ninguno. Sevilla tiene el problema resuelto, Murcia tiene el problema resuelto, Zaragoza tiene el problema resuelto… Es muy escandaloso. Y no es culpa nuestra porque nosotros lo gritamos bien fuerte. Tiene que haber un Gobierno que preste atención a estos temas.

"La actitud del Ministerio de Fomento con Valencia es impresentable. Está hipotecando al Puerto, a la economía y, por supuesto, a la ciudad"

P:Desde la oposición se le ha reprochado que diese portazo al proyecto del hotel-casino de lujo en la Marina Real. Se le achaca el bloqueo de iniciativas de inversión extranjera en la ciudad.

R:En absoluto. Esa famosa empresa no había presentado los avales correspondientes en la Generalitat. Nos pedían un casino, pero en Valencia ya tenemos un casino y no queremos más casinos. Nosotros queremos la colaboración con la empresas en temas económicos. Hemos planteado a empresas extranjeras la participación en la dársena (la Marina Real de Valencia). Lo que nopueden es cambiarnos las calles o las normas. No estamos dispuestos a que nos den un trato colonial. Estamos encantados de que las empresas vengan pero con las normas y las leyes que nos hemos dado los españoles y los valencianos.

P:La Marina Real es el gran diamante en bruto de la ciudad. ¿Qué planes tiene para sacarle todo el brillo?

R:Ya lo estamos tallando. Nos hemos encontrado con una deuda de 440 millones y todos los recursos embargados. Estamos trabajando: Veles e Vents, que estaba parado, ya está funcionando. Es el primer año que todos los pantalanes están llenos de yates. Estamos trabajando para que la Marina sea una marina. Además hay actividades económicas y lúdicas. Ese diamante en bruto cada vez va a emitir más destellos. Pero en la losa de la deuda queremos ser igual que Zaragoza, Barcelona o Madrid en cuanto a los pagos del Estado de los grandes eventos.

P:Llama mucho la atención que ahora tanto usted como otros dirigentes como Ximo Puig digan que respaldarían la llegada de grandes eventos a la ciudad como la Copa América, con lo críticos que fueron. ¿Se ven distintas las cosas cuando uno llega al poder?

R:Un evento como la Copa América supuso unos rendimientos importantes para la visibilidad de la ciudad, aunque se hicieron inversiones que no se tenían que haber hecho. Es un evento que se ha realizado en San Francisco o en Oakland sin gastar los 330 millones que supuso abrir la bocana hacia el norte, que según muchos estudiosos no era necesario. Una Copa América es una posibilidad, pero hay otras inversiones que son ruinosas, como la Fórmula 1. Nosotros estamos apostando, por ejemplo, por las maratones, que son eventos internacionales y que atraen a miles y miles de personas. Valencia se está convirtiendo en la ciudad del ‘running’. Cuando hay carreras en la ciudad no encuentras una plaza prácticamente en hoteles. En eso vamos a apostar a fondo.

placeholder Joan Ribó, en el Ayuntamiento de Valencia. (Marga Ferrer)
Joan Ribó, en el Ayuntamiento de Valencia. (Marga Ferrer)

P:Hay quejas de colectivos en defensa del Cabañal, que dicen que falta agilidad en la ejecución de los planes de regeneración del barrio.

R:La falta de agilidad es una de mis grandes preocupaciones, no solo en el tema del Cabañal, sino en todo. Los funcionamientos municipales son muy lentos. Lo tengo que reconocer y estamos intentando agilizarlos. Dicho eso, a la gente del Cabañal hay que decirle que lo que se ha estropeado en más de veinte años no se puede arreglar en dos días. En el Cabañal hay inversiones que están a punto de entrar. Tenemos colapsos en el tema de contratación y pediría un poquito de paciencia. No tenemos varitas mágicas.

"Si me encuentro bien y todo sigue normal, muy posiblemente me presente a las primarias para repetir como candidato. Cuatro años es poco tiempo"

P:¿Cómo califica los servicios de limpieza urbana? También hay quejas.

R:Hay un estudio de la OCU de 2014 que dice que Valencia era la capital de España que menos gastaba per cápita en limpieza, 34 euros. Lamedia en España es de 57 euros.

P:¿Y esto lo han cambiado?

R:En estos momentos estamos en 39 euros. Para el año que viene tenemos que seguir mejorando. Pero dicho eso, hay que decir más cosas: una ciudad está sucia cuando se limpia menos y cuando se ensucia más. Hay que actuar en las dos direcciones. También hay que mejorar la eficacia del dinero que va a las empresas contratistas. Este va a ser el primer año que alguna empresa ha recibido ya unas cuantas multas por incumplimientos en muchos años. Es cierto que la situación hay que mejorarla.

placeholder Joan Ribó, en un instante de la entrevista con El Confidencial. (Marga Ferrer)
Joan Ribó, en un instante de la entrevista con El Confidencial. (Marga Ferrer)

P:Va a cumplir ahora 69 años. ¿Se esperaba un premio como la alcaldía de Valencia en su trayectoria política?

R:No. Sinceramente, lo que esperaba cuando hicimos las últimas elecciones es que pudiera producirse un cambio; que los concejales y concejalas de Compromís, junto con otros, pudiéramos producir un cambio. Y eso se ha producido. No pasaba mucho por mi cabeza y no me lo había planteado. Se veía que íbamos a tener uncrecimiento claro y que el Partido Socialista iba a tener un descenso, pero estábamos a mucha distancia. No me esperaba un cambio tan exagerado, la verdad.

P:¿Repetiría en 2019 si los electores le dan la confianza?

R:Eso tiene muchos condicionantes. Para presentarme tengo que tener el aval de mi partido y en Compromís hacemos unas primarias. Si me encuentro bien y todo sigue normal muy posiblemente me presente a las primarias. Ya no puedo decir más. Creo que con cuatro años es difícil poder tener un plan de gobierno alternativo diferente al que ha habido. Es muy negativo eternizarse, pero cuatro años es poco tiempo.

Noticias de Comunidad Valenciana Valencia Mariano Rajoy Compromís Fórmula 1
El redactor recomienda