inspección de vehículos

Compromís amarga a la alemana Tüv Süd la compra de Atisae con un hachazo a las ITV

La Generalitat rebajará las tarifas de las inspecciones. El gigante germano acaba de cerrar la adquisición de la empresa española, que tiene en la Comunidad Valenciana el 10% de su facturación

Foto: Estación de ITV de Levante en Valencia. (Atisae)
Estación de ITV de Levante en Valencia. (Atisae)

Una noticia buena y otra mala para el gigante alemán de servicios técnicos Tüv Süd. La buena es que ha logrado hacerse con el 100% de Atisae, la empresa española de inspecciones y certificación industrial de la que ya poseía casi la mitad del capital desde 2004. El grupo germano, con una facturación de más de 2.000 millones de euros, refuerza su posición en el mercado español con esta operación al tomar el control de una compañía que figura entre las líderes de su sector, con 34 estaciones de ITV bajo su gestión y que presta además otros servicios en materia de certificación industrial. Fundada en 1964 y presidida por Javier García Atance, tiene 1.300 personas en plantilla y permitirá a Tüv convertir a España en su segundo mercado tras Alemania.

La mala noticia para Tüv Süd es que muy pronto los números de Atisae reflejarán una pérdida en la facturación como consecuencia de la rebaja de tarifas que está preparando la Generalitat valenciana gracias a una propuesta impulsada desde las Cortes por Compromís y que han respaldo sus socios de Gobierno PSPV-PSOE y Podemos, pero a la que también se ha sumado finalmente el Partido Popular. Atisae gestiona en la Comunidad Valenciana tres estaciones (Massalfasar, Campanar y San Antonio de Benagéber) a través de la mercantil ITV de Levante, en la que también participa Caixabank. En 2014, la filial valenciana aportó a los balances consolidados de Atisae casi el 10% de la cifra de negocio, que se acercó a los setenta millones de euros.

Esta contribución a la cuenta de resultados será menor cuando se apruebe la rebaja de precios por parte del Ejecutivo de Ximo Puig y Mònica Oltra. La Comunidad Valenciana registra una de las tarifas más altas de España, según el último informe comparativo realizado por la organización de consumidores Facua. Para un turismo diésel, por ejemplo, el coste de la inspección es de 51,64 euros, el segundo más elevado tras Madrid. En el caso de los vehículos de gasolina, la autonomía valenciana es la tercera más cara (40,29 euros), tras el País Vasco (42,79 euros) y Cantabria (43,11). 

Desde la privatización del servicio en 1997 por Eduardo Zaplana las concesionarias han ingresado más de 300 millones por "sobreprecio", denuncia Ferri

Además, la autonomía aplicaba a la tarifa dos euros más por la elaboración de un estudio sonométrico que impuso la Conselleria de Medio Ambiente cuando estaba dirigida por Rafael Blasco (hoy en prisión por malversación) que los propios técnicos de la Generalitat han calificado de inútil e innecesario. Compromís ha logrado que el Parlamento autonómico inste a la Generalitat a recortar precios y también a reforzar las auditorías y controles sobre los concesionarios. Sólo Ciudadanos ha rechazado la propuesta porque contempla que la segunda revisión sea gratuita, algo que para la formación de la que ahora es portavoz Alexis Marí puede dar lugar a picaresca por parte de los propietarios de vehículos.

El portavoz de Compromís, Fran Ferri.(EFE)
El portavoz de Compromís, Fran Ferri.(EFE)

Según el portavoz de la formación valencianista, Fran Ferri, desde la privatización del servicio de ITV en 1997 impulsada por Eduardo Zaplana las concesionarias han obtenido un “sobrebeneficio” de 317 millones de euros por el incremento de tarifas. Además recuerda que los adjudicatarios iniciales lograron importantes plusvalías con la venta de las concesiones y cita el caso de Sedesa, la empresa ligada al expresidente de las Cortes y exdirector de la Policía Nacional, Juan Cotino, en el ojo de huracán del caso Gürtel por financiar presuntamente de forma irregular al Partido Popular.

El descenso de facturación por la rebaja tarifaria también afectará a Applus y Aguas de Valencia. No es descartable que acabe en los tribunales

La Generalitat tiene ahora que aplicar esos descuentos tarifarios. No le será fácil porque en la mayor parte de los casos están prefijados. Las congelaciones de años anteriores fueron recurridas judicialmente por algunos de los concesionarios, que ahora podrían llevar a los tribunales una nueva rebaja si no hay un acuerdo entre las partes.

Atisae no será la única compañía afectada. Las estaciones de inspección de vehículos se las reparten en la Comunidad Valenciana siete empresas o grupos empresariales que gestionan otras tantas zonas concesionales. APPlus, la empresa con sede en Barcelona participada por fondos de inversión, gestiona los principales centros de Alicante, Elche y Benidorm, mientras que Aguas de Valencia hace lo propio en Riba-roja, Utiel, Catarroja, Vara de Quart y Llíria a través de Valenciana de Servicios ITV. No es un mal negocio para los concesionarios. Esta última adjudicataria ganó en 2014 casi dos millones de euros netos tras facturar 14,9 millones. El resto de operadoras son Pistas ITV, Valenciana de Revisiones, ITV Vega Baja y Atec.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios