concebido como banco de desarrollo empresarial

Para empresas y sin ficha bancaria: el banco público descafeinado de Ximo Puig

El ‘president’ sortea la presión de Compromís y Podemos con un plan para escindir el Instituto Valenciano de Finanzas con líneas de crédito a sectores productivos. No habrá préstamos a familias.

Foto: Ximo Puig, este lunes, flanqueado por Vicent Soler, Manuel Illueca y miembros del Instituto Valenciano de Finanzas. (GVA)
Ximo Puig, este lunes, flanqueado por Vicent Soler, Manuel Illueca y miembros del Instituto Valenciano de Finanzas. (GVA)

Se llamará Banc de la Generalitat pero, de momento, ni tendrá ficha bancaria ni podrá aprovechar la liquidez del Banco Central Europeo (BCE) para financiarse. El ‘president’ valenciano, Ximo Puig; el conseller de Hacienda, Vicent Soler; y el director del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Manuel Illueca, han presentado este lunes las líneas básicas de lo que pretende ser una refundación del instrumento de respaldo financiero de la Administración autonómica a los sectores productivos. El proyecto (ver documento) pasa por desgajar a finales de 2017 del IVF las competencias en materia de financiación al sector privado para crear una nueva entidad (Banc de la Generalitat) que quedará excluída del cómputo de la deuda pública que hace el Banco de España (perímetro SEC) y que nacerá con un capital social de 200 millones de euros y una herencia de 450 millones en activos crediticios y 250 millones de pasivo privado.

El equipo económico de Puig pretende convencer al Banco de España (con el que ya ha mantenido negociaciones) para que le deje montar una estructura de respaldo crediticio a empresas cuya deuda no sea incluída en el balance de la Generalitat. Para ello apostará por una estructura de gobernanza con un 50% de consejeros independientes (cinco de diez) y comisiones de control, auditoría y supervisión propias de un banco. La intención, según explicó Illueca, es que cuando esté a pleno rendimiento el nuevo instrumento sea capaz de emitir deuda y poner en el mercado créditos por valor de 600 millones de euros. Se trata de una cifra modesta pero que irá dirigida a “favorecer un cambio en el modelo productivo”. Sin embargo, el propio Illueca reconoció la dificultad para que el Banco de España acepte entregar a la Generalitat la ficha bancaria en un entorno en el que, además, el supervisor está propiciando procesos de concentración y viene de desmontar el modelo de cajas de ahorro. 

En cualquier caso, la iniciativa sirve a la pata socialista de Gobierno valenciano para contentar a sus socios de Compromís y Podemos y cumplir con uno de los compromisos del Pacto del Botánico. El nuevo banco aprovechará las líneas de apoyo financiero con microcréditos a desempleados que quieren montar un negocio y que ahora gestiona el Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef), pero no dará préstamos directos a familias en situación de exclusión financiera.

El director del Instituto Valenciano de Finanzas, Manuel Illueca. (Efe)
El director del Instituto Valenciano de Finanzas, Manuel Illueca. (Efe)

Illueca, el ideólogo del nuevo juguete financiero de la Generalitat, lo ha concebido como una suerte de banco de desarrollo empresarial, al estilo de los ya existentes en Alemania o el Institut Català de Finances. La entidad catalana, que el Govern de Carles Puigdemont considera estructura “de Estado” dentro de su hoja de ruta soberanista, tampoco ha conseguido todavía la ficha bancaria, aunque sostiene que opera como un banco de inversión. El gran problema, tanto para el caso catalán como el valenciano, es que siguen teniendo los mercados internacionales de deuda cerrados como consecuencia de la insuficiencia financiera de ambas administraciones autonómicas. Illueca cree que a partir de 2017, si completa el proceso de escisión del IVF y excluye del perímetro SEC el Banc de la Generalitat, podrá dejar de depender del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) del Ministerio de Hacienda y operar con autonomía.

Líneas de créditos del IVF que se pondrán en marcha en breve. (IVF)
Ampliar
Líneas de créditos del IVF que se pondrán en marcha en breve. (IVF)

A la espera de que se ejecute la escisión del Instituto Valenciano de Finanzas, este organismo dependiente de la Generalitat retomará este mismo mes su actividad crediticia con cuatro líneas sectoriales de crédito por importe de 35 millones de euros (sector agroalimentario, sector turístico, economía social y crecimiento e internacionalización). Los préstamos servirán para financiar inversiones y anticipos de subvenciones. A estas líneas hay que sumar otra de lo microcréditos para autónomos y microempresas de personas en situación de desempleo (5 millones) y las destinadas a emprendimiento innovador, con otros cinco millones. El IVF también se ha reservado la gestión de los créditos del Fondo Feder europeos para fomento de la competitividad.

En conjunto, el Banco de la Generalitat cree que su actividad inmediata generará un impacto de 175 millones de euros en las empresas. Sobre el perfil de los beneficiarios, Illueca señaló que el IVF no financiará proyectos que no tengan viabilidad y enmarcó en una filosofía de economía pública y potenciación de sectores considerados estratégicos el hecho de que la Generalitat asuma una labor crediticia que ya realiza la banca privada tradicional.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios