Resultados en la comunidad valenciana

La coalición de Oltra desbanca al PSPV como segunda fuerza y mete presión a Ximo Puig

La alianza entre Podemos-Compromís augura el primer grupo parlamentario valenciano de la historia. El PP resiste en cabeza con el 31%, aunque pierde 22 puntos con respecto a 2011

Foto: La coportavoz de Compromís y vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. (EFE)
La coportavoz de Compromís y vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. (EFE)

La coalición formada entre Compromís y Podemos para comparecer conjuntamente a las elecciones generales ha sido la gran triunfadora de la cita con las urnas en la Comunidad Valenciana. El Partido Popular ha logrado mantener el tipo y el primer puesto con un 31% de los sufragios y 11 escaños, pero se ha dejado 22 puntos y nueve diputados con respecto a 2011. Por contra, la alianza entre el partido de Pablo Iglesias y la formación de Mónica Oltra se estrena con fuerza con nueve actas (ocho más que la solitaria que tenía Joan Baldoví) y un 25% de votos que desbancan con claridad al PSOE del segundo puesto. Los socialistas no han alcanzado el 20% de respaldo ciudadano y han pasado de 10 a siete diputados. En la provincia de Valencia, Compromís-Podemos incluso ha empatado a escaños (cinco) con los populares. Este buen resultado, sobre todo en la capital de la autonomía, explican el subidón de la candidatura.

La lista compartida ha emergido como la sexta fuerza más votada en España, por delante de otras formaciones nacionalistas históricas como Esquerra Republicana de Cataluña, Democràcia i Llibertat (antigua Convergència) o el Partido Nacionalista Vasco. La euforia era patente anoche en la sede de Compromís, con abrazos y aplausos tras conocerse que la alianza era la segunda fuerza más votada. “Nunca más personas que pasen frío o hambre”, gritó entre ovaciones Oltra en su primera intervención de la noche.

[Resultados de las elecciones generales por municipios y comunidades]

La candidatura conjunta supera con holgura la barrera del 15% por circunscripción que fija el reglamento del Congreso para conformar grupo parlamentario propio. Esa circunstancia y la atomización en el reparto de escaños entre el resto de fuerzas políticas en España hacen muy posible que la mesa no ponga impedimentos a la configuración de ese grupo, algo que podría ocurrir también con la Marea gallega y la plataforma catalana En Comú. En el caso valenciano, sería la primera vez en la historia que el nacionalismo autóctono logra tal nivel de representación en la Cámara Baja. “Algunos habían pronosticado que el agua y el aceite no sumaban, pero la leche y el colacao harán un grupo propio valenciano fuerte y potente en el Congreso”, manifestó anoche Joan Baldoví, el cabeza de lista. El reparto interno de escaños en ese grupo es igualitario. Compromís tiene cuatro (Joan Baldoví, Marta Sorlí, Ignacio Candela y Enric Bataller) y Podemos otros cuatro (Ángela Ballester, Rita Bosaho, Tema Guijarro y Rubén Martínez Dalmau). La independiente y actriz Rosanna Pastor rompe el empate.

El buen resultado de Compromís-Podemos tiene también una clara lectura en clave autonómica. El actual Consell de la Generalitat que comparten los socialistas con la formación nacionalista se sostiene gracias al respaldo parlamentario de Podemos en las Cortes. Mónica Oltra ya intentó hace valer la suma de diputados autonómicos podemitas para reclamar la presidencia. Sin embargo, Ximo Puig esgrimió que el PSPV-PSOE fue la formación de izquierdas más votada en los pasados comicios del 24 de mayo y mantuvo la cabeza del Gobierno. 

 

Ahora las tornas han cambiado. Aunque Compromís-Podemos sumaron el domingo cuatro puntos menos que en mayo, han rebasado ampliamente a los socialistas. Se da por hecho que esto tendrá repercusiones en el Ejecutivo valenciano y que Podemos podría forzar su entrada, una opción que no gusta nada al PSPV. Puig tratará de resistirse a quedar en minoría en su propio Gobierno, pero la presión ha aumentado desde este 20-D. Que la propia Oltra tuitease un vídeo en el que los simpatizantes de Compromís la aclaman al grito de “presidenta, presidenta” dice mucho de sus ambiciones políticas.

