Salvador Illa tendrá su debate de investidura al atascarse la negociación ERC-JxCAT
  1. España
  2. Cataluña
Borràs tendrá que concederlo

Salvador Illa tendrá su debate de investidura al atascarse la negociación ERC-JxCAT

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, se resiste a otorgar al PSC su debate de investidura y está especulando con un acto alternativo que active el reloj de los dos meses

placeholder Foto: El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa. (EFE)
El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa. (EFE)

Contra todo pronóstico el candidato del PSC y exministro de Sanidad, Salvador Illa, tendrá su debate de investidura en el Parlament como había prometido. Esta oportunidad se le abre al alargarse las negociaciones para investir a Pere Aragonès presidente de la Generalitat. Tanto fuentes de ERC como de JxCAT dan por hecho que el 26 de marzo, próximo viernes, no habrá acuerdo, por lo que Laura Borràs se vería obligada a permitir que ese día el candidato con más apoyos presente su candidatura. Y ese será presumiblemente Salvador Illa, con un diputado más que ERC y que podría obtener también el apoyo de los Comunes e incluso de algún grupo más.

Las conversaciones de ERC con JxCAT avanzan de manera tortuosa. Tanto que ambas formaciones apuestan por que no se llegue al 26 de marzo con un acuerdo. Y, por lo tanto, ya se emplazan a una nueva fecha para investir a Pere Aragonès 'in extremis'. Esta nueva fecha sería el 26 de mayo, dos meses después del fracaso del primer debate de investidura, en el que Salvador Illa intentará convencer a los grupos de la bondad de su alternativa para presidir la Generalitat.

Foto: La presidenta de la cámara catalana, Laura Borràs (i), y el letrado Xavier Muro. (EFE)

El que Illa pueda optar al debate de investidura no quiere decir que tenga opciones de salir escogido 'president'. Aunque lograse el apoyo de los Comunes, que ahora se sienten traicionados por ERC tras haberse quedado fuera de la Mesa del Parlament, no sería suficiente para ser escogido por mayoría simple en una segunda votación. De hecho, esta concesión del independentismo no se hace para darle al constitucionalismo alternativa alguna, sino para que los soberanistas puedan disponer de tiempo suficiente para armar su nuevo ejecutivo de coalición en la Generalitat.

Entre los problemas que están bloqueando la negación están el control por las carteras económicas, aunque parece que en este momento Economía cae del lado de Elsa Artadi; el papel del Consell per la República que encabeza Carles Puigdemont y cómo se coordinaría o no con la Generalitat; el control de los fondos europeos; y determinar quién se queda Interior –en este momento ninguno de los dos partidos quiere asumir la gestión de los Mossos–. Tampoco hay acuerdo en cómo se cierra el control de la dirección general de Difusión –las subvenciones a los medios de comunicación– y de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales –TV3–.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, se resiste a otorgar a Salvador Illa su debate de investidura. Incluso está especulando –al ver que las formaciones no se ponen de acuerdo– con un acto alternativo a un debate de investidura que activase el reloj de los dos meses y que sirviese a los independentistas para ganar tiempo. Pero sectores jurídicos ya han advertido a Borràs de que no hay lugar para eso en la actual situación. A un candidato como Salvador Illa manifestando por activa y por pasiva que quiere presentar su candidatura no se le puede negar ese derecho.

Amparo del TC

Al contrario, oponerse, como planteó Borràs en un principio, podría abrir la puerta a que el PSC pidiese el amparo del Tribunal Constitucional (TC) por vulneración de sus derechos fundamentales, en este caso el derecho a la participación política, según confirman fuentes parlamentarias. Y Borràs no quiere arrastrar al Parlament a una primera confrontación con los tribunales que se acabaría perdiendo. Por lo tanto, en ERC y JxCAT abogan por que Salvador Illa pueda presentar su candidatura y ridiculizar el intento cuando fracase.

Laura Borràs vive el debate de investidura de Salvador Illa como su primera concesión

El que Borràs viva esto como una humillación da lo mismo. ERC y JxCAT están negociando el nuevo Govern hasta el último detalle, incluyendo cargos del 'sottogoverno' y entes transversales. Y eso precisa tiempo. Y por mucho que los portavoces oficiales aseguren que no se está hablando de nombres, es mentira. Se está hablando de nombres, de muchos nombres, y por eso la negociación no avanza.

Canjes y contrapesos

Por ejemplo, si Artadi acaba siendo vicepresidenta económica y JxCAT termina también controlando Exteriores, como pretende Puigdemont, ERC está pidiendo a cambio toda la conselleria de Territori, que además controlaría Medio Ambiente y Energía, que sería segregada de Empresa. Eso dejaría fuera de juego a Damià Calvet, lo que puede suponer un cierto trauma interno en JxCAT, según apuntan fuentes de esta formación.

En todo caso, ERC prevé una legislatura tranquila y de gestión, alejada de las grandilocuencias del mundo soberanista, las cuales quedarían circunscritas al mundo del Parlament y de Laura Borràs y su entorno.

Salvador Illa Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PSC Elsa Artadi Parlamento de Cataluña Laura Borràs Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda