Borràs equipara la crisis sanitaria con la “excepcionalidad democrática” en Cataluña
  1. España
  2. Cataluña
arranque de la legislatura en cataluña

Borràs equipara la crisis sanitaria con la “excepcionalidad democrática” en Cataluña

El mensaje de Borràs fue claro. España no es una democracia. Y puso como ejemplo que “nuestro presidente legítimo puede circular libre por Europa pero no puede pisar España”

placeholder Foto: Laura Borràs. (EFE)
Laura Borràs. (EFE)

Al contrario que lo que hizo su predecesor Roger Torrent en el arranque de la primera legislatura, con un discurso conciliador que sorprendió a todos, Laura Borràs en su primera intervención como presidenta de la cámara fue al choque.

Comparó la “excepcionalidad democrática” que según ella vive Cataluña con la crisis sanitaria del coronavirus. Borràs tiró de todos los tópicos para atacar a España. Denunció la “guerra sucia antidemocrática del Estado español contra Cataluña” criticó a los Borbones y aseguró que “La justicia española no es sede de Justicia sino sede de venganza”. Un discurso muy duro que no dejó un resquicio para el acuerdo entre bloques. Incluso reivindicó la herencia republicana del Parlament obviando las cosas que pasaron durante la Guerra Civil en Cataluña.

Foto: Laura Borràs (d), junto a Roger Torrent. (EFE)

El mensaje de Borràs fue claro. España no es una democracia. Y puso como ejemplo que “nuestro presidente legítimo Carles Puigdemont puede circular libre por Europa pero no puede pisar España”. A medio discurso de Borràs, los diputados de Cs se habían levantado y se habían ido.

Borràs ignoró a Torrent en su discurso. En cambio, reivindicó la figura de Carme Forcadell, presente en el acto como invitada aprovechando un permiso carcelario, y recordó que ya ha estado más de mil días en la cárcel “por dejar que en este Parlament se hablase de todo”. Que Forcadell permitiese aprobar las leyes de Transición Nacional los días 6 y 7 de septiembre de 2017, unas leyes nada democráticas, por cierto, no ha tenido nada que ver con lo que ha pasado, según la versión de la realidad de Borràs. De repente había habido un salto en el tiempo. Los últimos tres años no habían pasado y se había convertido en un incómodo paréntesis.

Foto: Laura Borràs en el congreso (EFE)

Torrent habló en un día como éste de “recoser el país”. Borràs ha reivindicado hoy que más de la mitad de los votos han sido independentistas. Ha ido más lejos cuando ha apuntado que ha que “recuperar la dignidad del Parlament y que sea una cámara soberana e independiente". Como si bajo el mandato de Torrent esa dignidad se hubiese perdido.

“No hay que dar eco a las ideas totalitarias que se extiendan por la sociedad. No podemos normalizar el fascismo y cuento con todos ustedes pero hay que atender las causas de su crecimiento”, apuntó Borràs en un aviso a los doce diputados de Vox, cuarto grupo parlamentario. “Lo que no tiene cabida en este Parlament es el racismo, el machismo y la xenofobia”. Segundo aviso.

“El encargo de las urnas es plantar cara a la represión”, ha asegurado una Laura Borràs que en ningún momento ha tendido un puente al constitucionalismo.

Voto digital

Para este mandato Borràs se ha comprometido a implementar el voto digital y que Lluís Puig pueda votar desde Bruselas “para ejercer sus derechos”. Y se ha comprometido a que bajo su mandato “se pueda hablar de todo. “Trabajaré para que sea un Parlament tan útil y digital”, ha asegurado la nueva presidenta.

Al final de su parlamento ha aparecido su valedor, Quim Torra que la ha felicitado mientras que los diputados de ERC ignoraban al 'expresident'. En el discurso de Borràs también Torra fue puesto como ejemplo de la ausencia de democracia en España: “No podemos olvidar que las elecciones llegaron por la inhabilitación de Quim Torra", añadió.

Sobre su papel

Sobre su papel estos últimos días y su reticencia a asumir la presidencia sólo una reflexión de Laura Borràs: “No me presenté para ser presidenta del Parlament, pero tengo la deuda moral de comprometerme con mi país. Esta cámara tiene que tener un papel clave en el futuro de este país".

Sobre sus problemas judiciales, ni una alusión, más allá de apuntar Laura Borràs que “lo que el Estado español no gana en las urnas intenta ganarlo en los tribunales”. Eso sí, aseguró que su modelo de gestión se iba a basar la “ejemplaridad”. En su caso, ejemplaridad encausada en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por un presunto caso de corrupción.

Roger Torrent Quim Torra Coronavirus Cataluña Carles Puigdemont Parlamento de Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Carme Forcadell Laura Borràs