horarios comerciales

Joan Ribó, el alcalde del cambio que desafía a El Corte Inglés

El gobierno municipal de Valencia abre una brecha con las grandes superficies y centros comerciales al proponer una fuerte restricción de zonas con libertad de apertura en festivos

Foto: El alcalde de Valencia, Joan Ribó, posa en las escaleras de la sede consistorial. (EFE)
El alcalde de Valencia, Joan Ribó, posa en las escaleras de la sede consistorial. (EFE)

La libertad de horarios y aperturas de la que ahora disfrutan las grandes superficies y centros comerciales de la ciudad de Valencia parece tener los días contados. El alcalde Joan Ribó y su concejal de Comercio, Carlos Galiana, (ambos de Compromís) acaban de presentar una propuesta que reduce a la mínima expresión los espacios de la ciudad sin restricción en festivos para los establecimientos de más de 2.500 metros cuadrados. En la práctica, la iniciativa es un cerrojazo a las aperturas dominicales de las que ahora disfrutan todas las tiendas de El Corte Inglés, Carrefour o los centros comerciales ubicados dentro del término municipal.

El plan de Ribó y su equipo ha abierto una brecha con la patronal de grande superficies Anged que amenaza con eternizarse en los tribunales y ha sido la gota que ha colmado el vaso de la tensa relación que algunas grandes firmas de distribución mantienen tanto con el Ayuntamiento como con la Conselleria de Economía, en manos Rafael Climent, también de Compromís. “El Ayuntamiento de Valencia está comprometido con la conciliación familiar y laboral de los trabajadores”, esgrime el alcalde para justificar su posición. 

El argumento del equipo municipal no es sólo de protección del pequeño comercio. También alega que ha recibido numerosas quejas y petición de ayuda de colectivos sindicales y comités de empresas de grandes superficies que alegan condiciones abusivas por parte de las grandes empresas a la hora de planificar los turnos de fin de semana. Lo cierto es que en virtud del convenio colectivo marco suscrito por Anged y los sindicatos sectoriales en 2013, trabajar un domingo no aporta ninguna ventaja salarial a los empleados. Se paga igual un lunes que un festivo. En una ciudad como Valencia, declarada Zona de Gran Afluencia Turística por la Ley de Comercio estatal, para las plantillas significa trabajar todos los fines de semana sin ningún tipo de compensación económica (además los salarios están congelados hasta el año que viene). 

“El Ayuntamiento de Valencia está comprometido con la conciliación familiar y laboral de los trabajadores”, esgrime el alcalde para justificar su posición

La argucia empleada por Ribó para sortear la Ley de Comercio ha sido hacer uso de sus competencias y proponer la declaración de una única zona de afluencia turística (frente a las cinco que aprobó su antecesora Rita Barberá) en un área alrededor de la Lonja (Patrimonio de la Humanidad) en la que no hay ningún centro comercial ni ninguna gran superficie. Anged ha propuesto una alternativa intermedia que restringe aperturas a un centro comercial (Arena) ubicado junto al campo del Levante UD pero que da libertad a todos los demás, tanto el centro (Calle Colón) como en zonas como la de las Ciudad de las Ciencias. “Este planteamiento es del todo inasumible. Continuamos con la propuesta de una sola zona alrededor de la Lonja”, ha sido la respuesta de Ribó. La solución ha llegado de la mano de una propuesta intermedia que han presentado las asociaciones de consumidores para incluir la comercial Calle Colón y la zona de la Ciudad de las Ciencias como zonas libres, pero que deja fuera a otros espacios como Nuevo Centro o Campanar. A cambio, Anged se ha comprometido a dar tres de cuatro domingos libres a sus trabajadores en nómina a tiempo completo.

La céntrica calle Colón de Valencia. (EFE)
La céntrica calle Colón de Valencia. (EFE)

Anged no ha arrojado cifras sobre el impacto económico que tendría en su caja la restricción de aperturas. Pero sí ha hecho público un informe en el que cifra 800 contratos el impacto sobre el empleo del cerrojo dominical en Valencia. «Si bien no se puede demostrar fehacientemente una relación causa-efecto, las estadísticas sí demuestran que las aperturas no sólo no han hundido el pequeño comercio, tal y como auguraban, sino que está notándose una evidente mejoría en el sector», sostenía Anged en un informe reciente. Las enseñas afectadas por el cierre de domingos y festivos propuesto por el consistorio valenciano van desde las citadas Correfour y El Corte Inglés hasta MediaMarkt, C&A, Worten o Cortefiel. 

El conflicto va camino de enquistarse judicialmente. Anged ha anunciado que recurrirá en los tribunales el cambio de zonas libres si Joan Ribó sigue adelante

El conflicto va camino de enquistarse judicialmente. Anged ha anunciado que recurrirá en los tribunales el cambio de zonas libres si Ribó sigue adelante. La estrategia de las grandes superficies pasa por solicitar la suspensión cautelar de la decisión municipal y seguir abriendo hasta que el caso llegue al Tribunal Supremo y resuelva, lo que podría no suceder hasta dentro de tres o cuatro años. Hay un antecedente. Una de las tiendas de MediaMarkt que quedó fuera de la primera distribución de zonas de Rita Barberá recurrió por considerar que el lugar en el que se ubicaba cumplía los mismos requisitos que el resto. Ganó, y el ayuntamiento amplió todavía más las áreas de libertad horaria. De rebote incluyó un renovado Hipercor (también de El Corte Inglés).

Paradójicamente, la propuesta de restricción en la ciudad de Valencia puede resolver un problema a la Generalitat. La libertad de la que ahora disfrutan grandes superficies y centros comerciales de la ciudad ha sido un foco de conflictos con sus competidores del área metropolitana, que sí estaban obligados a cerrar la mayor parte de domingos y festivos. Centros como Gran Turia, situado en la fronteriza Xirivella han optado por abrir la vía de la reclamación a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por vulneración de la Ley de Garantía de Unidad de Mercado. El supervisor de las normas de competencia ha denunciado a la Administración autonómica ante la Audiencia Nacional. Otros centros de la periferia de la ciudad como MN4 o la tienda de Ikea en Alfafar también han iniciado acciones judiciales para reclamar el mismo trato que los establecimientos ubicados dentro del anillo del término municipal de Valencia.

Compromís tiene claro que en su modelo comercial no cabe la libertad de horarios para la gran distribución y los grandes centros comerciales

Todos estos conflictos son anteriores al cambio de Consell derivado a las elecciones autonómicas de mayo. Sin embargo se han recrudecido tras el acceso de Compromís a la Conselleria de Economía. La formación nacionalista tiene claro que en su modelo comercial no cabe la libertad de horarios para la gran distribución y los grandes centros comerciales. El abanderado de esa posición ha sido el director general de Comercio, Natxo Costa, que mantiene una tensa relación con Anged. Costa, una persona procedente del asociacionismo del pequeño comercio, no ha dudado en posicionarse del lado de Ribó y es uno de los principales instigadores del cambio de modelo de horarios heredado del Partido Popular. Le ha costado convertirse en la “bestia negra” de Anged y en objetivo de los dardos del universo de la gran patronal valenciana. Sin embargo, desde su entorno se sostiene que las críticas que recibe lo refuerzan todavía más en su formación.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
58 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios