Es noticia
La Justicia europea abre la puerta a un regreso a España de Puigdemont
  1. España
en ejercicio de su función de parlamentario

La Justicia europea abre la puerta a un regreso a España de Puigdemont

La decisión adoptada este viernes por el Tribunal General levanta serias dudas sobre la cobertura que la Unión daría a un hipotético arresto del 'expresident' en territorio nacional

Foto: Carles Puigdemont. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)
Carles Puigdemont. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La decisión adoptada este viernes por el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) sobre Carles Puigdemont podría parecer a simple vista un revolcón para el 'expresident' pero, sin embargo, no lo es. Todo lo contrario. La Justicia europea ha rechazado su solicitud de recuperar la inmunidad plena con la que contaba como europarlamentario. A cambio, ha blindado a todos los efectos sus movimientos por Europa al aclarar que las órdenes de detención en su contra se encuentran suspendidas y continuarán así durante muchos meses hasta que se pronuncie el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) que tiene pendiente resolver una cuestión prejudicial sobre el alcance de las Órdenes Europeas de Detención (Oedes). Los términos de la resolución del TGUE abren un resquicio que puede aprovechar Puigdemont si quiere arriesgarse a regresar a España.

El escrito del vicepresidente del Tribunal General desarrolla de forma amplía la inmunidad, esa especial protección con la que cuentan los parlamentarios. Tanto insiste en la total suspensión de la posibilidad de detención de Puigdemont que, pese a que las euroórdenes no son asimilables a las órdenes de arresto cursadas a nivel nacional, levanta serias dudas sobre la cobertura que la Unión daría a un hipotético arresto del 'expresident' en territorio nacional. El TGUE destaca que la suspensión del procedimiento es una obligación legal y, en contra de lo que ha defendido el instructor del 'procés', Pablo Llarena, no requiere que se dicte una resolución específica en la que se refleje que los arrestos están paralizados de forma preventiva.

Foto: El expresident Carles Puigdemont. (Reuters/Yara Nardi) Opinión

La decisión judicial se dirige, además, a todos los estados miembros. Para acabar de complicar una supuesta detención del líder de Junts en España, el tribunal destaca que la protección del artículo 9.2 del Protocolo Número 7 sobre los privilegios y las inmunidades de la Unión Europea está en vigor y Puigdemont nunca la ha perdido. En este artículo se dice que los representantes de los Estados miembros que participen en los trabajos de las instituciones de la Unión, así como sus consejeros y expertos técnicos, gozarán, en el ejercicio de sus funciones y durante sus desplazamientos al lugar de reunión o cuando regresen de este, de los privilegios, inmunidades y facilidades habituales.

Tanto Puigdemont como el resto de eurodiputados conservan esta inmunidad de desplazamiento. La resolución dice a las claras que cualquier remota detención futura antes de que se pronuncie el TJUE no debería constituir un perjuicio grave e irreparable. Para que así fuera, añade, el estado que lo arrestara "debería menoscabar el derecho de los diputados a ejercer libremente su mandato parlamentario y el buen funcionamiento del Parlamento".

La resolución dice que una detención futura antes de que se pronuncie el TJUE no debería constituir un perjuicio grave e irreparable

Lo cierto es que desde que el 23 de septiembre Puigdemont fuera detenido en el aeropuerto de Alguer (Italia) todo ha corrido a su favor. En el dictamen del TGUE llaman más la atención las advertencias al Supremo y a Llarena que las dirigidas al 'expresident'. Confirma expresamente "que el proceso penal" está suspendido hasta que el Tribunal de Justicia de la UE se pronuncie sobre la petición de decisión prejudicial" y se refiere al órgano jurisdiccional español para apuntar que Llarena estaba por lo demás al corriente de ese efecto suspensivo cuando se produjo el arresto. "Por lo demás y en cualquier caso, en virtud del principio de cooperación leal, las autoridades nacionales deben tener en cuenta la suspensión del proceso penal y de la ejecución de las órdenes de detención europeas dirigidas contra los diputados", llega a avisar.

Una moneda al aire

Pese a todo, el regreso de Puigdemont a Cataluña es improbable. El huido tiene muy presente que la interpretación que haga el TS de su situación puede ser distinta. Su libertad de movimientos en territorio español no está tan clara como en el resto de Europa. El juez del Tribunal Supremo podría ordenar su detención si pisa suelo español, como ya advirtió el instructor del 'procés' en el auto en el que acordó remitir suplicatorio al Parlamento Europeo para reclamar autorización para poder proceder en su contra.

La tesis del magistrado, expresada en aquella resolución, sigue vigente a día de hoy pese a esta inmunidad intermitente. Explicaba Llarena que la inmunidad adquirida por su condición de eurodiputado no sirve para borrar de un plumazo todo lo que sucedió antes de obtener el escaño. El juez dejaba su tesis bien clara. Las órdenes nacionales de búsqueda, detención e ingreso en prisión adoptadas con posterioridad al procesamiento siguen siendo viables "sin que las mismas estén condicionadas a la inmunidad que les afecta", indicaba.

Foto: Carles Puigdemont. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)

En resumen, el instructor entiende que la inmunidad no puede operar más allá del momento procesal que marcan las normas españolas. "Supondría desbordar el espacio constitucionalmente reservado a esa garantía e implicaría olvidar que la inmunidad protege frente a la apertura de procesos concebidos para alterar y perturbar el normal funcionamiento de la cámara legislativa, no para impedir el desenlace de una causa penal en la que el diputado o senador electo ha sido ya procesado", destacaba el juez en enero de 2020.

La decisión adoptada este viernes por el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) sobre Carles Puigdemont podría parecer a simple vista un revolcón para el 'expresident' pero, sin embargo, no lo es. Todo lo contrario. La Justicia europea ha rechazado su solicitud de recuperar la inmunidad plena con la que contaba como europarlamentario. A cambio, ha blindado a todos los efectos sus movimientos por Europa al aclarar que las órdenes de detención en su contra se encuentran suspendidas y continuarán así durante muchos meses hasta que se pronuncie el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) que tiene pendiente resolver una cuestión prejudicial sobre el alcance de las Órdenes Europeas de Detención (Oedes). Los términos de la resolución del TGUE abren un resquicio que puede aprovechar Puigdemont si quiere arriesgarse a regresar a España.

Tribunal Supremo Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)
El redactor recomienda