intento de pucherazo en VALENCIA en comú

Teléfonos rusos, mercado negro y facturas falsas en la guerra de Podemos en Valencia

Una auditoría detecta fraude masivo con nombres de listados de la sanidad andaluza y documentos manipulados de Orange y Vodafone en la votación para elegir la dirección de València en Comú

Foto: El portavoz de Valencia en Comú, Jordi Peris (i), con Pablo Iglesias y Antonio Montiel. (Reuters)
El portavoz de Valencia en Comú, Jordi Peris (i), con Pablo Iglesias y Antonio Montiel. (Reuters)

Esperpento con tintes de película de espías informáticos en el proceso de renovación de una parte importante de la dirección de València en Comú, la franquicia de Podemos en la ciudad de Valencia. Una auditoría interna ha detectado una fraude electrónico masivo en el proceso de inscripción para participar en la votación virtual organizada por la formación que comparte responsabilidad de gobierno con Compromís y el PSPV-PSOE en el Ayuntamiento de Valencia. El análisis informático ha revelado que desde una sola IP (dirección de ordenador) se realizaron 84 registros asignados a teléfonos móviles inactivos comprados en cuatro paquetes con el inicio numérico de 6126, 6287 o 6412. 

Según la investigación interna, que se ha incorporado a una denuncia a los juzgados de Valencia por fraude en el sistema telemático de votación, esos paquetes de números están a la venta en el mercado negro y proceden, en su mayor parte de Rusia. Pero hay más, “al analizar los nombres y DNI asignados a esos registros se detecta una recurrencia sistemática: son datos de los listados publicados en las bolsas de trabajo de enfermería de la Junta de Andalucía”.

Antonio Montiel. (EFE)
Antonio Montiel. (EFE)

El fraude no solo habría empleado esos nombres y números falsos, sino que gana en complejidad porque para inscribirlos los autores del mismo aportaron facturas falsas de Vodafone y Orange, pese a que todos los números son teléfonos inactivos de Movistar, según la comprobación realizada por los responsables de la auditoría, difundida por València en Comú.

En los contornos del cibercrimen

Todos los votos falsos iban dirigidos a dos candidatos que no forman parte de la actual dirección actual de València en Comú y cuyos nombres aparecen en la denuncia. El Confidencial ha tenido acceso al escrito remitido al juez. Ha optado por mantener en el anonimato las identidades porque no hay ninguna prueba en la auditoría que les vincule con el intento de fraude. Uno de ellos ha participado en el Círculo de Ciencia de Podemos. La otra aspirante trabaja en el sector inmobiliario. La marca de Podemos en la ciudad de Valencia debía renovar a la mitad de su comisión coordinadora, cinco de sus diez miembros. El plenario del partido decidió el jueves por unanimidad anular la votación, dar el visto bueno a la depuración del censo de inscritos propuesto por el informe de auditoría y abrir una nueva fecha de votación. 

Internet está repleto de webs que enseñan el camino para hacerse con números de teléfono falsos y engañar a sistemas electrónicos que los exigen para poder identificarse en encuestas, procesos de selección o, como en este caso, una votación electrónica. En lo que se refiere a los nombres, parece que los autores de este intento de manipular la elección interna optaron por coger un listado publicado también en la web y asignar a cada teléfono una identidad, para generar así las inscripciones falsas. Todo un sistema organizado que revela la voluntad clara de corromper el proceso. Y ejecutado por alguien que conoce bien los procedimientos electrónicos para poder hacerlo. En la denuncia se explica que el anterior responsable informático de València en Comú se inscribió justo después de que lo hicieran las 84 identidades falsas. Pero tampoco se le vincula directamente como posible autor.

Tensión entre Podemos y su franquicia

Este intento de pucherazo ha provocado un terremoto en el seno de un partido con tres concejales en el Ayuntamiento de Valencia que dan soporte, junto con los socialistas, a Joan Ribó como alcalde de Compromís y que no ha logrado consolidar un perfil político propio en el consistorio. Además las relaciones entre los tres ediles, el portavoz Jordi Peris, María Oliver y Roberto Jaramillo. También ha habido enfrentamientos con el consejo ciudadano de Podemos de Valencia a la hora de repartir las ayudas y subvenciones del grupo municipal. Valencià en Comú es una plataforma que aglutina a la formación podemista, antiguos cuadros de Izquierda Unida y miembros de grupos activistas de izquierda.

No es la primera vez que los podemistas y sus marcas blancas se ven salpicados por un escándalo de pucherazo en la Comunidad Valenciana. El pasado mes de enero, la comisión estatal de garantías del partido de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón se vio obligada a expulsar e inhabilitar a diez de los 24 miembros de la dirección de Alicante ciudad por manipular censos y usar cuentas y direcciones falsas en el proceso primarias celebradas a finales de 2014 para elegir candidatos en las elecciones municipales. Entre los suspendidos de militancia estaban el presidente del consejo ciudadano, Jesús Bustos, y la diputada autonómica, Covadonga Peremarch. Esta última se negó a abandonar su escaño en las Cortes Valencianas cuando fue expulsada y se convirtió en una de las primeras parlamentarias tránsfugas de Podemos en España. En mayo de este año fue expulsada definitivamente del partido que lidera en la Comunidad Valenciana Antonio Montiel.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios