el centro-derecha gana apoyos

No desestabilizarás a tu socio: Puig y Oltra renuevan su pacto temporal de no agresión

PP y C’S sumarían mayoría en Valencia si se traslada el resultado del 20D. El temor a que capitalicen las tensiones internas lleva a los dos dirigentes a aplazar la entrada de Podemos en el Consell

Foto: El president de la Generalitat, Ximo Puig junto a su vicepresidenta, Mónica Oltra. (EFE)
El president de la Generalitat, Ximo Puig junto a su vicepresidenta, Mónica Oltra. (EFE)

No habrá remodelación inmediata en el Gobierno valenciano para dar cabida a Podemos. Al menos de momento. El presidente autonómico Ximo Puig y la vicepresidenta Mònica Oltra han pactado aplazar la entrada del partido de Pablo Iglesias en el Ejecutivo hasta que se despeje el panorama nacional. El temor a que el Partido Popular y Ciudadanos capitalicen las tensiones internas ha obligado a nacionalistas y podemitas a replantearse la toma de control de la Generalitat. Se han dado cuenta de que pierden más erosionando y arrinconando a su socio que mimando la libertad vigilada de la que ahora disfruta. La razón: Una traslación del resultado de las generales de este domingo a las Cortes Valencianas modificaría el actual status quo. Populares y Ciudadanos sumarían un ajustada mayoría absoluta de 51 escaños frente a los 44 actuales en una Cámara de 99 sillas.

[Resultados de las elecciones generales por municipios y comunidades]

Tanto Puig, como Oltra como el líder territorial de Podemos, Antonio Montiel, percibieron los riesgos la misma noche electoral, cuando intercambiaron mensajes y conversaciones. Aunque la coalición entre nacionalistas y podemitas ha desbancado al PSPV-PSOE como segunda fuerza y referente de la izquierda en la Comunidad Valenciana también es cierto que la suma (25 %) se ha dejado cinco puntos de diferencia con respecto a las autonómicas del pasado mes de mayo (30 %). Por su parte, los socialistas han ganado algunos votos gracias al aumento de participación pero han perdido porcentaje (apenas el 19 % ahora). El 31 % obtenido por el PP y el 15 % de Ciudadanos les serviría para tomar el poder autonómico

Ximo Puig y Mònica Oltra han llegado juntos al Parlamento para escenificar la buena sintonía y que no hay fisuras en el acuerdo gubernamental

Este lunes Oltra y Puig han llegado juntos al Parlamento para escenificar la buena sintonía entre ambos y la renovación de su acuerdo de no agresión. “El Consell goza de buena salud, tiene una hoja de ruta clara y no tiene síntomas de agotamiento. Lo que ocurre es que la izquierda es mucho más plural que la derecha”, ha dicho el presidente autonómico. Oltra ha reiterado que el pacto de gobierno en la Generalitat es "para cuatro años", ha defendido que la repercusión de las elecciones generales es en el Congreso y en el Senado, "en principio ninguna más", y ha negado que vaya a pedir a Puig un turno en la presidencia, como incluso se había llegado a especular en ámbitos de la formación nacionalista. También Montiel ha tratado de cerrar filas con el llamado Acuerdo del Botánico que alumbró el actual Gobierno. “No pediremos entrar”, ha dicho. “No está en la lógica de las cosas extrapolar los resultados”, ha insistido Montiel. “Ninguna de las tres fuerzas políticas va a hacer malabares para frenar la necesidad de un gobierno de progreso que sustituya a 20 años del régimen del PP”, señalaba el portavoz socialista Manuel Mata en referencia a una posible crisis de Gobierno.

Podemos y Compromís mantienen los planes para concurrir juntos a las próximas autonómicas y no se descarta una crisis de Gobierno en unos meses

Este aplazamiento no significa que Compromís y Podemos hayan aparcado los planes para intentar concurrir conjuntamente a las elecciones de 2019 y tratar de asaltar la presidencia que ahora tiene Puig. De hecho, no se excluye que una vez se haya despejado el panorama nacional puedan introducirse los cambios y Podemos asuma alguna conselleria para ensayar una gestión conjunta. Esa debilidad de la presidencia de Puig, que depende de dos socios parlamentarios, está comenzando a ser utilizada por las dos fuerzas de la oposición. Este lunes, la presidenta regional del PP, Isabel Bonig, se ha mostrado segura de que el sorpasso de Compromís-Podemos al PSPV tendrá repercusiones negativas en el Consell, donde se va a ahondar en la “radicalización y la parálisis”. Por su parte, Carolina Punset, ha insistido en que, de hecho, Podemos ya ejerce como si estuviera en el Gobierno autonómico porque marca su agenda política desde las Cortes.

No desestabilizarás a tu socio: Puig y Oltra renuevan su pacto temporal de no agresión

Otra de las razones del aplazamiento de la entrada de Podemos en el Ejecutivo es esa incertidumbre que se ha generado a nivel nacional con el resultado de las elecciones. El bipartito respaldado desde el Parlamento por los podemitas no sabe con qué Gobierno central va a tener que lidiar en resto de legislatura. Hay muchos asuntos pendientes. Puig ya ha advertido que confía en que se abra el próximo trimestre el melón del nuevo sistema de financiación autonómica.

[Para más información y consultar otros datos, puede descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios