Ningún partido espera un regreso político de Carles Puigdemont a Cataluña a corto plazo
  1. España
  2. Cataluña
El 'expresident' quiere un salvoconducto

Ningún partido espera un regreso político de Carles Puigdemont a Cataluña a corto plazo

El líder de JxCAT querría visitar Cataluña y humillar a la Justicia española, pero para nada quedarse para siempre o regresar a la política nacional

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ningún partido espera un regreso político del expresidente Carles Puigdemont a Cataluña a corto plazo, según han explicado fuentes de estas formaciones, por mucho que el líder independentista haya trasladado una consulta al juez Pablo Llarena sobre la efectividad de su orden de detención en territorio nacional. Entienden que se quiere poner a Llarena en un compromiso y en última instancia conseguir una especie de salvoconducto legal para visitar la comunidad y humillar a la Justicia española, pero para nada quedarse para siempre o regresar a la política nacional. De hecho, las pretensiones del eurodiputado irían en sentido contrario: dar un paso atrás y centrarse en Europa.

Como explicó El Confidencial, Puigdemont acaricia la idea de abandonar la presidencia de JxCAT y dejar de ser candidato a las catalanas para poner el foco en Europa, tanto en su rol en el Parlamento comunitario como para revalorizar el Consell per la República, que preside y al que quiere dar juego. Es lo que le pide, por ejemplo, Clara Ponsatí, la cual, según explican fuentes de la formación independentista, ya intentó que no fuera de número uno en las últimas autonómicas, en las que acabó quedando por detrás de Pere Aragonès.

Foto: El expresident Carles Puigdemont. (Reuters/Yara Nardi) Opinión

Otra cosa es la situación de Ponsatí, quien lleva meses dando muestras de cansancio de su situación, tal y como ha dejado entrever en las últimas entrevistas en TV3. Ponsatí y Toni Comín también han presentado la cuestión ante Llarena. Y mientras ella sí que podría tener interés en querer volver, en la agenda del segundo tampoco estaría un regreso, al menos mientras tenga el acta de eurodiputado.

Sin embargo, ni en JxCAT cuentan con un regreso de Puigdemont ni tampoco inquieta a ERC, que nunca ha comprado la idea del 'president legítim'. Puigdemont aceptó presentarse a las elecciones y las legitimó con su candidatura. Y el 'president' que salió elegido fue Pere Aragonès. Para los republicanos, fin de la partida. Si Puigdemont quiere volver e instalarse en Girona, ningún problema; pero no supondría un cambio en el actual mapa político.

Foto: Carles Puigdemont. (EFE)

Sin embargo, la intención del fugado no pasa por vivir en España, sino por seguir residiendo en Bélgica y poder visitar Cataluña cuando lo crea conveniente.

Por otro lado, parece poco probable que el Tribunal Supremo le otorgue un salvoconducto para ello. Más bien la pregunta presentada por el abogado Gonzalo Boye parece una excusa para luego recurrir ante alguna instancia europea que otorgue ese aval. El letrado parece más interesado en poner en evidencia a Llarena ante Europa que en facilitar un regreso efectivo de su cliente.

Meses de espera

Eso puede llevar meses de espera, según las fuentes jurídicas consultadas. De hecho, se podría dar la circunstancia de que la resolución de la pregunta prejudicial planteada por Llarena al Tribunal de Justicia de la Unión Europea llegase antes de lo que plantea el equipo legal de Puigdemont. Ante lo cual, la estrategia del 'expresident' podría servir para adelantarse... o no. La Justicia europea es tan lenta como la española.

La vuelta del 'expresident' huido puede convertirse en un conflicto jurisdiccional

En todo caso, el movimiento acabaría convertido en una cuestión jurisdiccional, en la que el Tribunal Supremo discutiría la competencia de las instancias europeas sobre una cuestión ya juzgada en España y sobre cuya validez aún no se han pronunciado las instituciones comunitarias.

Foto: Puigdemont y Josep Maria Matamala. (EFE/Carlos Rey)

Liderazgos

Si el liderazgo de Aragonès en la Generalitat no quedaría en cuestión, algo parecido pasaría en JxCAT, donde en este momento estas cuestiones pivotan alrededor del papel que ha de jugar Laura Borràs y sus problemas judiciales ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. La presidenta del Parlament es la mejor baza electoral de Junts y no parece que el rol futuro de Puigdemont sea cuestionar el liderazgo de esta, sino que aspira a asumir una posición de autoridad moral en el independentismo, que de hecho ya tiene.

Ningún partido espera un regreso político del expresidente Carles Puigdemont a Cataluña a corto plazo, según han explicado fuentes de estas formaciones, por mucho que el líder independentista haya trasladado una consulta al juez Pablo Llarena sobre la efectividad de su orden de detención en territorio nacional. Entienden que se quiere poner a Llarena en un compromiso y en última instancia conseguir una especie de salvoconducto legal para visitar la comunidad y humillar a la Justicia española, pero para nada quedarse para siempre o regresar a la política nacional. De hecho, las pretensiones del eurodiputado irían en sentido contrario: dar un paso atrás y centrarse en Europa.

Cataluña Tribunal Supremo Parlamento Europeo TV3 Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) Junts per Catalunya Toni Comín
El redactor recomienda