[Siga en directo las novedades de las elecciones generales 20-D]

La estabilidad del Consell de la Generalitat va a depender ahora de la capacidad de negociación entre Puig y Oltra (hasta ahora, la sintonía es buena) y el encaje del líder autonómico de Podemos, Antonio Montiel. La posibilidad de convertir el Ejecutivo bipartito en tripartito no gusta a los socialistas. Habrá que ver si el actual presidente aguanta la presión. En las filas de Compromís hay quien sostiene que no es conveniente erosionar mucho a los socialistas de cara a 2019, pues las mayorías podrían decantarse hacia Ciudadanos y Partido Popular. En estas generales, las distancias entre el centro-izquiera y el centro-derecha se han estrechado. Hay un empate a diputados entre los 16 que suman PP y C’s y los 16 de Compromís-Podemos y PSOE. Esquerra Unida (IU) se ha quedado fuerza del Congreso por primera vez desde su constitución. Ricardo Sixto no renovará el acta que tenía.

Ximo Puig no ayudó a Pedro Sánchez

Los socialistas valencianos obtuvieron la noche del domingoun resultado muy pero que muy discreto. El PSPV-PSOE no ha sido capaz de rentabilizar el poder autonómico y municipal obtenido en mayo para ayudar a Pedro Sánchez a asaltar La Moncloa. Ha quedado más de dos puntos por debajo de la media del partido en España. La campaña de baja intensidad y de corte muy institucional de Ximo Puig no ha recogido los frutos esperados. Históricos como Ciprià Ciscar se han quedado sin escaño. Puig ha reconocido que en su partido no están satisfechos con sus resultados electorales en la Comunidad Valenciana, pero ha defendido que estos son "honorables" y "ayudarán" a cambiar las cosas en España.

“Los resultados demuestran que la confluencia es un éxito”, señalaba Ángela Ballester. Para Podemos, la alianza con Compromís ha supuesto lanzar a la formación morada desde un territorio periférico y fortalecer sus opciones de ser determinantes en España. Si hace un mes los sondeos situaban a Podemos como cuarta fuerza política, los acuerdos en la Comunidad Valenciana, Cataluña o Galicia han permitido al partido de Pablo Iglesias estrenarse en el Congreso como tercera fuerza, por encima de Ciudadanos, y tener la llave de numerosas reformas.

Un primer puesto que solo gusta a Bonig

El Partido Popular ha logrado salvar los muebles pero se lleva un importante rapapolvo. Gana en votos en las tres provincias pero empata a escaños en Valencia con Compromís-Podemos. Pierde 22 puntos, al pasar del 53,9% de 2011 al 31%. Se deja nueve diputados, aunque logra conservar las nueve actas del Senado. Un resultado que permite a su 'lideresa' regional, Isabel Bonig, presentar un balance algo mejor que el de las pasadas autonómicas, pero que no está claro que le sirva de carta blanca para garantizarse la continuidad al frente de la formación de la gaviota tras el próximo congreso regional. Esto va a depender mucho de cómo resuelva el PP su liderazgo a nivel nacional y de si Mariano Rajoy logra conservar el poder.

Por su parte, Ciudadanos ha quedado muy por debajo de las expectativas. Algunos sondeos llegaron a situar a la formación de Albert Rivera por encima del PP en la Comunidad Valenciana. Nada más lejos de la realidad. La formación naranja ha quedado en cuarta posición pero ha arrancado cinco escaños con un 15% de votos, un porcentaje nada desdeñable para su primera comparecencia en generales, por encima de la media del partido en España (13%) y tres puntos más que en las autonómicas.

[Para más información y consultar otros datos, puede descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios